Público
Público

Interviú suma su cuarta Intercontinental seguida

El conjunto español demostró su poderío ante el Malwee brasileño (6-1) gracias a un gran partido de Gabriel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Interviú Fadesa continúa como el 'mejor equipo del mundo' por cuarto año consecutivo después de deshacerse en la final de la Copa Intercontinental de Granada con suma facilidad (6-1) del eterno aspirante, el Malwee brasileño, que tampoco olvidó su papel secundario y cayó víctima de la inspirada tarde de Gabriel y de la ambición del equipo español.

El ala de la 'máquina verde' presume ya de poseer cinco copas consecutivas. Pertenecía al equipo de Brasil, el Carlos Barbosa, que conquistó la última para el país sudamericano, en 2004. Hoy, en el Palacio de los Deportes vivió su particular 'gloria' para guiar a los de Jesús Candelas a un nuevo entorchado.

El internacional anotó dos goles y medio, medio porque Ari desvió involuntariamente el pase mortal al segundo palo. Ese tanto fue el que puso por delante al Interviú Fadesa, que ajustició en el inicio de la segunda mitad con dos tantos más del gran protagnista de la final del torneo y luego se recreó ante un enemigo menos fiero de lo pensado y que, visto lo sucedido en otras ediciones, sólo ante su público (Brusque 2006) ha tenido opciones reales.

Rival débil

Hasta el 1-0, el Malwee adoptó su papel de aspirante y quedó empequeñecido por la salida sin miramientos del conjunto alcalaíno. Los de Fernando Ferreti tardaron nueve minutos en ver la portería de Luis Amado y se mostraron incapaces de superar a su rival, fuerte en defensa y dominador en ataque, en un duelo de marcado color brasileño (17 jugadores).

Falcao había advertido que era la primera vez en los últimos cuatro años que estaban en condiciones de vencer al triple campeón. El aviso se convirtió en el partido en sumo respeto al equipo español. Ni él ni Lenisio fueron capaces de crear problemas y el campeón de Brasil pasó sin pena ni gloria por el Palacio de los Deportes, salvo en los cinco minutos finales de la primera mitad cuando realmente tuvo ambición.

Al final, incluso salió goleado. Gabriel, primero tras un gran saque de Luis Amado y después en una buena acción individual, acabó con las opciones brasileñas nada más iniciarse la segunda mitad. Malwee reaccionó tarde y fue víctima del 'portero-jugador' y, sobre todo, de un campeón con voracidad. España domina los clubes, ahora, en octubre, le tocará a la selección seguir en el trono mundial ante una amenaza brasileña de mucha mayor entidad.