Publicado: 15.11.2016 15:50 |Actualizado: 15.11.2016 16:04

Colombia toma el control de la filial de Gas Natural Fenosa en el país

La empresa española inició negociaciones con Bogotá para resolver los problemas de Electricaribe, que acumula facturas pendientes de pago por 1.259 millones de euros

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Una oficina de Electricaribe, la filial de Gas Natural Fenosa en Colombia, en Bogotá.

Una oficina de Electricaribe, la filial de Gas Natural Fenosa en Colombia, en Bogotá.

BOGOTÁ.- El Gobierno de Colombia ha tomado el control de la Electrificadora del Caribe, Electricaribe, filial de la española Gas Natural, debido a los riesgos de suspensión de pagos y prestación del servicio de la compañía. Gas Natural había informado a comienzos de noviembre que las dificultades de liquidez provocadas por la morosidad y los enganches ilegales hacían que dicha filial no tuviera actualmente caja, lo que la llevó a pérdidas de 24 millones de euros entre enero y septiembre.

El Gobierno colombiano justifica la medida para asegurar la prestación del servicio de energía eléctrica en los siete departamentos abastecidos por Electricaribe, según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. "Se ha concluido que la situación financiera de Electricaribe puede llevarla a una inminente cesación de pagos. De otra parte, la información disponible apunta a que Electricaribe no está actualmente en condiciones de prestar el servicio de energía con la continuidad y calidad debidas", según el regulador.



Electricaribe, una distribuidora de electricidad con 2,5 millones de clientes en la costa caribeña de Colombia, tenía acumuladas al cierre septiembre facturas pendientes de pago por 1.259 millones de euros, provisionadas ya en su mayor parte en las cuentas de su matriz española.

La empresa se había acogido en verano a un acuerdo de inversiones que tienen España y Colombia para activar el comienzo de negociaciones en busca de una solución amistosa para Electricaribe, participada en un 85% por la compañía española y en un 15% por el gobierno colombiano. 

El presidente de Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé, viajó el pasado fin de semana a Colombia para reunirse con miembros del Ejecutivo colombiano, entre ellos el presidente José Manuel Santos, para abordar la crisis abierta por la filial.

Sede corporativa de Gas Natural en Barcelona. EFE/ Toni Albir

Sede corporativa de Gas Natural en Barcelona. EFE/ Toni Albir

La pasada semana, en una conferencia con analistas para presentar los resultados correspondientes a los nueve primeros meses del año, el consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, aseguró que el grupo mantiene "la voluntad de cooperar" con el Gobierno colombiano para alcanzar una solución al problema, que pasa, según afirmó el directivo, por establecer un marco regulatorio en el país que le dote de la seguridad jurídica necesaria.

La filial colombiana de Gas Natural Fenosa ya había evitado este mes el inicio de un proceso de suspensión de actividad tras pagar cerca de 28.000 millones de pesos (8,5 millones de euros) al operador del sistema eléctrico del país. Electricaribe fue adquirida por Unión Fenosa en el año 2000 y, posteriormente, se integró en Gas Natural cuando la gasista adquirió Fenosa en 2009.