Público
Público

La WTA crea un código 'anti Dokic'

El circuito femenino pone en marcha una nueva legislación para evitar el abuso de técnicos y padres contra las tenistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Violento. Frustrado. Con algún tipo de adicción al alcohol y tendente a conductas autodestructivas. Ése es el perfil del entrenador, padre o agente de los que la WTA pretende proteger a sus 2.000 jugadoras. Desde el pasado lunes, los responsables del circuito femenino han puesto en marcha un nuevo código de comportamiento para evitar que las tenistas sufran cualquier tipo de abuso de autoridad por parte de su entorno más cercano. 'Lo que buscamos es que los técnicos, agentes y familiares de cada jugadora se comprometan a protegerlas en todo momento y no realicen ningún tipo de abuso de autoridad', explica Larry Scott, máximo responsable de la WTA.

De cacheos a expulsión

El compromiso no será gratuito. El entorno que no rubrique este nuevo código perderá algunos de sus derechos, como la entrada a zonas exclusivas de jugadoras. En caso de firmarlo, los responsables de la WTA se reservan el derecho a cachear a toda persona que acompañe a una jugadora. Incluso pueden expulsar a alguien de un torneo si consideran que está ejerciendo algún tipo de trato vejatorio hacia la tenista. 'Lo que queremos es evitar situaciones pasadas que, en algunos casos, causaron daños importantes a las jugadoras', comenta Scott.

Entre los recuerdos de Scott aparecen tres nombres: Mary Pierce, Jelena Dokic y Evgenia Linetskaya. Estas tres jugadoras sufrieron alguno de los abusos que ahora quiere evitar la WTA. 'Mi padre no sólo iba contra mí, sino que, en ocasiones, sus arrebatos iban dirigidos contra mis rivales', ha explicado en alguna ocasión Mary

Pierce. La francesa, que comenzó a trabajar con su padre al inicio de su carrera, obtuvo una orden restrictiva contra él después de que no pudiera soportar más su abusos, que llegaron a incluir maltrato físico.

En el caso de Dokic, el abuso proviene de un padre con graves problemas con el alcohol. Después de que Jelena se nacionalizara australiana, Damir amenazó con lanzar una bomba atómica contra Sidney. 'Australia es una nación corrupta y me vengaré', aseguró meses antes de que un par de bobbys le expulsaran de Wimbledon por alterar el orden en un día de borrachera. En el Abierto de Estados Unidos, Damir provocó un nuevo incidente, por el mal sabor del salmón, en el restaurante de jugadores. Como sucedió en Wimbledon, Damir fue expulsado del club.

Mientras, Linetskaya fue golpeada en la cabeza por su padre, que también ejercía de técnico y agente, durante el torneo de San Diego de 2005. Para hacer pública su denuncia, Linetskaya solicitó atención médica en un partido por sus dolores de cabeza.