Público
Público

Las rentas más altas pagan un 14% menos en el IRPF con la reforma fiscal de Rajoy

El 64% de los contribuyentes declaran ingresos por debajo de los  21.000 euros anuales, y sólo un 0,04% gana más de 600.000 euros 

Publicidad
Media: 4
Votos: 8

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados. EFE

La reforma fiscal que entró en vigor en 2015 supuso un notable ahorro de impuestos para las rentas más altas, según muestran los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria, correspondientes, precisamente, a ese ejercicio.

Ese año, los más de siete mil contribuyentes que declararon ingresos superiores a los 600.00 euros anuales (el tramos más alto de los rendimientos del trabajo) pagaron a Hacienda una media de 180.590 euros por declarante, un 14% menos que antes de la rebaja de impuestos puesta en marcha por Rajoy en dos tramos (en julio de 2015 y en enero de 2016). En 2014, la tributación media de las rentas más altas fue de 209.849 euros.

Las rentas altas pagaron por IRPF en 2015 menos incluso que antes de la crisis. En el ejercicio de 2007, la factura fiscal de los ingresos superiores a los 600.000 euros fue, de media, de 190.451 euros, según las estadísticas del impuesto de la Agencia Tributaria. 

La estadística de Hacienda, revela, además, que el número de declarantes de rentas más altas aumentó en 2015 un 34% respecto al ejercicio anterior,  al pasar de 5.394 contribuyentes a 7.249 contribuyentes. Son, no obstante, menos de los que había anter de la crisis: en 2007, eran 10.580 personas. contribuentes declararoin rendimientos rendimientos, de más de 600.000 euros al año

Los que más gana son el 0,04% de los 19.480.560 contribuyentes que presentaron su declaración del IRPF ese año, un 0,62% más que el ejercicio anterior.

Unos 3,1 millones de contribuyentes (el 16,3%) declararon entre 1.500 y 6.000 euros anuales en rentas del trabajo y otros 2,3 millones (el 12,1%) entre 6.000 y 12.000 euros. Entre los 12.000 euros y los 21.000 euros se situaron 7,84 millones de contribuyentes, el 40,2% del total.

De esta forma, el 64,3% de las liquidaciones del IRPF del año 2015 se correspondió con rentas del trabajo de hasta 21.000 euros, con un total de 11,85 millones de contribuyentes. 

A partir de esta franja, el número de contribuyentes empieza a descender, con algo más de tres millones en el tramo de entre 21.000 y 30.000 euros (el 15,8% del total) y 3,18 millones entre 30.000 y 60.000 euros anuales (el 16,4% de todas las declaraciones y un 12% más).

Solo 605.835 declarantes consignaron rentas del trabajo de entre 60.000 y 150.000 euros al año, apenas el 3,2% de todas las liquidaciones, mientras que cae a 74.820 el número de contribuyentes pertenecientes al tramo de declaración de entre 150.000 y 600.000 euros, el 0,4% del total.