Público
Público

La Lotería toca, pero menos: casi la mitad de los premios no se venden o no se cobran

La empresa pública Loterías, la más rentable del sector público estatal, se ahorra 15.400 millones por los premios que no ha tenido que pagar en los 516 sorteos celebrados en los últimos cinco años

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8

Puesto de Lotería

“El mayor premio es compartirlo”, reza el clásico eslogan de Loterías, el cual, sin dejar de ser verdad, obvia que sus principales beneficiados no son los jugadores sino el Ministerio de Hacienda, del que depende la empresa pública que gestiona los sorteos, y el Tesoro Público, que es quien finalmente ingresa esas cantidades: casi la mitad de los premios incluidos en las series que se distribuyen en España no llegan a pagarse, ya sea porque los décimos con los números ganadores no han sido vendidos o porque estos caducan sin que sus propietarios los cobren.

Entre 2012 y 2016, periodo en el que se han celebrado 516 sorteos ordinarios y extraordinarios, el Selae (Servicio de Loterías y Apuestas del Estado) ha emitido décimos por valor de 46.076 millones de euros, según los datos facilitados por la propia empresa, la más rentable del sector público español tras la última oleada de privatizaciones al aportar en 2015 a las arcas públicas 1.619,2 millones en dividendos y otros 763 en impuestos y tasas.

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

El 70% de esa cifra, 32.253 millones de euros, sería la cantidad destinada a premios. Sin embargo, los no pagados en ese periodo por no haber sido vendidos los billetes, o por haber caducado los billetes en los tres meses siguientes al sorteo sin haber sido cobrados, ascienden a 15.445. Es decir, que la cuantía desembolsada en realidad se sitúa en 16.808, el 52,1% de la bolsa teórica, de la que, por otro lado, hay que descontar desde 2013 el 20% de los premios de más de 2.500 euros, que regresa a las arcas públicas vía impuestos. Ese tributo generó en sus tres primeros años de aplicación unos ingresos de 1.166 millones de euros.

“Unas veces vendes más premios que otras”

Según los datos facilitados por Selae, y con la excepción de los sorteos extraordinarios de Navidad y del Niño, que superan el 80% y el 70% de las respectivas emisiones, las ventas no alcanzan a la mitad de los billetes emitidos. Entre 2012 y 2016, los ingresos sumaron 24.147 millones de euros (el 12% se destina a financiar la intendencia del sistema), lo que supone el 52,4% del valor de los décimos impresos.

Sin embargo, lo que podría ser un desequilibrio de alto riesgo por no llegar la recaudación a la mitad del dinero necesario para pagar los premios en juego en los sorteos ordinarios (los de jueves y sábado) resulta, en la práctica, todo lo contrario: ni siquiera con ese descuadre llega Loterías a gastarse en premios, aunque sea por algo menos de un punto porcentual, el 70% de la recaudación anual.

“Al final del año se suele repartir entre el 69,4% y el 70,2% de la recaudación. Unas veces vendes más premios y otras menos”, explica Juan Antonio López, subdirector de Comercialización de Juegos de Selae, que señala que el reparto alcanzó el 72% en el último sorteo de Navidad, en el que el premio acabó en 13 (66.513). “Los números ‘feos’ se venden menos”, explica.

Niño de San Ildefonso extrae una bola del bombo durante un sorteo de la Lotería de Navidad.

Loterías distribuye seis series de cada número para los jueves y diez para los sábados. “Tratamos de ajustar las ventas, especialmente en Navidad, que es en el sorteo que más se juega”, explica López, que adelanta que la cifra pasará de 165 a 170 este año el 22 de diciembre. Este sorteo, que desde 2013 tiene casi 15.000 números más en el bombo al haber ampliado el juego de 85.000 a 99.999, supone más de la mitad de la recaudación anual, con 2.672 millones de 4.976 el año pasado.

20 millones al año en premios olvidados

Llama la atención la elevada cantidad de billetes premiados que sus propietarios no cobran en los tres meses siguientes a los sorteos y que, tras caducar, reducen la partida de gastos de Selae y mejoran su cuenta de resultados.

Entre 2012 y 2016, los premios asociados a décimos caducados ascienden a 96,77 millones de euros, con un pico de 20,75 en 2012 y un valle de 18,46 dos ejercicios más tarde. El grueso de los décimos caducados, 1,88 millones por valor de 20,07 millones de euros el año pasado, se concentran en los sorteos de Navidad (355.576 por 7,11 millones) y del Niño (316.452 por valor de 6,32).

“Caducan alrededor del 1% de los billetes premiados”, explica López, que destaca que el volumen crece en los sorteos navideños, entre otras causas, por el elevado volumen de intercambios que se da en esas fechas.

La caducidad de los billetes se debe más a olvidos y despistes que a su pérdida como consecuencia de accidentes domésticos del tipo de lavaros y centrifugarlos involuntariamente al meterlos en la lavadora olvidados entre la ropa. “Nos van llegando décimos dañados que enviamos al laboratorio de la Fábrica de Moneda y Timbre, donde son recompuestos y después pagados si comprobamos que están premiados”, indica Juan Antonio López.