Público
Público

Eurozona Draghi mantiene los estímulos del BCE y los tipos bajos pese al repunte del PIB y del IPC

El presidente de la entidad de la Eurozona vuelve a responder a EEUU y asegura que Alemania no manipula el euro

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La sala de prensa del BCE durante la rueda de prensa mensual de su presidente, Mario Draghi, tras la reunión del Consejo de Gobierno. REUTERS/Kai Pfaffenbach

La sala de prensa del BCE durante la rueda de prensa mensual de su presidente, Mario Draghi, tras la reunión del Consejo de Gobierno. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El Banco Central Europeo (BCE) se comprometió este jueves mantener su agresiva política de estímulos al menos hasta finales de año, alegando que las presiones inflacionistas en la zona euro seguían siendo débiles a pesar de las expectativas de un incremento de los precios más rápido.

Aunque esperada, la decisión puso de manifiesto que los responsables del BCE están resistiendo los llamamientos de Alemania para empezar a relajar su plan de compra de bonos de 2,3 billones de euros, o al menos señalar su intención de hacerlo.

En su lugar, el banco central con sede en Fráncfort se aferró a su plan de continuar las compras hasta diciembre. Significativamente, también se comprometió a mantener los tipos de interés en los niveles mínimos actuales.

En todo caso, el BCE ha retirado de su estrategia la posibilidad de recurrir a nuevos instrumentos y estímulos extraordinarios al considerar que el afianzamiento de la recuperación ha acabado con el carácter de urgencia para tomar medidas extraordinarias. "Hemos retirado la referencia a usar todos los instrumentos a nuestra disposición para señalar que el carácter de urgencia ha desaparecido", explicó el presidente de la institución.

En este sentido, el presidente del BCE ha anunciado que el Consejo de Gobierno de la institución no ha discutido la opción de realizar nuevas subastas de liquidez condicionadas, conocidas como TLTRO por sus siglas en ingles, cuya última operación tendrá lugar el próximo 23 de marzo.

Se prevé que el BCE reduzca el ritmo de sus compras de bonos una cuarta parte a partir del próximo mes, pero las mantendrá al menos hasta el final del año, o más si piensa que la inflación está por debajo del objetivo.

Justificando la posición en su rueda de prensa posterior, el presidente del BCE, Mario Draghi, elevó sus expectativas de inflación para este año y el próximo, pero alegó que no alteraban el panorama general. "No hay indicios todavía de una tendencia al alza convincente sobre la inflación subyacente", dijo a los periodistas, agregando que se prevé que la inflación (que alcanzó su objetivo de casi el 2% el mes pasado) se eleve "sólo gradualmente" en el medio plazo.

El presidente del BCE, mario Draghi, durante la rueda de prensa mensual tras la reunión del Consejo de Gobierno. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El presidente del BCE, mario Draghi, durante la rueda de prensa mensual tras la reunión del Consejo de Gobierno. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El BCE prevé ahora ahora un crecimiento del PIB de la Eurozona del 1,8% este año, lo que supone una pequeña revisión al alza respecto al 1,7% pronosticado en diciembre, con una inflación del 1,7% (1,3% en diciembre). Igualmente, los expertos de la entidad prevén ahora para 2018 un crecimiento del 1,7% (1,6% pronosticado en diciembre) con una inflación del 1,6% (1,5% en diciembre). Asimismo para 2019 pronostican un crecimiento del 1,6 % y una inflación del 1,7 %, como en las proyecciones anteriores de diciembre.

En la rueda de prensa, Draghi insistió que la entidad monetaria es "independiente" y que Alemania no manipula el tipo de cambio del euro, como ha asegurado el nuevo Gobierno estadounidense. Alemania no se merece ser atacada de esta manera, la divisa de Alemania es el euro y la política monetaria es dirigida por el BCE y el BCE es independiente", dijo.

Draghi recordó que en octubre de 2016 el Tesoro estadounidense había considerado que ninguna economía, incluida Alemania, manipula su divisa.

Además, el banquero italiano avisó de que "sin mercado único no hay Unión Europea", por lo que ha subrayado el carácter "irrevocable" del euro, "que está aquí para quedarse", por lo que Draghi considera que la cuestión "más productiva" sería preguntarse cómo mejorar el funcionamiento de la moneda única.