Público
Público

La Superliga europea de fútbol será una realidad en 2021

Es la fecha que se han marcado los grandes clubes de Europa (englobados en la ECA) para poner en marcha su propia competición continental. Es un modelo muy similar al que se ha puesto en práctica este curso en la Euroliga de baloncesto. Las grandes perjudicadas serán las ligas nacionales. La decisión está tomada pese a la firme oposición de la UEFA.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Los jugadores del Real Madrid celebrando un gol el pasado miércoles ante el Dortmund en la Champions. /REUTERS

MADRID.- A principios de este año 2016 la ECA (Asociación de Clubes Europeos) de la que forman parte los clubes más importantes del continente europeo como Real Madrid, Barcelona Juventus, Bayern de Múnich o Manchester United; lanzaban un órdago a la UEFA al hacer oficial su pretensión de poner en marcha una Superliga Europea donde participarían los grandes clubes del Viejo Continente.

Como era de esperar, este planteamiento puso en guardia a la UEFA dado que ponía en serio peligro el actual formato de la Liga de Campeones, la máxima competición continental y posiblemente la mejor competición de clubes del mundo.

Porque este ambicioso proyecto de Superliga europea que pretenden poner en marcha no tiene que contar necesariamente con el apoyo de la UEFA. Los grandes clubes europeos saben que es el futuro, que más pronto que tarde acabará implantándose y se convertirá en la "Liga de las Ligas" que reunirá a los 20 mejores equipos de Europa. Pues bien, ese más pronto que tarde, parece que ya tiene una fecha para ponerse en marcha. Y sería en el año 2021, una vez expire el próximo trienio de venta de derechos de la Liga de Campeones y Liga Europa que comprende las temporadas 2018-2019; 2019-2020 y 2020-2021.

Esta idea de una Superliga europea no es nueva. Se trata de una pretensión que proviene incluso desde la creación del G14, el embrión de lo que actualmente es la ECA o Asociación de Clubes Europeos. Desde entonces su gran y principal objetivo ha sido el diseño de una competición donde tuvieran cabida sólo los grandes clubes del Viejo Continente.

Pues bien esta vieja pretensión ha vuelto a recuperarse últimamente, en parte alentados por el crecimiento exponencial en los derechos de televisión. El ejemplo más claro lo tenemos en el contrato que ha entrado en vigor esta misma temporada 2016-2017 en el Premier League y que le reporta a los clubes ingleses alrededor de 9.300 millones de euros para las próximas tres temporadas.

Este nuevo contrato a puesto en alerta al resto de grandes clubes europeos, Real Madrid, Barcelona, Bayern Munich, Juventus entre ellos; para tratar de buscar una vía que permita evitar las diferencias abismales que existen actualmente entre la Liga Inglesa y el resto de competiciones en Europa, empezando por la Liga española.

La idea es crear una liga cerrada donde la gran mayoría de clubes tendrían su plaza asegurada y sólo se abrirían unas plazas para que salieran y entraran otros clubes en función de la clasificación

A eso hay que sumar otro aspecto no menos importante. La Liga de Campeones actual percibe en derechos de televisión alrededor de 1.500 millones de euros. Unos números que contrastan con los 7.000 millones que percibe la NFL americana. Y eso que el fútbol sigue arrasando en número de espectadores respecto a cualquier otra modalidad deportiva.

Estos y muchos otros condicionantes han llevado a la ECA a desarrollar esta Superliga Europa. La idea es crear una liga cerrada donde la gran mayoría de clubes tendrían su plaza asegurada y sólo se abrirían unas plazas para que salieran y entraran otros clubes en función de la clasificación.

Transición "pacífica" ECA/UEFA durante el periodo 2018-2021

Desde que ECA lanzó la idea de desarrollar su propia competición continental, puso inmediatamente en alerta a la UEFA al amenazar claramente a su competición fetiche, la Liga de Campeones, desmontando de un plumazo todo el "status quo" actual. Tanto es así que la ECA y la UEFA firmaban el pasado 24 agosto, apenas 19 días antes de las elecciones en el máximo organismo europeo de fútbol, un protocolo de actuación que regirá la máximo competición continental desde el año 2018 hasta el 2021. Un acuerdo donde claramente UEFA ha tenido que ceder ante las presiones de la ECA.

Las grandes ligas europeas (Española, Alemana, Inglesa y Italiana) adquieren un derecho de pernada asegurándose la presencia de cuatro clubes cada temporada en la Champions

Si bien se mantiene el mismo sistema de competición (32 equipos en ocho grupos de cuatro), se modifica claramente el sistema de clasificación para la misma. Digamos que las grandes ligas europeas (Española, Alemana, Inglesa y Italiana) adquieren un derecho de pernada asegurándose la presencia de cuatro clubes cada temporada y no como hasta ahora que el número de equipos estaba condicionado al coeficiente que establece UEFA.

Tres de esas cuatro plazas vienen dadas por la clasificación en sus respectivos países. La cuarta, a diferencia de como viene siendo hasta ahora, ya no se fija por la clasificación en su liga de origen sino por un ránking de logros conseguidos en UEFA en los últimos cinco años.

Dicho de otro modo, que todos los grandes (Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Sevilla, Manchester City, Manchester United, Chelsea, Juventus, Bayern de Munich, Borussia Dortmund etc..) se aseguran su presencia en la Liga de Campeones. Porque en caso de no hacerlo por la competición nacional, algo que ya es realmente complicado, difícilmente no lo consigan por su coeficiente en esos cinco últimos años donde todos ellos están llamados a estar en la fase decisiva de la Champions, jugar las semifinales e incluso ganar la competición.

Este nuevo panorama claramente influye a todos aquellos clubes, especialmente los países del este, que logran su clasificación para la Liga de Campeones en la fase previa. Al haber más clubes de inicio, concretamente 16 de las cuatro grandes ligas, claramente se reducen el resto de número plazas, afectando directamente a estas eliminatorias previas. A cambio todos estos países claramente afectados por este nuevo mapa de la máxima competición continental, serán claramente recompensados económicamente. Es la mejor forma de hacer más dulce este duro golpe. Para que nos hagamos una idea, esas 16 plazas restantes se repartirían entre las dos plazas aseguradas que tienen Francia, Portugal y Rusia, luego ya son seis; Ucrania, Bélgica, Países Bajos, Turquía y Suiza se repartirían unas cuatro o cinco plazas, quedando las cinco o seis restantes para el resto de países.

El año 2021, la fecha anotada en el calendario

Pero otra cosa bien distinta es lo que va a suceder a partir del 2021. Porque según ha podido saber PÚBLICO es la fecha que la ECA se ha marcado para poner en marcha la Superliga europea. Y lo hará cuente o no cuente con el beneplácito de la UEFA. Si es cierto que su primera intención pasa por sentarse a diseñarla de la mano de UEFA; más que nada porque la competición afectaría claramente a las grandes ligas del continente.

Este nuevo formato de Superliga exigiría que las grandes ligas nacionales fueran solo de 18 equipos

En la hoja de ruta que se ha marcado la ECA, una de sus primeras intenciones para poder llevarla a cabo es conseguir modificar las ligas nacionales reduciendo el número de equipos en todas las grandes competiciones domésticas de Europa. Desde la Asociación de Clubes Europeos tienen claro que este nuevo formato de Superliga exigiría que las grandes ligas nacionales fueran solo de 18 equipos. Esto implica que, en el caso de la Liga Española, habría que reducir en dos equipos la actual Primera División española compuesta por 20 equipos. Veinte clubes tienen también la actual Premier League y el Calcio italiano, mientras que la Bundesliga alemana ya cuenta con 18 clubes.

La otra gran incógnita es cuándo se jugaría la competición. Todo indica que se disputaría entre semana como viene sucediendo hasta ahora con el actual formato de la Liga de Campeones.

Esta liga con los mejores veinte equipos de Europa se convertiría en el "anhelo" de los grandes imperios de comunicación desplazando el producto nacional a un segundo escalón

No cabe duda que esta Superliga es una amenaza directa a todas las competiciones domésticas, porque verían claramente devaluado su producto. Tanto desde el punto de vista de la competición dado que los clubes de esta Superliga darían claramente preferencia a esta gran competición europea y segundo desde el punto de vista de los derechos de televisión. Esta liga con los mejores veinte equipos de Europa se convertiría en el "anhelo" de los grandes imperios de comunicación desplazando el producto nacional a un segundo escalón y priorizando esta competición donde se podrán ver duelos como Real Madrid-Juventus; Bayern- City; Barcelona- Manchester United etc... todas las semanas y cada cual más atractivo.

Por todo ello, las grandes ligas europeas, empezando por laLiga española y su presidente Javier Tebas, se han empezado a movilizarse para tratar de evitar que esta pretensión de la ECA vea la luz. Claramente amenaza las pretensiones y la hoja de ruta diseñada pero el recién elegido presidente de los 42 clubes españoles y que tiene en los derechos audiovisuales y la venta internacional de los mismos, como la pata clave en el crecimiento de la competición y la forma de poder plantar cara a la Premier League.

Lo que está claro es que la Superliga tiene fecha de bautizo. Será en el 2021, ya veremos si de la mano de UEFA y las ligas nacionales o como algo totalmente independiente.

La nueva Euroliga de baloncesto, espejo en el que mirarse

A todos estos argumentos anteriormente expuestos debemos sumar uno más. Y se trata de la revolución vivida precisamente en el baloncesto que ha acabado con la puesta en marcha de la nueva Euroliga de baloncesto. Como preludio a lo que está sucediendo en el fútbol, aquí también hubo conflicto con FIBA pero finalmente a principios de esta temporada se puso en marcha un nuevo formato de competición distinto al que venía caracterizando hasta ahora. Desde esta temporada son 16 equipos, en vez de los 24 que venían siendo hasta ahora, los que se enfrentan todos contra todos en una liguilla.

Los ocho mejores disputarán un play off al mejor de cinco partidos y los cuatro ganadores se enfrentarán en la Final Four. España, por ejemplo, cuenta con cuatro plazas de equipos de la Liga Endesa. Ya sólo este nuevo diseño de competición ha asegurado a la competición un acuerdo de 10 años prorrogable con el grupo IMG y 872 millones de euros.

En esta Euroliga está la élite del baloncesto europeo con clubes como el Real Madrid, Barcelona, CSKA, Maccabi, Panathinaikos, Olimpiacos, Fenerbaçhe, Zalguiris, Milan etc..

Este cambio ya lo están sufriendo claramente los equipos implicados que se están viendo obligados a jugar un partido prácticamente cada tres días e incluso a veces con sólo dos días diferencia. Pero este nuevo formato ha supuesto claramente un golpe de efecto en la Euroliga pasándose a convertirse en el gran deseo de los grandes clubes y afectando también a las competiciones nacionales, empezando por la ACB española.