Publicado: 23.04.2014 12:31 |Actualizado: 23.04.2014 12:31

Sin temor al campeón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Europa vive esta noche su particular 'clásico'. Hablar de un Real Madrid-Bayern es hablar de la esencia misma de la Champions. Los dos gigantes del Viejo Continente se encuentran por sexta vez en la antesala de la final en un choque de trayectorias y estilos distintos. La historia habla de grandes duelos. Noches europeas para el recuerdo. Y el Bernabéu espera con ansias guardar buen recuerdo de esta (20:45 horas). Ambos son los únicos en Europa capaces de ganar el triplete. Después de la contienda solo quedará uno. Pero la historia se pone en contra. Los dos gigantes europeos se han cruzado en veinte ocasiones, con siete triunfos madridistas, dos empates y once derrotas. Y la eliminatoria de hace dos años todavía está fresca en la memoria del madridismo. 

Hoy en día, los bávaros acuden a la cita con el papel de favoritos. Defienden título y Pep Guardiola le ha dado un nuevo impulso al proyecto ganador que heredó de Heynckes. Los germanos se han transformado una máquina futbolística bien engrasada y con sus piezas adiestradas para arrasar al rival. Ya tiene en su mano la Bundesliga y quiere ser el primero que gane la Champions dos años seguidos. El Madrid, impulsado por la Copa, quiere acudir al Allianz con cierto margen en la cuarta intentona seguida por superar las semifinales de 'su' competición. Las dudas sobre la participación de sus dos estrellas, Cristiano y Bale, abre muchas dudas en Ancelotti, que planteará más protecciones de las habituales en casa debido a la entidad del rival.   

En Concha Espina se marca este partido como el más importante de la temporada. El Bayern es el peor rival con el que se podía topar y el reto de la Décima se empina sobremanera. Sin embargo, Ancelotti no se conforma con haber igualado a Mourinho: "Nuestro objetivo es estar en la final". Por eso, quiere inculcar a sus jugadores el espíritu de los partidos realizados en el Bernabéu ante equipos de enjundia como el Borussia, el Atlético y el Barça. Precisamente, no quiere perder hoy la solidaridad en la final de Copa ante los azulgranas. 

Sin embargo, al técnico italiano se le presentan dos enormes interrogantes para confeccionar su once. Cristiano Ronaldo, que se encuentra con enormes ganas, debe pasar una última prueba para confirmar que ha dejado atrás sus problemas en el tendón rotuliano. Los médicos son cautos ante una posible recaída y hasta última hora no se sabrá si el crack portugués podrá jugar de titular. El '7' blanco quiere seguir engrosando sus números y superar los 14 tantos de  José Altafini, Ruud Van Nistelrooy y Lionel Messi y marcar un nuevo récord goleador en la competición. Si juega, Ancelotti volverá al 4-3-3 habitual, ya que las cualidades de Cristiano no se adaptan al 4-4-2 usado en la final de Copa.

También el héroe de la final de Copa, el galés Gareth Bale, está entre algodones. No termina de recuperarse de un proceso gripal y no se concentró anoche con el equipo por problemas gastrointestinales.  Ante estas circunstancias, las opciones de que Isco vuelva a ser titular cobra fuerza. El malagueño es el comodín por si falla cualquiera de las dos estrellas blancas. Mientras en punta, Benzema quiere cortar su sequía goleadora. El resto de hombres serán los habituales. Defensa de cuatro con Carvajal y Coentrao en una de sus noches más complicadas con la misión de parar a Ribery y Robben. Y cerrando la zaga Ramos y Pepe. Y en puerta, Casillas, con su estrella en estas citas. En el medio, Modric, Xabi Alonso y Di María son innamovibles.

Más secretismo existe en torno al esquema y al once que presentará Guardiola. Las múltiples variantes tácticas del que ha dotado el técnico español al Bayern le hacen un rival muy complicado de estudiar y contrarrestar. Su único punto en contra es la inercia que ha tomado desde que se proclamó campeón de la Bundesliga con sus derrotas ante el Ausburgo y el Borussia. Sin embargo, la goleada en la Copa alemana ante el Kaiserslautern ha rectificado a tiempo esa dinámica. Y la Champions es la Champions. Y el Bayern, su dominador más reciente. Aspira a jugar la tercera final consecutiva, la cuarta en las tres últimas campañas. 

Pese a que podría decantarse por el 4-2-3-1, Guardiola parece optar más por su clásico 4-3-3. Del capitán Phillip Lahm, su hombre para todo, dependerá el resto del equipo. Podría volver a su posición clásica de lateral para frenar a Cristiano o jugar, como lo ha hecho en buena parte de la temporada, en el mediocentro, incluso en la media punta. Si así sucede, será Rafinha el que se ocupe del lateral derecho. Se ha recuperado el porteo Neuer, curado de un problema en el gemelo derecho que lo tuvo dos partidos fuera de la convocatoria. Y también estará el lateral izquierdo David Alaba. En el centro de la defensa formará Boateng junto a Dante. Por delante, Javi Martínez se situará en el centro del campo con Schweinsteiger y Kroos a los costados. Con Ribery y Robben como fijos en las alas, la última duda de Pep es si situar a Mario Mandzukic como delantero centro o si utiliza a Thomas Müller como falso nueve.

Real Madrid: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Xabi Alonso, Modric, Di María; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Bayern de Múnich: Neuer; Lahm, Boateng, Dante, Alaba; Javi Martínez; Kroos, Schweinsteiger; Robben, Müller, Ribery.

Árbitro: Howard Webb (ING).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 20.45.

Televisión: Canal + Liga de Campeones.