Publicado: 12.10.2014 08:30 |Actualizado: 12.10.2014 08:30

Márquez se proclama de nuevo campeón del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) logró en el circuito de Motegi, en Japón, el cuadragésimo segundo título mundial de los pilotos españoles en la competición, el cuarto en su cuenta personal y el segundo consecutivo de MotoGP.

Aunque fue el también español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) quien se impuso con autoridad y venció en la carrera sumando su segunda victoria consecutiva, fue Márquez quien cumplió la posibilidad de alzarse, matemáticamente, con el título de campeón. Entre las opciones que tenía estaba la que le obligaba a concluir por delante del italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) y su propio compañero en la escudería Repsol Honda, Dani Pedrosa. Y así ocurrió.

Márquez lo celebró con un ritual muy al estilo nipón, con una katana que le entregó un "samurai" acompañado de dos "geishas" y con la que cortó el hilo de un globo blanco con el número uno para acto seguido ponerse un casco dorado con el que terminó de dar la vuelta de honor al circuito de Motegi. 

Márquez, que ya fue campeón del mundo de los 125 c.c. (2010) y Moto2 (2012), sumó a su cuenta personal el segundo título mundial de MotoGP, después de ser el pasado año el piloto más joven de la historia en conseguirlo, al dejar atrás al estadounidense Freddie "Fast" Spencer, Ahora también supera a Mike Hailwood como el piloto más joven en lograr dos títulos mundiales consecutivos. Hailwood lo logró en 1963 con 23 años y 152 días, en tanto que Marc Márquez cuenta con 21 años y 237 días.

El joven piloto de Repsol inició su segunda temporada en MotoGP de manera brillante y con nuevos retos por delante en su trayectoria deportiva. Márquez se impuso en las diez primeras citas de la temporada y de todas las maneras posibles como tras un bonito duelo con Rossi en Qatar, escapándose en Austin o remontando tras una mala salida en Argentina y superando la oposición de Rossi y Lorenzo en los primeros giros de Jerez.

En Francia le volvió a tocar remontar desde la décima posición en Le Mans, luego jugarse la victoria con Jorge Lorenzo hasta la última curva en Mugello, un fantástico final junto a Dani Pedrosa en Montmeló o "nadar" en Assen, partir desde la calle de talleres en Alemania y cerrar la décima en Indianápolis.

Tras cosechar los 250 puntos disputados hasta ese momento, la racha triunfal de Márquez se truncó en Brno, en donde el piloto del equipo Repsol Honda cruzó la meta en cuarta posición en una prueba en la que su compañero de equipo, Dani Pedrosa, se llevó el triunfo. Aún así, Marc Márquez tardó poco en resarcirse, en la siguiente carrera, con una incontestable victoria en Silverstone, además de adjudicarse su novena mejor clasificación de entrenamientos de la temporada.

Mejor olvidar las dos caídas de Misano y MotorLand, en donde sólo pudo sumar cuatro puntos entre las dos carreras, pero esa penalidad le hizo crecerse ante la adversidad y ahora en Japón ha conseguido proclamarse de nuevo Campeón del Mundo de MotoGP. Y lo ha hecho en el mejor escenario posible, en casa de Honda, en donde el piloto de Repsol se garantizó su segundo entorchado de MotoGP, un hito que le convierte en el piloto más joven de la historia en ganar dos Mundiales consecutivos de la categoría reina.

El español añadió a sus particulares hitos una secuencia de diez grandes premios seguidos desde el inicio de 2014 

Marc Márquez tiene con 21 años y 237 días un total de cuatro Campeonatos del Mundo en su palmarés deportivo. El piloto rompió en 2013 todos los récords previamente establecidos al proclamarse campeón del mundo en el año de su debut en MotoGP y lo hizo "metiéndose en el bolsillo" a una afición que se entregó a su peculiar manera de pilotar, rozando con el codo casi en todas las curvas y ahora añade a sus particulares hitos una secuencia de diez grandes premios seguidos desde el inicio del año 2014.

El piloto de Repsol Honda subió de la categoría de Moto2 tras conseguir el título en el segundo año, aunque pudo lograrlo en su primera temporada en la categoría, tras proclamarse campeón del mundo de 125 c.c. en 2010, y a pesar de que el objetivo era completar un buen año mientras sumaba experiencia sobre la Suter.

Su precocidad le permitió firmar un año 2011 repleto de éxitos, en el que logró el subcampeonato del Mundo, se proclamó debutante del año y consiguió el premio "Metraux" al mejor piloto, elegido por sus compañeros de Moto2. Sólo una caída en los entrenamientos libres del Gran Premio de Malasia -penúltima prueba del Campeonato- impidió que el piloto pudiera disputar las dos últimas pruebas del calendario y luchar por el título de Moto2 en su primer año.

Márquez completó una temporada extraordinaria en la que su adaptación resultó meteórica y que hicieron posible un debut inimaginable ya que de los 15 grandes premios que disputó, finalizó en el podio en 11 ocasiones, de las cuales siete fueron en forma de victorias, además de lograr siete mejores clasificaciones de entrenamientos en las 15 sesiones cronometradas que disputó y en diez ocasiones finalizó en la primera fila de la formación de salida.

Los momentos álgidos de su temporada estuvieron, precisamente, en la remontada que protagonizó en Australia, cuando fue penalizado y tuvo que salir desde la última plaza para recuperar 35 posiciones y ocupar el tercer peldaño del podio o los 82 puntos que recuperó a partir de Holanda frente al alemán Stefan Bradl.

En su segundo año en Moto2, los problemas de visión surgidos como consecuencia de ese accidente truncaron su pretemporada, pero eso no amilanó al piloto, quien consiguió la victoria en el primer gran premio del año, en Catar, dejando entrever sus aspiraciones para la temporada.

Con dos victorias en los primeros tres grandes premios, Márquez empezó el curso con fuerza, hasta que una caída en Le Mans le hizo perder un liderato que recuperaría en Silverstone. Desde Gran Bretaña, Marc Márquez dominó la clasificación general, imponiéndose en Assen y Sachsenring y consiguiendo seis victorias en ocho carreras.

Tras el parón estival, en el que Márquez pudo realizar la pretemporada que no había hecho antes su rendimiento fue espectacular, con cuatro victorias, en Indianápolis, Brno, Misano y Motegi, y un segundo puesto en Aragón. Y, poco después, nuevo hito deportivo del campeón más joven de la historia de Moto2, que en Japón, tras quedarse clavado en la salida y afrontar la primera curva desde la vigésimo novena posición, logró nada menos que la victoria.

La relación de títulos mundiales españoles la sigue encabezando Ángel Nieto, con sus "doce más uno"

En Moto2 y en Phillip Island, Márquez sólo necesitaba dos puntos para conseguir el título de 2012 y al fin pudo proclamarse campeón del mundo merced a la tercera posición con la que pudo celebrar su título desde el podio. Como entonces, en 2013 Marc Márquez llegó a Phillip Island con opciones de proclamarse campeón del mundo, si bien en esa ocasión necesitaba siete puntos más que su compatriota Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) para serlo en MotoGP, pero tuvo que esperar hasta la última carrera del año.

Los números del piloto de Repsol parecían insuperables ya la temporada pasada, pues él mismo se encargó de dejarlos pequeños a las primeras de cambio en el año de su debut en MotoGP al ser capaz de subirse al podio en la primera carrera del año, en Qatar, en donde mantuvo su primer mano a mano nada menos que con Valentino Rossi, que le derrotó.

Pero en el año de la defensa de su título mundial de precocidad, Marc Márquez encadenó un nuevo récord al sumar diez victorias consecutivas en el inicio de la temporada y que prácticamente sentenciaron su segundo entorchado de MotoGP, muy a disgusto de todos sus rivales, que nada pudieron hacer para evitarlo. El Pequeño Genio puso muy difícil en 2013 que se pudiesen batir nuevos récords, pero en 2014 volvió a demostrar cuán equivocados estaban quienes así pensaron.

Los últimos campeones españoles en la lista de ganadores fueron el propio Marc Márquez, Pol Espargaró y Maverick Viñales, que elevaron a 41 los títulos mundiales de los pilotos españoles a lo largo de la historia del campeonato del mundo de motociclismo tras proclamarse campeones del mundo en 2013 y copar todos los títulos mundiales por segunda vez, tras los galardones de Jorge Lorenzo, Toni Elías y el mismo Marc Márquez en 2010. La relación de títulos mundiales de pilotos españoles la encabeza Ángel Nieto, quien sumó un total de trece campeonatos, doce más uno como le gusta decir a él, siete de ellos en los 125 c.c. y seis en los 50 c.c.

El mero hecho de salir desde la primera línea de la formación de salida, con el segundo mejor tiempo, le sirvió de excusa perfecta al italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) para ponerse al comando de la carrera cuando se apagó el semáforo, en tanto que por detrás su compañero de equipo Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) y Marc Márquez, se tocaron en la apurada de frenada de final de recta.

Pero Lorenzo no tardó mucho en dar buena cuenta del italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici) desde la tercera plaza para ponerse tras el rebufo de Rossi, que intentó poner tierra de por medio rápidamente, aunque sin éxito y Márquez completó el primer giro en quinto lugar, justo por delante de Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V).

Marquez consiguió doblegar a Rossi, el único que podía impedirle ganar el título. Pedrosa era su otro gran rival

Sin perder los nervios, Marc Márquez comenzó a remontar posiciones, primero al doblegar al italiano Andrea Iannone (Ducati Desmosedici) para colocarse cuarto con apenas 1,4 segundos de diferencia respecto a Rossi y después con su primera vuelta rápida para llegar hasta el rebufo de la Ducati de Andrea Dovizioso.

En esa misma vuelta, la cuarta, Jorge Lorenzo pasó a la acción y superó con un espectacular interior a su compañero de equipo Valentino Rossi, quien intentó devolverle sin éxito la maniobra una curva después. Asentado en la primera posición Jorge Lorenzo, éste buscó su ritmo, marcó vuelta rápida en el séptimo giro y se fue alejando poco a poco de sus rivales de turno, Rossi, Dovizioso y Márquez, quien una vuelta después adelantó al italiano de Ducati mientras Dani Pedrosa rodó en tierra de nadie, quinto, y unas décimas más lento que quienes le precedían, lo que poco a poco le alejó de ellos.

Con las posiciones más o menos estabilizadas en cabeza de carrera, fue en el decimocuarto giro cuando Pedrosa vio la oportunidad de doblegar a Dovizioso y con un bonito interior le superó para situarse cuarto, en tanto que Márquez no veía la oportunidad de superar a todo un Valentino Rossi que le puso las cosas muy complicadas al español camino de su segundo título mundial de MotoGP consecutivo.

A nueve vueltas del final Marc Márquez intentó por primera vez superar a Valentino Rossi y aunque inicialmente logró su objetivo y ambos se tocaron con las fibras de sus motos, el italiano no esperó demasiado para devolverle la acción con éxito. Una vuelta después, nuevo intento del piloto de Repsol, que esta vez sí le cerró la puerta al nueve veces campeón italiano, el único que en esos momentos le podía impedir proclamarse campeón del mundo matemáticamente.

En apenas dos vueltas Marc Márquez logró la ventaja suficiente como para consolidar una segunda plaza, por delante de sus máximos y únicos rivales por el título mundial, Valentino Rossi y Dani Pedrosa, que le permitió proclamarse campeón del mundo por segunda vez consecutiva.

Pol Espargaró (Yamaha YZR M 1), disputó buena parte de la carrera la octava posición a su propio compañero de equipo, el británico Bradley Smith, con Álvaro Bautista (Honda RC 213 ), décimo, por delante del colombiano Yonny Hernández (Ducati Desmosedici) y del también español Aleix Espargaró (Forward Yamaha). Héctor Barberá colocó su Ducati Desmosedici en la decimoséptima posición final.