Público
Público

Resultados Credit Suisse despedirá a 5.500 empleados tras perder 2.285 millones en 2016

La entidad helvética concluye su ejercicio en números rojos por segundo año consecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La bandera suiza en la sede del banco Credit Suisse, en la laza Federal de Berna. REUTERS/Ruben Sprich

Credit Suisse registró una pérdida neta de 2.440 millones de francos suizos (2.430 millones de dólares) en 2016, su segundo año consecutivo en números rojos, y dijo que examinaba alternativas a la planeada salida a bolsa de su negocio en Suiza. Con apenas año y medio en el cargo, el consejero delegado Tidjane Thiam ha al segundo banco suizo más hacia la banca privada y menos hacia la banca de inversión.

El banco también recortó 7.250 puestos de trabajo netos en 2016 mientras el banco busca rebajar costes en miles de millones de dólares y dijo que los despidos continuarán en 2017. "Nos estamos fijando ahora un objetivo de entre 5.500 y 6.500 en 2017", dijo el director financiero David Mathers en una teleconferencia con analistas.

El banco no especificó dónde recaerían estos recortes adicionales, aunque dijo que incluirían a contratistas, consultores y empleados.

Credit Suisse reiteró sus planes para sacar a bolsa entre el 20% y el 30% de su negocio suizo y dijo que esta operación dependería de las condiciones del mercado y de su aprobación por parte del consejo de administración. "Así que continuaremos como estaba previsto con nuestros preparativos para una salida a bolsa en la segunda mitad de 2017", dijo Thiam a los analistas.

Las oficinas del banco suizo Credit Suisse en Milán. REUTERS/Stefano Rellandini

"Dicho esto, también vamos a seguir analizando la evolución de nuestro entorno regulatorio, que es clave para esto y como siempre hacemos examinar continuamente una amplia gama de opciones para determinar si hay maneras de llegar a un resultado más atractivo para nuestros accionistas en términos de riesgo/rentabilidad", añadió.

En el cuarto trimestre, Credit Suisse contabilizó una pérdida neta de 2.350 millones de francos, principalmente por una carga de unos 2.000 millones de dólares para liquidar demandas en Estados Unidos por haber presuntamente confundido a los inversores en la comercialización de titulizaciones de hipotecas antes de la crisis financiera de 2008.

La media de estimaciones de un sondeo entre analistas realizado por Reuters apuntaba a una pérdida neta trimestral de 2.010 millones de francos.

No obstante, Credit Suisse propuso mantener el dividendo en los 0,70 francos por acción, en línea con las expectativas del mercado.