Público
Público

Rumbo a Fráncfort La vicepresidencia de Guindos en el BCE no saldrá gratis

La Eurocámara no pondrá fácil la designación del ministro español. Tres grupos ya han expresado abiertamente su oposición a la nominación, que podría acabar con un halcón alemán al mando de la política monetaria de la Eurozona

Publicidad
Media: 3.70
Votos: 30

El ministro de Economía, Luis de Guindos, atiende a los medios de comunicación tras su designación para ocupar la Vicepresidencia del BCE. EFE/ Olivier Hoslet

La vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE) para el ministro de Economía, Luis de Guindos, tiene un precio: España apoyaría la candidatura del halcón alemán Jens Weidmann para suceder a Mario Draghi al frente de la autoridad monetaria de la Eurozona.

Guindos no ha necesitado ni tan siquiera someterse el voto del Eurogrupo. España había atado apoyos suficientes a su candidatura, a pesar de las críticas, e Irlanda ha optado por retirar a su candidato para asegurar una opción de consenso. Y los Estados miembros de la Eurozona han respaldado sin fisuras la nominación de Guindos a la vicepresidencia del Banco Central Europeo, que estaba cerrada, tras abandonar Philip Lane la carrera.

Pero el puesto saldrá caro y para lograrlo, el ministro tendrá que enfrentarse de nuevo además a un Parlamento Europeo en el que al menos tres grupos ya han confirmado su oposición a la candidatura española.

España lleva meses jugando sus cartas. El gobierno español habría prometido a Alemania su apoyo a la candidatura del actual jefe del Bundesbank, Jens Weidmann, para la presidencia que a día de hoy ostenta el italiano Mario Draghi. Weidmann, es conocido como el “halcón” en el corazón del Banco Central Europeo, que se opuso a las políticas de estímulo que trataban de evitar la caída del euro. Aunque precisamente ese tipo de posiciones y sus críticas públicas a la institución le han valido la reprobación de muchos de sus colegas.

El acuerdo germano-español, ha asegurado en declaraciones a Público Miguel Urbán, “deja vía libre a la Gran Coalición en Alemania, pues el SPD podría quedarse con el ministerio de Economía una vez se han asegurado los conservadores el control sobre Francfort”.

Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV y miembro de la Comisión parlamentaria para Asuntos Económicos y Monetarios, coincide con este análisis. “El acuerdo entre España y Alemania para situar a de Guindos en la vicepresidencia a cambio de dar apoyo al halcón neoliberal Weidman en la presidencia es un muy mal acuerdo para España”, ha subrayado.

Cuatro de los seis puestos del ejecutivo del Banco Central Europeo quedan vacantes en los próximos dos años. La vicepresidencia era el primero y los Estados han empezado a posicionar a sus candidatos. Hay una regla no escrita que dice que todos los Estados con peso en la Eurozona deben estar representados en el órgano de gobierno del BCE. España no lo estaba. Pero Irlanda es el único miembro fundador de la Eurozona que no ha tenido un puesto hasta ahora. Y parece impensable que pesos pesados como Alemania o Francia se queden fuera.

“Es el enésimo ejemplo del cambio de cromos y sillones a puerta cerrada y sin control democrático”

Los diecinueve han empezado a hacer nombramientos estratégicos en sus bancos centrales. Suenan en las quinielas nombres de peso como la actual directora de Fondo Monetario Internacional, la francesa Christine Lagarde o el excomisario de Economía finlandés Olli Rehn. Y hoy Irlanda, nada más retirar a Philip Lane la carrera, ha aprovechado para subrayar las cualidades de su candidato para un futuro puesto en el Banco Central Europeo.

Para Miguel Urbán, este es “el enésimo ejemplo del intercambio de cromos y sillones a puerta cerrada y sin ningún control democrático”. Otra muestra más, ha subrayado el portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo, “del gobierno en la sombra que opera en la UE”.

La oposición del Parlamento Europeo

Luis de Guindos se enfrentó el pasado miércoles a una audiencia informal, a puerta cerrada, con apenas una decena de miembros de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo. Y el ministro no salió muy bien parado. Los eurodiputados consideraron más convincente la presentación del irlandés, Philip Lane, y algunos grupos cuestionaron su candidatura.

Guindos va a tener que volver a enfrentarse a esta comisión la semana que viene y no parece que la situación haya cambiado. Ni los Verdes, ni la Izquierda Unitaria ni los Social Demócratas apoyarán la candidatura de Luis de Guindos.

Para los Verdes, el nombramiento de Guindos como candidato a la presidencia del Banco Central Europeo “es una mala noticia”. Los Social-demócratas consideran a Philip Lane mejor candidato. Y a la Izquierda Unitaria tampoco le entusiasme el nombramiento.

Para los eurodiputados socialdemócratas, la opción de Guindos plantea series cuestiones. "Habiendo sido ministro de España desde 2011, su nombramiento podría crear un conflicto de interés y socavar la independencia del BCE”, apuntan. Subrayan además que Lane, al contrario que el ministro, “tiene todas las cualificaciones y la experiencia que se necesitan”.

En representación de los Verdes, Ernest Urtasun ha advertido que propondrán “hacer un dictamen negativo del candidato” al resto de grupos en la comparecencia. Y aunque la Izquierda Unitaria no ha emitido un comunicado como grupo, tanto Izquierda Unida como Podemos, miembros del mismo, aseguran que su voto en la comisión será también contrario a la nominación de Guindos. “El señor de Lehman Brothers, el de las puertas giratorias, el del rescate bancario que no nos iba a costar un euro y el de las autopistas, no está capacitado para ocupar un puesto en el BCE por la simple razón de que no va a actuar pensando en la mayoría", ha denunciado Marina Albiol, portavoz de IU en el Parlamento Europeo.

Tanto Luis de Guindos como Philip Lane eran candidatos de gobiernos liderados por partidos miembros del grupo Popular Europeo que, por supuesto, ha celebrado la nominación de Guindos para el puesto. Ni los Conservadores y Reformistas ni los Liberales de ALDE se han pronunciado abiertamente sobre la nominación del ministro por el momento.

La oposición a la candidatura de Luis de Guindos es importante políticamente. Sin embargo, la opinión del Parlamento Europeo es méramente consultiva. “Hace falta reformar el método de elección para figuras como la de los miembros del comité ejecutivo del BCE y asegurar que personas que ostentarán cargos de tanta responsabilidad sean elegidos por el Parlamento Europeo a través de un proceso en plena transparencia”, ha sentenciado Urtasun.