Público
Público

"Ya no tengo claro si irme"

María José Rienda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

María José Rienda (Granada, 1975) tomará hoy la salida en el Supergigante de los Mundiales que, desde ayer y hasta el día 20, se disputan en Garmisch-Parterkirchen (Alemania). Y lo hará sin saber si ésta será su última cita continental. Tras cuatro años de lucha contra las lesiones, vuelve a sentirse bien y no descarta prolongar su brillante carrera: siete Mundiales y cinco Juegos de invierno, entre otros muchos logros.

Siete Mundiales ya y serían nueve, de no ser por las lesiones en 2007 y 2009.

Sí, desde Sierra Nevada 96. Fue mi debut. Era muy jovencita. Me animaba mucho estar en casa. Después, nunca volví a competir en Sierra Nevada. Ni siquiera en las pruebas de la Copa del Mundo que se hicieron después. ¡Ojalá hubiera tenido oportunidad de volver a vivir lo que viví en aquellos Mundiales en mi casa!

Y ahora ya le queda poco en la Copa del Mundo...

Pues no sé si me retiraré o no. Las cosas me van muy bien y me veo a buen nivel. No como el de antes, pero ya no es el sufrimiento de los años anteriores. Me ha costado mucho esfuerzo y sacrificio superar un montón de adversidades.

'Pero ahora estoy mejor que el año pasado; llego con menos presión'

Pero el año pasado dijo que, pasara lo que pasara, se iría. ¿Quiere seguir?

No lo sé y no lo quiero pensar. Estoy contenta porque voy mejor. Llevo desde el 93 en la Copa del Mundo, 17 temporadas. Es mucho tiempo y es verdad que pronto me toca, pero ahora me vuelvo a encontrar muy bien. Todo evoluciona y yo voy por detrás en todo: con mi dorsal de salida, ya parto con casi un segundo de desventaja sobre las mejores. Pero los ensayos salen bien, mi equipo está motivado y me digo, pues ahí seguimos, y voy a correr al día, sin pensar si lo dejo o no lo dejo'.

¿Se plantea los Mundiales como los del año pasado?

No, ahora estoy mejor que el año pasado. Voy con menos presión. A los Juegos llegué un poco justa de preparación, aún tenía dolores. Este año ya no. He hecho una muy buena pretemporada y en la Copa del Mundo, aunque no me he clasificado para ninguna segunda manga, estoy mejorando. El año pasado fue extraño.

Cuando usted se vaya, Carolina Ruiz se quedará sola para tirar del carro.

No sé qué haré. Yo estoy contenta con lo que estoy haciendo esta temporada. Mientras siga disfrutando, aquí estaré.

Pero no salen esquiadores. ¿Echará una mano una vez retirada?

Me lo he planteado. Hay que cambiar muchas cosas, pero de esos temas prefiero no hablar ahora. Podría decir cosas que no son convenientes. Ya hablaremos cuando llegue el momento. Pero sí, creo que puedo hacer mucho por el esquí. El esquí es mi vida.

Sería bonito despedirse en las finales de marzo en Lenzerheide, donde ganó hacer seis años.

Sí, pero no sé si estaré por ranking. Lo tengo difícil. Tras los Mundiales, hay otro gigante en Spindleruv (República Checa) y aún no sabemos si se corre el aplazado de Maribor. Pero insisto, no me voy a pronunciar sobre si me voy o no, sobre todo ahora que me veo a buen nivel. Hay veces que le digo a mi marido: Angel, ¡después de todo lo que hemos pasado, ahora que estoy tan cerquita, con lo que me ha costado volver al nivel de antes, dejarlo ahora, no!' Entonces, ya no lo tengo tan claro. Sea lo que sea, ya se verá.

 

María José Rienda (Granada, 1975) tomará hoy la salida en el Supergigante de los Mundiales que hasta el día 20 se disputan en Garmisch-Parterkirchen (Alemania). Y lo hará sin saber si esta será su última gran cita. Tras cuatro años de lucha contra las lesiones, vuelve a sentirse bien y no descarta prolongar su brillante carrera: siete Mundiales y cinco Juegos de invierno, entre otros muchos logros.

Siete Mundiales ya y serían nueve, de no ser por las lesiones en 2007 y 2009.

Sí, desde Sierra Nevada 96. Fue mi debut. Era muy jovencita. Me animaba mucho estar en casa. Después, nunca volví a competir en Sierra Nevada. Ni siquiera en las pruebas de la Copa del Mundo que se hicieron después. ¡Ojalá hubiera tenido oportunidad de volver a vivir lo que viví en aquellos Mundiales en mi casa!

Y ahora ya le queda poco en la Copa del Mundo.

Pues no sé si me retiraré o no. Las cosas me van muy bien y me veo a buen nivel. No como el de antes, pero ya no es el sufrimiento de los años anteriores. Me ha costado mucho esfuerzo y sacrificio superar un montón de adversidades.

Pero el año pasado dijo que, pasara lo que pasara, se iría. ¿Quiere seguir?

No lo sé y no lo quiero pensar. Estoy contenta porque voy mejor. Llevo desde el 93 en la Copa del Mundo, 17 temporadas. Es mucho tiempo y es verdad que pronto me toca, pero ahora me vuelvo a encontrar muy bien. Todo evoluciona y yo voy por detrás en todo: con mi dorsal de salida, ya parto con casi un segundo de desventaja sobre las mejores. Pero los ensayos salen bien, mi equipo está motivado y me digo: pues ahí seguimos, y voy a correr al día, sin pensar si lo dejo o no lo dejo.

¿Se plantea los Mundiales como el año pasado?

No, ahora estoy mejor que el año pasado. Voy con menos presión. A los Juegos llegué un poco justa de preparación, aún tenía dolores. Este año ya no. He hecho una muy buena pretemporada, y en la Copa del Mundo, aunque no me he clasificado para ninguna segunda manga, estoy mejorando. El año pasado fue extraño.

Cuando usted se vaya, Carolina Ruiz se quedará sola para tirar del carro.

No sé qué haré. Yo estoy contenta con lo que estoy haciendo esta temporada. Mientras siga disfrutando, aquí estaré.

Pero no salen esquiadores españoles. ¿Echará una mano una vez retirada?

Me lo he planteado. Hay que cambiar muchas cosas, pero de esos temas prefiero no hablar ahora. Podría decir cosas que no son convenientes. Ya hablaremos cuando llegue el momento. Pero sí, creo que puedo hacer mucho por el esquí español. El esquí es mi vida.

Sería bonito despedirse en las finales de marzo en Lenzerheide, donde ganó hacer seis años.

Sí, pero no sé si estaré por ranking. Lo tengo difícil. Tras los Mundiales, hay otro gigante en Spindleruv (República Checa) y aún no sabemos si se corre el aplazado de Maribor. Pero insisto, no me voy a pronunciar sobre si me voy o no, sobre todo ahora que me veo a buen nivel. Hay veces que le digo a mi marido: Ángel, ¡después de todo lo que hemos pasado, ahora que estoy tan cerquita, con lo que me ha costado volver al nivel de antes, dejarlo ahora, no! Entonces, ya no lo tengo tan claro. Sea lo que sea, ya se verá.