Publicado: 30.07.2015 17:07 |Actualizado: 30.07.2015 17:07

Se reabre la guerra entre Mourinho y Benítez

Mourinho se ha defendido ante las últimas declaraciones de Montserrat Seara, la mujer del actual técnico del Real Madrid, alegando que dejó al mejor equipo del Europa en su momento y que Seara se preocupe más de la dieta de su marido. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Benítez y Mourinho

Benítez y Mourinho durante un partido de la Premier./ DYLAN MARTINEZ/ REUTERS

MADRID.- Llevan volando unos cuantos años ya. Desde 2005 ni más ni menos. Una década de guerra de declaraciones entre estos dos entrenadores de carácter. Si nos paramos a pensar en ambos, nos daremos cuenta de que se parecen en muchas cosas: el carácter, la disciplina con los jugadores, lo tácticos que son ambos, la filosofía de juego o incluso el sistema que ambos quieren para sus equipos. Pero a pesar de todas estas semejanzas, no se llevan bien. Dicen que los polos opuestos se atraen. Si eso es así, lo lógico es que los que son parecidos se repelan. Y así es en este caso.

En los último tiempos parecía que las aguas estaban más tranquilas, pero la batalla ha vuelto a empezar tras unas declaraciones de Montserrat Seara, la mujer del actual técnico del Real Madrid. En ellas asegura que su marido ha pasado parte de su carrera arreglando los desaguisados que iba dejando Mourinho. Y el portugués se ha defendido alegando que él dejó al mejor equipo de Europa del momento, el Inter de Milán, ganando todo y que Benítez tiró abajo todo su trabajo en 6 meses, y que Seara se preocupase más de la dieta de su marido. Esta es la última de todas, pero el primer dardo cayó hace ya 10 años.



La historia comenzó en 2005 en Inglaterra. Abrió la veda Mourinho tras unas declaraciones después de una derrota frente al Liverpool de Benítez en semifinales de Champions League. Se quejó de que el gol anotado por Luis García lo anotó el linier. Dijo el portugués que “el gol venía de la luna o de las gradas de Anfield". A partir de aquí, las cosas cambiaron entre los dos. En 2006 Chelsea y Liverpool se enfrentaron en la fase de grupos. A Mourinho aún le escocía la derrota sufrida el año anterior: “Ellos no anotaron en la semifinal, pero acepto que nos ganaron” dijo el portugués. Benítez respondió comparando el juego de Arsenal, Milan y Barcelona con el del Chelsea, diciendo que los tres primeros daban espectáculo, y se preguntaba cómo era posible creer que el Chelsea, comparado con el juego de estos equipos, pudiera ser el mejor del mundo.

En la Copa de Inglaterra de 2006 volvieron a enfrentarse en la semifinal. El portugués se negó a dar la mano al español. Y además volvió a sucumbir ante Benítez. Las declaraciones de Mou tras el encuentro: “No ganó el mejor equipo”. Una más. En 2007 retornó la polémica, esta vez de la mano de Benítez. “Tenemos nuestros 'special one' aquí, son nuestros fans, que siempre juegan con el corazón”. Una pulla más para la colección.

Mourinho dejó el Chelsea, pero no de hablar. Y las cosas se pusieron peores cuando en 2010 Benítez llegó al Inter de Milán para sustituir al portugués. Recordemos que el luso dejó al equipo italiano con un triplete en la mano: Calcio, Copa y Champions. El español se mostró convencido de que iba a ganar más títulos que Mancini o que Mourinho, ya que iba a ganar los seis títulos que el Inter debía jugar esa temporada. Mourinho salió al ruedo de nuevo: “Una cosa es cierta, Benítez no lo hará mejor que yo. Otra cosa que es cierta es que Benítez ganará la Copa Intercontinental y solo habrá ganado dos partidos comparados con mis 13. Por lo tanto, el trofeo es mío. Espero que al menos me dé la gracias”.

En 2013, Mourinho regresó al Chelsea para coger el relevo de Benítez. Ese año, el español clasificó al equipo inglés para la Europa League. Nada más llegar, el portugués desprestigió el trabajo de Benítez: “Yo no quiero ganar la Europa League. Sería una gran decepción para mí. No quiero que mis jugadores sientan que la Europa League es su competición”. Y continuó el de Setúbal arremetiendo contra el español, recordándole las veces que le venció en Champions. Ahora, en 2015, vuelven a estar las espadas en alto.