Público
Público

Murray inscribe su nombre entre los 'Grandes'

El escocés se hace con el US Open ante Djokovic, que defendía el título, por 7-6 (10), 7-5, 2-6, 3-6 y 6-2. A sus 25 años conquista, por fin, su primer Grand Slam

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escocés Andy Murray se ha hecho grande. Ha subido el escalón que le faltaba para ser considerado como uno de los mejores tenistas del mundo. A sus 25 años conquistó anoche su primer título de Grand Slam al proclamarse campeón del US Open tras derrotar en la maratoniana final al serbio Novak Djokovic, que defendía el título, por 7-6 (10), 7-5, 2-6, 3-6 y 6-2.

Murray disputaba su quinta final de Grand Slam y fue la vencida. El escocés ya había tenido que conformarse con disputar las del Abierto de EEUU en el 2008, las del Abierto de Australia (2010 y 2011) y la de Wimbledon de este año que perdió ante el suizo Roger Federer.

Además, con la consecución del título en el mítico complejo de Flushing Meadows, Murray completa un verano espectacular. En agosto logró colgarse el oro olímpico en Londres ante un público entregado y precisamente contra Roger Federer en la misma pista donde había perdido Wimbledon. 

El partido no pudo comenzar peor para ambos jugadores con errores no forzados y perdiendo ambos su respectivos saques, en un duelo en el que Djokovic se llevó la peor parte y volvió a ceder el servicio en el quinto, pero también encontró de nuevo la forma de recuperarse y en el octavo puso el empate a 4-4 para que el set se tuviese que decidir en el desempate. En el vigésimo segundo tanto, Murray le rompió el saque a Djokovic y se llevó la manga por 7-6 (10) después de una hora y 27 minutos.

Murray se sintió reforzado en su confianza e inició la segunda manga de forma arrolladora para romperle dos veces el saque a Djokovic, que seguía poder controlar el juego. Pero la clase del número 2 del mundo volvió a quedar de manifiesto al no darse por vencido y luchó como si estuviese adelante en el marcador hasta romper también dos veces el saque a Murray y con tres juegos seguidos empatar el marcador a 5-5.

Sin embargo, Murray supo reaccionar de nuevo a tiempo y después de mantener su saque, con sus golpes de derechas y excelente resto consiguió romperle por tercera vez el saque a Djokovic. El gran sueño de conseguir el primer título de Grand Slam estaba más cerca, pero todavía le quedaba lo más difícil, superar la presión y a un Djokovic que no se sentía derrotado.

Nole comenzó el tercer set con la rotura de servicio a Murray y le advirtió que estaba preparado para la lucha. Los errores de Murray, unidos a un Djokovic inspirado propiciaron que el tercer set se decantara de forma sencilla para el serbio (2-6).  Un saque eficaz, un excelente resto y golpes ganadores permitieron a Djokovic dominar el juego para llevarse el cuarto set pese a que Murray reaccionó, aunque no lo suficiente.

Después de más de cuatro horas de partido todo volvía a partir de cero. El campeón en EEUU saldría del que ganase el quinto y definitivo set que comenzó perfecto para Murray al romperle por fin el saque a Djokovic y tras en un reñido segundo juego consiguió mantener el suyo para situarse por delante con un esperanzador 2-0. El camino hacia el título comenzaba a estar despejado, pero mucho más cuando en el tercer juego cuando de nuevo le rompió el saque a Djokovic, que comenzó a sentir el esfuerzo físico realizado para en la remontada.

Aunque en el cuarto juego de nuevo sacó su espíritu indomable de campeón y consiguió romperle el saque a Murray, estaba vez el jugador escocés volvió a ser el que ganó la medalla de oro y sirvió excepcional en el sexto para luego en el séptimo quitárselo de nuevo a Djokovic, que al concluirlo pidió la asistencia del médico. La acción no gustó nada a los aficionados neoyorquinos, que comenzaron a abuchearlo hasta que ambos jugadores volvieron a la pista y Murray con su saque selló una victoria histórica.