Publicado: 20.10.2015 21:32 |Actualizado: 20.10.2015 21:32

Rajoy saca adelante sus Presupuestos "electoralistas"

El Ejecutivo apenas recibe apoyo a unas escasas enmiendas incluidas en el Senado con correcciones del PP que no logran disipar una tramitación intransigente por parte del ministro Montoro

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se dispone a salir del hemiciclo al finalizar el pleno del Congreso en el que se han aprobado definitivamente los presupuestos generales del Estado para 2016. EFE/Paco Campos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se dispone a salir del hemiciclo al finalizar el pleno del Congreso en el que se han aprobado definitivamente los presupuestos generales del Estado para 2016. EFE/Paco Campos

MADRID.- La aritmética parlamentaria no se diferencia en nada de la aritmética en las matemáticas. En consecuencia, 185 escaños son más que 165 y además, en un conjunto de 350, suponen algunos más de la mitad; es decir, una mayoría absoluta. Con esa sencilla exposición está resumida la historia de la tramitación parlamentaria del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 que ha acabado este martes, un empecinamiento personal del presidente Rajoy antes de disolver las cámaras y convocar elecciones.

Este proyecto es el quinto que ha planteado el Gobierno del PP al parlamento en la legislatura que ahora concluye, un hecho sin precedentes en las legislaturas anteriores desde 1978. Esta ha sido otra consecuencia de la mayoría absoluta de la formación conservadora en ambas cámaras surgida de las últimas elecciones generales en 2011.

El Congreso de los Diputados ha dado luz verde al texto que ha devuelto el Senado, cámara en la que el Gobierno y el PP han admitido la friolera de una docena de enmiendas de las más de 4.000 presentadas por la oposición. Todo un alarde de consenso teniendo en cuenta que en la primera vuelta en las Cámara baja no se admitió ninguna de las miles de modificaciones que plantearon los grupos de la oposición, una circunstancia que no ha tenido precedentes en los cuatro PGE anteriores.



El debate final sobre las cuentas públicas planteadas por el Ejecutivo de Rajoy no pasará a la historia reseñable del diario de sesiones del Congreso de los Diputados. Se han repetido los mismos argumentos escuchados con ocasión del primer debate en la Cámara baja y durante su paso por el Senado. El denominador común lo ha constituido el adjetivo de “electoralista” empleado por parte de la generalidad de los portavoces parlamentarios de la oposición al entender que se han tramitado de forma forzada con vistas a las elecciones generales.

Joan Coscubiela, portavoz de IU, durante su intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados. EFE/ Paco Campos

“Estos presupuestos nacen muertos”, ha resumido el portavoz del grupo parlamentario de La Izquierda Plural, Joan Coscubiela, durante su intervención. Este parlamentario del grupo de izquierdas ha pronosticado que el contenido de las cuentas públicas aprobadas en esa sesión vespertina será modificado por el nuevo Gobierno que surja de las elecciones generales de diciembre.

“Son unos presupuestos caducados, como la película `Los otros´ de Amenábar”, ha dicho el portavoz socialista, Antonio Hernando, quien ha recordado que sus cifras han recibido la crítica del colegio de comisarios de la Unión Europea antes incluso de ser aprobados. También ha denunciado que los PGE se han elaborado “con bases de datos ficticias al haberse presentado en pleno mes de agosto por lo que deberán ser modificados por el nuevo Gobierno para dar credibilidad a la economía española”.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, durante su intervención en el pleno del Congreso que ha aprobado los Presupuestos  para 2016. EFE/Paco Campos

En su opinión ha afirmado que “la única forma de cuadrar las cifras de este proyecto de presupuestos ha sido a martillazos con el único propósito de presentarse ante las elecciones con unos PGE para 2016 aprobados”. El portavoz socialista ha recordado que el Gobierno de Rajoy inició la legislatura “retrasando los presupuestos para 2012 hasta después de la celebración de las elecciones andaluzas, con críticas de la Comisión Europea, y la acaban adelantando unos PGE desautorizados también por Bruselas. Pero de la derrota electoral no les van a librar ni la caridad de sus propios electores, que están hartos de sus mentiras y de la corrupción”.

El portavoz popular, Rafael Hernando, ha defendido los PGE “porque son el reflejo del éxito de España para salir de la crisis”. “El año 2016 va a ser el año de la consolidación del crecimiento de la economía española siempre y cuando el PP gane las elecciones”, ha afirmado con énfasis el parlamentario conservador, todo ello “bajando los impuestos y aumentando las prestaciones sociales”.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, durante el pleno del Congreso que ha aprobado los Presupuestos para 2016. EFE/Paco Campos

De forma irónica ha asegurado que estos PGE están sometidos en el futuro inmediato “a unos cuantos riesgos como el que suponen los gurús que enseñan economía en dos tardes o apoyan en ayuntamientos a quienes proclaman aumentar el déficit de las cuentas públicas”. “Con estos PGE van a pagar impuestos las empresas del Ibex, esas a las que ustedes – en alusión a la bancada socialista – les dieron exenciones para que no pagaran nada a la Hacienda pública”, ha afirmado.

Antes de regresar a su escaño el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Critóbal Montoro, le ha felicitado efusivamente por su intervención poniéndose en pié en su escaño con el puño cerrado y el pulgar levantado, un gesto que la bancada popular ha celebrado con una larga salva de aplausos con muchos parlamentarios puestos en pie. Rajoy no ha estado presente en la votación, pero sí la vicepresidenta Sáenz de Santamaría.