Público
Público

La política del BCE Draghi tranquiliza: los tipos seguirán bajos durante un periodo prolongado

El presidente del BCE zanja el debate sobre la retirada de estímulos y no ve razones para alterar la política de la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Banco Central Europeo (ECB), Mario Draghi, durante la presentación del nuevo billete de 50 euros que entra en circulación, en Fráncfort (Alemania). EFE/Armando Babani

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha querido acallar este jueves las especulaciones sobre una inminente retirada de estímulos al asegurar que no aprecia ninguna razón para cambiar las directrices sobre la política monetaria de la entidad. Draghi ha insistido en que la política monetaria de la entidad es "apropiada" y que "los tipos de interés seguirán en el nivel actual o más bajos durante un periodo de tiempo extenso y bien pasado el horizonte de las compras" de deuda.

Draghi ha apntado en una conferencia en Fráncfort que el BCE comprará deuda pública y privada de la zona del euro hasta finales del año o más allá en caso necesario. En cualquier caso, insistió en que el BCE va a seguir comprando deuda hasta que vean "un ajuste sostenido en el ritmo de inflación consistente con el objetivo", que es una tasa de interés algo por debajo del 2%.

"Antes de alterar los componentes de nuestra política monetaria (tipos de interés, compras de activos y la guía sobre la actuación en el futuro), necesitamos crear suficiente confianza en que la inflación convergerá a nuestro objetivo a medio plazo y que se mantendrá ahí, incluso, con menos apoyo de las condiciones de política monetaria", ha apostillado Draghi.

El BCE considera que la inflación, que en marzo bajó medio punto hasta el 1,5 %, todavía depende de la política monetaria muy expansiva, ha añadido su presidente en una conferencia organizada por la Universidad Goethe de Fráncfort. "La recuperación de la inflación todavía depende de unas condiciones de financiación muy favorables de las que disfrutan las empresas y los hogares", según Draghi. Estas condiciones de financiación tan favorables dependen, a su vez, de la política monetaria muy expansiva.

Las proyecciones de inflación del BCE contemplan que la política monetaria contribuirá a la formación de precios durante los próximos dos años.

El BCE ha comenzado en abril a reducir el volumen de deuda pública y privada que compra hasta 60.000 millones de euros, 20.000 millones de euros menos de lo que ha adquirido durante el último año.

Este jueves, la entidad publica las actas de su última reunión de política monetaria, a comienzos de marzo, en las que explicará las discusiones del consejo de gobierno. El BCE presta el dinero a los bancos semanalmente al 0% y les cobra un 0,4% por el exceso de sus reservas.

El presidente del BCE ha señalado en la conferencia que hay motivos para ser cautelosos al valorar la duración de las perspectivas de inflación. La inflación subyacente, que descuenta los elementos más volátiles como la energía y los alimentos frescos, todavía no se acerca al objetivo del BCE.

Draghi ha dicho que más del 90% de la subida de la inflación de 1,4 puntos porcentuales desde noviembre del año pasado, hasta el 2% de febrero, se explica por la inflación de la energía y los alimentos. También señaló que los riesgos para el crecimiento económico siguen a la baja debido a factores geopolíticos.