Público
Público

Banca Accionistas del Popular cargan contra los directivos que "han manejado el banco como su huerto particular" 

Reclaman una auditoría interna para analizar la etapa en la que Ángel Ron ha ocupado la presidencia de la entidad, y le exigen responsabilidad patrimonial

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El vicepresidente del Banco Popular, Roberto Higuera (c), junto al secretario del Consejo, Francisco Aparicio (i) y el consejero delegado, Pedro Larena (d), durantela junta extraordinaria de accionistas del banco. EFE/Mariscal

Accionistas del Banco Popular han cargado este lunes contra el antiguo equipo gestor del banco, al afirmar que "ha manejado el banco como su huerto particular" y lo ha dejado con pérdidas históricas, reclamando la ejecución de una auditoría interna para analizar la etapa en la que Ángel Ron ha ocupado la presidencia de la entidad. Los accionistas también han reclamado responsabilidad patrimonial al antiguo equipo gestor, así como que le retiren al expresidente la pensión de cerca de 23 millones de jubilación que le queda al abandonar la entidad.

"Si no se hubiera ido a la última ampliación de capital, el banco estaría tipo Bankia", ha señalado uno de los intervinientes en la junta extraordinaria que se celebra este lunes en Madrid, donde ha insistido en la necesidad de hacer "una purga real" en la entidad. "Se ha perdido el honor por todas las esquinas", ha manifestado otro.

El Popular ha celebrado este lunes junta extraordinaria de accionistas para proceder al relevo en la cúpula de la entidad: Ángel Ron, que ha sido cesado como presidente de Popular y ha dimitido como consejero, es sustituido por Emilio Saracho, hasta ahora vicepresidente de JP Morgan. La junta ha aprobado el nombramiento de Saracho como consejero ejecutivo de la entidad con un apoyo de al menos el 98,57% (al tiempo que ha dado el visto bueno a la reelección de Pedro Larena como consejero ejecutivo con un apoyo cercano al 98,9%); en una posterior reunión del consejo de administración se le ha nombrado presidente.}

"Estos señores no pueden irse de rositas después de haber dejado el banco hecho una mierda" dice un accionista

En el turno de preguntas de los accionistas, en el que han intervenido casi una treintena, muchos se han quejado por la práctica desaparición de sus ahorros tras las numerosas ampliaciones de capital hechas en los últimos años, así como por la entrada "a destiempo" del banco en el negocio inmobiliario, la compra del Banco Pastor y la "desastrosa" gestión de Ron. Estos señores "no pueden irse de rositas después de haber dejado el banco hecho una mierda", ha dicho un asistente, y por eso ha propuesto a todos los accionistas que se unan para interponer una demanda de responsabilidad contra Ron y su cúpula.

Otro de los accionistas ha señalado que en el pasado Popular era ejemplo de "mesura, de prudencia y de seriedad", hasta que Ron compró Pastor y entró en el sector inmobiliario "en los últimos años de la burbuja" para cerrar el ejercicio 2016 "con pérdidas históricas". "El Banco de España tenía que haber intervenido y haber cesado a Ron. No se puede ir con toda su caradura de rositas", se ha quejado otro de los accionistas, que ha recordado que los títulos de la entidad se han depreciado un 90% en los últimos años.

Emilio Saracho durante la junta extraordinaria de accionistas del Banco Popular, celebrada en Madrid. EFE/Mariscal

También han pedido a Saracho que exija la dimisión de todo el Consejo, por llevar al banco a la ruina y han calificado de "indecente" la actuación de Ron, al que uno ha llamado "ángel exterminador" y otro le ha reprochado que ha sido "el peor presidente de la historia" del banco. "Tenía que estar usted aquí para oír lo que estamos diciendo", dijo otro indignado, mientras otro extendía sus quejas a los miembros del Consejo de Administración por su responsabilidad en la deriva del banco.

Durante la junta, la mayoría de los accionistas que han tomado la palabra ha arremetido contra Ron por no hacer autocrítica y han censurado que se despidiera "con orgullo y la cabeza bien alta" cuando el banco ha presentado pérdidas por un importe cercano a 3.500 millones de euros. "¿Me podrían decir cuál es el deber que tenía Ron en el banco? ¿Era llevarlo a la bancarrota? Tiempo ha tenido para girar en sentido contrario", se ha quejado un asistente.

Higuera garantiza que la entidad no va a la liquidación

Durante la junta, el vicepresidente de Popular Roberto Higuera ha garantizado que la entidad "no va a la liquidación" y ha insistido en que es un "gran banco", rentable, que conserva los valores del pasado.

En respuesta a las preguntas de los accionistas que han intervenido en la junta extraordinaria que la entidad celebra en Madrid, Higuera ha apuntado que el capital de Popular se encuentra por encima de los requisitos regulatorios y ha destacado que en los últimos meses se ha procedido a un reforzamiento de las provisiones. "Tenemos los informes de los auditores y contamos con la supervisión de Los reguladores. ¿Cómo vamos a ir a la liquidación?", se ha preguntado el vicepresidente de la entidad, quien ha afirmado que Popular ha "tocado suelo" y ahora le toca recuperarse.

El directivo también ha desvelado que el banco se podría haber vendido antes, dada a su "enorme" base de clientes y su "importante franquicia", pero, sin embargo, el anterior equipo gestor decidió que Popular continuara en solitario porque entendía que era lo mejor para los accionistas. "A lo mejor defender la independencia en algún momento era discutible. (El expresidente) Ángel Ron la defendió pensado que era lo mejor para los accionistas", ha señalado.

El vicepresidente de Popular niega que las cláusulas suelo de la entidad fueran "abusivas" o "fraudulentas"

En respuesta a otro accionista, Higuera ha negado que las cláusulas suelo que aplicó el banco en sus contratos hipotecarios fueran "abusivas", al tiempo que ha rechazado que la aplicación de las mismas haya sido "fraudulenta". "No eran abusivas y no eran de aplicación fraudulenta", ha apuntado.

Higuera ha señalado que el clausulado de los contratos hipotecarios de Popular era "bastante transparente" y que no existe la convicción de que hubiera "nada ilícito" en los mismos. Según ha relatado, el banco tuvo que hacer frente a un nuevo criterio de transparencia establecido por el Tribunal Supremo que aceptó y aplicó.

El vicepresidente del Banco Popular, Roberto Higuera, durante la reunión de la junta extraordinaria de accionistas, celebrada en Madrid. EFE/Mariscal

No obstante, Higuera ha insistido en que "en la constitución de esas hipotecas el banco había actuado correcta o correctísimamente". "Vamos a asumir siempre las decisiones judiciales", ha señalado el vicepresidente de Popular en la junta extraordinaria de accionistas que ha presidido él, ya que el puesto de presidente se encuentra vacante hasta que el consejo de la entidad nombre presidente a Emilio Saracho tras la junta.

En su intervención inicial, el vicepresidente de Popular Roberto Higuera ha avanzado este lunes que la entidad está dispuesta a tomar "las medidas necesarias" para recuperar el valor del banco en beneficio de los accionistas.

En referencia a la crisis financiera, Higuera ha señalado que "cuando se reaccionó restringiendo el crédito era tarde" y, en el caso concreto de Popular, "algunas de sus virtudes agudizaron, paradójicamente, sus problemas". Se referiere así a la capacidad de generación de negocio del banco, su "elevada competitividad" y su "enfoque prioritario" en empresas pequeñas y medianas, que "acentuaron en un banco doméstico como este la carga en su balance de créditos a promotores y empresas relacionadas con ellos, que pertenecían en su mayoría al segmento de pymes".

Higuera ha puesto en valor que al nuevo presidente del banco, Emilio Saracho, además de poseer conocimientos de los mercados financieros por su etapa como banquero de inversión, "tiene valores fundamentales para Popular". En concreto, se refiere a su experiencia "en cargos de gran responsabilidad de gestión en JP Morgan", una "larga trayectoria asesorando a instituciones financieras", un conocimiento "de primera mano" sobre los criterios de valoración de inversores y mercados y un "gran prestigio internacional".