Publicado: 27.05.2015 17:59 |Actualizado: 27.05.2015 17:59

La patronal pide que el Estado pague el coste de negociar los convenios a empresas y sindicatos

Juan Rosell, presidente de CEOE,  asegura que, de no hacerlo, el diálogo entre empresarios y representantes de los trabajadores podría dejar de existir.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de la CEOE, Juan Rosell, durante su intervención en la jornada organizada para debatir sobre la reforma laboral. EFE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, durante su intervención en la jornada organizada para debatir sobre la reforma laboral. EFE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha afirmado este miércoles que el Estado debería sufragar parte del coste que supone para los empresarios y los sindicatos la negociación colectiva, tanto sectorial como a nivel de empresa. "No tenemos intención de cobrar un euro, todo lo que podamos recibir los vamos a traspasar a los negociadores", ha advertido.


En su intervención en la charla "La reforma laboral como clave de la competitividad de la empresa", ha asegurado con respecto al coste de esta medida que CEOE cuenta con estudios sobre ello y que en su momento se harán públicos, pero ha avanzado que sería una cantidad "ridícula".



Rosell ha explicado que en ocasiones los negociadores necesitan contratar a abogados laboralistas: "¿Eso quién lo paga?"

Durante el desayuno, organizado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), Rosell ha defendido con rotundidad la negociación colectiva. "Creo más en la negociación colectiva que en las reformas laborales; si somos capaces de adaptarla al día a día de las empresa, poca legislación nos hace falta", ha dicho.

Si bien ha dejado claro que este ámbito bipartito necesita una "auditoría" para identificar los puntos que necesitan una modernización, como su excesiva complejidad, la falta de estadísticas fiables o este necesario apoyo económico a los interlocutores.

Con más detalle, Rosell ha explicado que, en ocasiones, se da el caso de que los negociadores, por la complejidad de la legislación laboral, necesitan a abogados laboralistas que les asesoren, tras lo que ha cuestionado: "¿Eso quien lo paga?".

Rosell cree que los negociadores, que en muchos casos superan los 60 años, "se están empezando a desmotivar"

En su opinión, situaciones "prácticas" como esta requieren un mecanismo para que "parte de lo que se cotiza" se destine a sufragar este tipo de gastos que implica la negociación de convenios colectivos. Si esto no ocurre, la negociación colectiva podría dejar de existir, sobre todo en el ámbito de las empresas pequeñas, lo que sería "catastrófico". "Si no se hace, no en un mes ni dos, pero en un año o dos va a explotar", ha llegado a advertir.

Otra de las preocupaciones de Rosell en este ámbito es que "los negociadores se están empezando a desmotivar", porque en muchos casos, a sus 60 o 65 años, vienen negociando lo convenios desde la Transición.