Público
Público

Sólo presiona la estrella

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Roja, ya clasificada aritméticamente para la Eurocopa de 2012 en Ucrania y Polonia, afronta esta noche el partido ante la República Checa (20.45 horas) con la intención de no dejarse llevar. A España le obliga su estrella, pero, sobre todo, le aprieta la responsabilidad de ser el juez del grupo. De la inspiración que tengan Torres (que, sometido a permanente debate, acaparará hoy casi todas las miradas), Silva o Xavi dependen gran parte de las opciones de clasificación para checos y escoceses. Los dos próximos rivales de La Roja rivalizan todavía por ser segundos de grupo, que les daría el derecho a jugar la repesca.

'Debemos ser grandes profesionales y grandes deportistas. Primero por nuestro interés de defender a la selección y también porque somos un poco árbitros de la clasificación de ambos equipos (en referencia a la República Checa y Escocia)', apuntó Del Bosque a la llegada de España a Praga.

Esta generación de jugadores, además, está educada en las victorias. La Roja tiene una racha inmaculada dentro del Grupo I, con seis victorias en otros tantos partidos, y suma 20 triunfos consecutivos en partidos de clasificación para una Eurocopa. El último pinchazo fue el 8 de septiembre de 2007 en Islandia (1-1). La generación de oro del fútbol español no entiende de concesiones y, además, esta noche también tiene cuentas históricas pendientes.

La Roja nunca ha derrotado a domicilio a la República Checa. Ni siquiera cuando era Checoslovaquia. En las únicas seis visitas al país centroeuropeo, España obtuvo cinco derrotas y un empate. Un mísero balance para una selección cada día más acostumbrada a los triunfos.

Por eso hoy España se aferra a seguir haciendo historia. Y Del Bosque avisa: 'Lo peor que podemos hacer es jugar sin espíritu competitivo. Así difícilmente podríamos jugar bien'. El técnico no quiere que los jugadores pequen de excesos de relajación y, ayer, trató de estimularlos a través de mensajes públicos.

Hace tiempo que Del Bosque apuntó esta fecha en su agenda. Tras los últimos roces entre jugadores de Madrid y Barcelona, estas jornadas, sin presión, son ideales para fomentar la convivencia. También para las relaciones entre el cuerpo técnico y los jugadores. En esta concentración Del Bosque está teniendo que lidiar con Silva. Recientemente, el jugador del City dijo sentirse marginado por el seleccionador 'El míster no cuenta conmigo, eso también lo siento' y ayer el seleccionador se vio obligado a valorar las palabras del futbolista canario. 'No he tenido ocasión de hablar con Silva, pero no creo que sea necesario. No ha habido una problema grave, sólo ha dado una opinión de una situación que considera injusta y nada más. No se ha metido conmigo ni con los compañeros', señaló Del Bosque.