Público
Público

Un Lorenzo de Guinness

El mallorquín se exhibe en Cheste y rompe el récord de puntos de Rossi en una temporada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El día nació con muchos frentes. Igualar las 37 victorias de Gran Bretaña en 1967 entonces con cinco categorías. Lorenzo lo dejó en 36 para España. Confirmar los subcampeonatos de Simón (Moto2), Pedrosa (MotoGP), el del toledano, in extremis, por sólo dos puntos, y ponerle apellido al del octavo de litro. Una foto de dominio global que Lorenzo quiso cargar de individualismo tanto como de simbolismo. Porque su victoria en Cheste fue otro mensaje sin palabras para aquellos que todavía querían quitarle galones a su título mundial por las lesiones de Rossi o Pedrosa.

'Quizás hubiera ganado menos carreras, pero creo que podría haber sido campeón con ellos en perfecto estado', se reafirmaba el mallorquín, tras un recital que se fraguó en el susto. En otros tiempos, en los del Lorenzo irracional sobre una MotoGP, el topetazo que le asestó Simoncelli en la segunda vuelta le hubiera llevado de la moto al daño. Ahora, sin embargo, la moto le protege. 'No sé todavía cómo no me he caído. Quizás porque me he agarrado con fuerza a la moto. De todas maneras, ha sido un milagro. Me ha recordado el susto que viví en China en 2008, cuando tenía los tobillos rotos', explicaba el mallorquín.

El incidente parecía alejarle de todo. Del podio, ocupado entonces por Stoner, Hayden y Pedrosa. De la victoria en Ches-te, que todavía no había conquistado en la máxima categoría. Y del récord de puntos en una temporada en MotoGP. Perdido en el octavo puesto, Lorenzo se concentró en ir quemando etapas, mientras desaparecía Hayden y Pedrosa se diluía hasta la séptima posición final. La remontada olisqueó el éxito cuando Lorenzo adelantó a Rossi (duodécimo giro) y comenzó a estudiar el rebufo de Stoner. 'No quería adelantarle con una maniobra agresiva', sostenía Lorenzo. Su interior al australiano fue limpio. 'Realmente, no pude seguirle', aceptaba Stoner.

En los últimos siete giros, Jorge se escapó hacia su novena victoria del año y la cifra de Guinness: 383. Diez más que la anterior plusmarca de puntos en una temporada de Rossi, que se despedía de Yamaha con un tercer puestosegundo fue Stoner y un último susurro de amor.