Público
Público

Tropiezo del Barça

El Sporting sorprende al líder a la contra en un partido impreciso de los jugadores azulgrana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

A punto estuvo de dar la sorpresa el Sporting en el Molinón. Si es que birlarle dos puntos al líder más sólido de la historia no cuenta como sorpresa. Pero la tenacidad, como el trabajo, en el fútbol tiene premio y Villa impidió que el Barça hincara anoche la rodilla después de que sus compañeros tropezaran hasta tres veces con el portero Pichu Cuéllar, especialmente acertado en el segundo tiempo.

Desnortado, en los primeros 45 minutos el conjunto azulgrana no dio pie con bola. Impreciso con el balón el Barça, el Sporting apostó todas sus cartas ofensivas a la contra. Agresivo en defensa y bien ordenado atrás hasta con diez hombres cerrados en campo propio, el equipo de Preciado no permitía a los azulgrana combinar por dentro. Luego, en cuanto recuperaban el balón, salían raudos los asturianos hacia la portería de Valdés.

Barral abrió el marcador y Villa minimizó daños a diez del final

Y así llegó el gol de Barral. Fruto del juego directo. El delantero, formado en la cantera del Madrid, le ganó un cuerpo a cuerpo a Piqué en la banda y, tras llevarse un rebote afortunado, superó sin problemas el cruce estéril de Milito para definir a la perfección frente a la portería azulgrana.

Con el marcador a favor, las precauciones defensivas del Sporting aún fueron mayores. Desfondados, los jugadores asturianos pedían a gritos el descanso. Más allá del gol de Barral y un disparo de Iniesta, no hubo ocasiones que destacar en el primer tiempo. El Barça perdió más balones que en cualquier otro partido de la presente temporada.

Tras la reanudación, el juego de los azulgrana mejoró. No así su fortuna. A los de Guardiola seguía faltándoles pausa, aunque la entrada de Pedrito tras el descanso oxigenó el juego de Messi y compañía.

Pep sentó a Pedro y a Busquets; jugar con Mascherano y Afellay no es igual

De inicio, pensando ya en el encuentro del próximo miércoles ante el Arsenal, el de Santpedor dejó en el banquillo al canario y a Busquets.Y jugar con Mascherano y Afellay a fe que todavía no es lo mismo. El holandés, muy abierto, impedía la incorporación en ataque de Alves, clave luego en la mejoría azulgrana. Con Pedrito enfrente, la aparición del brasileño, tanto en la recuperación como en la creación, fue una suerte para su equipo.

Empezó a presionar con el balón el conjunto catalán y Alves por fin encontró a Messi, aunque la Pulga, en la mejor oportunidad de que dispuso, no acertó a batir a Cuéllar. Tampoco lo logró Xavi, ni el propio Alves unos minutos más tarde.

Embestía el Barcelona sin orden ni concierto. Y en esas llegó el tanto de Villa: el asturiano vio al meta esportinguista adelantado y levantó el balón para culminar un gol de bella factura.

Revolucionado el conjunto azulgrana, con Piqué incluso incorporado al ataque, a punto estuvo de llevarse otro susto en una nueva salida a la contra del Sporting, más abrigado atrás en el segundo tiempo. En el bando de los catalanes, Xavi volvía a fallar ante Cuéllar. No estuvieron finos los azulgrana. El Sporting le encontró una pequeña fisura al líder. Y con eso, le bastó.