Publicado: 09.07.2015 22:41 |Actualizado: 10.07.2015 11:08

El tortuoso estreno de la era Rafa Benítez en el Madrid

El entrenador arranca este viernes los entrenamientos con una ristra de problemas y frentes abiertos que van desde la elaboración de la plantilla a los dos primeros capitanes del equipo, pasando por la propia confección de la pretemporada

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:
Rafa Benítez, durante su presentación con el Real Madrid. PHILIPPE MARCOU / AFP

Rafa Benítez, durante su presentación con el Real Madrid. PHILIPPE MARCOU / AFP

MADRID.- Arranca este viernes la era Rafa Benítez en el Madrid y se encuentra el técnico con todo tipo de obstáculos (propios) sólo en el pistoletazo de salida. Una ristra de frentes abiertos que van desde la elaboración de la plantilla a los dos primeros capitanes del equipo, pasando por la propia confección de la pretemporada.

El entrenador madrileño citó este jueves a los jugadores para una charla informal y entre ellos aún se encontraba Iker Casillas. Su situación parecía resolverse por los pelos, al tiempo que el preparador asomaba la cabeza por Valdebebas. Al mostoleño, mito viviente de los merengues, tratan de echarle con elegancia, pero, según apuntan diversas informaciones, el acuerdo entre todas las partes para irse al Oporto se ha complicado a última hora. De una manera o de otra, la intención de Benítez es fichar a un portero de garantías como De Gea y que éste sea el titular indiscutible; nada de rotaciones.

Es precisamente en la portería dónde se halla el principal quebradero de cabeza del ex del Nápoles a estas alturas. Con Casillas entre la salida –el club le preparaba un homenaje menos discreto que a Raúl que iba a tener lugar entre este viernes y el sábado- y la extraña permanencia. Y Keylor Navas lesionado y pensando en abandonar el barco para tener más minutos. Florentino Pérez y José Ángel Sánchez se afanan para fichar al menos a un cancerbero. El Manchester United se hace el duro en las negociaciones por De Gea e intenta vincular la operación con la de Sergio Ramos. Hasta hace unas horas parecía complicado que el equipo pudiera viajar el domingo a Australia con al menos un portero de garantías. Pero la situación de tira y afloja con Casillas puede colocar a Benítez en una situación aún más incómoda, que es la de tener que llevarse al de Móstoles a la gira.



¿Qué pasará con Sergio Ramos?

El caso del defensa de Camas amenaza con enquistarse buena parte del verano y de envenenar la pretemporada. La cara del sevillano este jueves era todo un poema con la presencia de Florentino Pérez junto a la plantilla y parece que su decisión de dejar la casa blanca es firme. Lo más difícil es encontrar el club que pague lo que el Madrid pide, que es mucho, y aunque el United de Van Gaal vaya sobrado de libras. Se antoja imposible una vuelta atrás y que Ramos continúe o renueve, toda vez que su imagen ante el aficionado merengue está ya muy empañada.

Ante ese escenario, le surge a Benítez el contratiempo de sustituir a Ramos por un central de las suficientes garantías para acompañar a Varane, que se presume como titular esta campaña. Y no hay tantos en el mercado que cumplan con lo que necesita un equipo como el Madrid.

Florentino Pérez y Rafa Benítez, ayer en Valdebebas. REAL MADRID

Realmente, el asunto del estado de la plantilla a estas alturas del año es algo que le preocupa al entrenador. Sólo ha recuperado a Lucas Vázquez y a Casemiro, mientras que el fichaje de Danilo para el lateral derecho viene de cuando Ancelotti aún se sentaba en el banquillo. Aguarda alguna novedad el preparador madrileño, toda vez que en las últimas dos campañas ya se habían producido importantes movimientos para el comienzo de la pretemporada. El verano pasado, el Madrid ya había firmado a Kroos y a James y vendido a Morata; el año anterior, había contratado a Carvajal, Casemiro, Ancelotti, Isco e Illarramendi y traspasado a Callejón.

La situación es aún peor si se compara con la del Barça, que inmerso en una campaña por la presidencia del club, ya da por cerrada la plantilla (con más o menos polémica por la actuación de la Junta Gestora) con las altas de Aleix Vidal para el lateral derecho y de Arda Turan, aunque no puedan jugar partidos oficiales hasta enero por la sanción de la FIFA.

Tampoco le convence en exceso a Benítez la pretemporada que Florentino Pérez confeccionó hace meses. Enamorado de las importantes cargas de trabajo en verano, al técnico no le hace especial gracia los más de 45.000 kilómetros que tendrán que recorrer en avión para visitar Australia, China, Alemania y Noruega para jugar siete amistosos y, quizás, perder un tiempo que el técnico considera muy valioso para preparar con garantías la temporada que comienzará el 22 de agosto.