El ‘bullying’ también tiene género

Un estudio de la Universidad de Huelva concluye que la violencia machista empieza en el aula 

OLIVIA CARBALLAR Sevilla 06/06/2008 20:41 Actualizado: 07/06/2008 11:21

5 Comentarios

 

Media: 5

Votos: 1

Elvira, de 11 años, representa en este dibujo cómo percible la violencia de género.

Elvira, de 11 años, representa en este dibujo cómo percible la violencia de género.

Un hombre amenaza con matar a su mujer cuando le recrimina que no ha recogido la ropa. Un matrimonio se pelea en presencia de sus hijos, que observan la escena llorando. Una pareja se lanza insultos entre gritos... Podría ser real, pero esta vez, afortunadamente, son dibujos. Así perciben Elvira, de 11 años, Laura, de 10, y Emilia, de 9, la lacra machista. Una lacra que comienza en la escuela, a veces disfrazada de bullying –acoso escolar–, y que revela que la violencia tiene género, según un estudio de la Universidad de Huelva.  

La investigación, titulada Análisis de la violencia hacia las niñas en la escuela primaria, revela que la mayoría de los agresores son niños y la mayor parte de las víctimas, niñas. “En las entrevistas en profundidad hemos comprobado que ellas van asumiendo desde niñas el rol de víctimas, tienen que ser sumisas; mientras que los niños, ante un problema, responden: pego a quien sea”, explica Emilia Moreno Sánchez, directora del trabajo.

Hay casos, muy contados, en los que ellas son las agresoras. “Aquí el rol que asumen las niñas es masculino, responden mediante la fuerza”, aclara. Y concluye: “El bullying, por tanto, también tiene género”.

La responsabilidad familiar

¿Cuáles son las causas de que la violencia germine en la escuela? La familia asume la mayor responsabilidad. “Los niños más violentos y las niñas más sumisas suelen provenir de hogares desestructurados”, afirma la directora del estudio, centrado en una muestra de primero a sexto de primaria en Huelva extrapolable a toda España.  

Los medios de comunicación

La influencia de los medios de comunicación es también indiscutible. Según la investigación, los dibujos animados preferidos de los niños son Los Simpson, Doraimon y Shin Chan. Y ven, por ejemplo, que el padre de Shin Chan, que llega borracho a casa, trata como un ser inferior a su madre. O que Homer agarra por el cuello a Bart de forma violenta. “Los niños aprenden que para lograr lo que quieren, tienen que pegar al otro y esto es lo que tiene que evitar la familia”, aclara la profesora.

¿Cómo? Sánchez Moreno es consciente de que los padres no pueden controlar todo lo que ven sus hijos: “Pero sí pueden compartir algunos momentos con ellos, haciéndoles ver que lo que hace Bart son barbaridades”, remacha.

En este contexto, el grupo de investigación cree fundamental una asignatura como Educación para la Ciudadanía (EpC): “Educar para formar a la ciudadanía obliga a incluir la perspectiva de género en la educación y cuestionar las construcciones culturales, sociales e históricas que determinan lo masculino y lo femenino. Estas construcciones asimétricas establecen las relaciones de poder dando lugar a la subordinación y la discriminación de la población femenina”, escribe Emilia Moreno, junto al profesor Enrique Vélez González, en un artículo publicado por la Red de Investigación Acción Colaborativa.

La tercera sentencia andaluza contra EpC anula expresiones que hacen referencia a la discriminación por razón “de género” en vez de la constitucional “de sexo”. Pero, ¿qué ocurre con la violencia de género?, ¿es también inconstitucional hablar de ella en la escuela? A tenor del estudio, no sólo se ajusta a la ley sino que es más necesario que nunca. “Para evitar situaciones violentas en los hombres, hay que empezar por educar a los niños y tratar de no relativizar situaciones conflictivas alegando que son cosas de niños”, sentencia la profesora. La violencia machista, desde luego, no lo es.

Las nuevas tecnologías crean el ‘observador'

Internet y los móviles
Las primeras conclusiones del estudio elaborado por el Departamento de Educación de la Universidad de Huelva revelan también la influencia de las nuevas tecnologías. Internet y los teléfonos móviles con cámaras han creado una nueva figura: el observador. Se trata, según la profesora Moreno, de un espectador que prefiere mantenerse al margen del conflicto pero que, en algunos casos, su función es jalear.

Inmigración
El grupo de investigación también ha centrado una parte del trabajo en el estudio de la interculturalidad. Según los testimonios de los niños, no existe una relación -ni directa, ni indirecta- entre inmigración y violencia. "La investigación no ha encontrado señales de racismo ni de xenofobia", señala la profesora Emilia Moreno.

PUBLICIDAD

  • Humanista
    #1 Vota Vota

    -5 i Humanista 06-06-2008 21:43

    Existe una crisis generalizada de valores, lo preocupante no es que alguien acose a su compañero sino que los demás le rien como borregos las gracias sin excepción, creanme soy profesor y hay mucha hipocresía al respecto. Estamos creando una generación de rebañegos indolentes, o incapaces de ponerse en el lugar del otro, y eso no es bueno, hace falta plantearse ciertas cuestiones acerca de la educación de nuestros hijos

  • es importante saber si esto es as siempre

    pues sería muy interesante saber si esto es cierto en toda España (y solo por curiosidad, que es lo que ocurre en los colegios solo "de niñas"). Si este estudio fuese cierto, sería un paso para solucionar el problema, el saberlo.

  • anasap www.anasap.org
    #3 Vota Vota

    0 i anasap www.anasap.org 08-06-2008 11:45

    En la provinvia de Huelva se divorcian más de la mitad de los que se casan. Los Juzgados conceden la custodia a las madres en un 97%. Las madres son las que "educan" a esos niños varones "pegones". No ha observado este detalle la Universidad de Huelva en su estudio, parece.

  • Meletti
    #4 Vota Vota

    0 i Meletti 09-06-2008 19:56

    Es importante resaltar de este estudio que no todo se resume a que son "pegones". La violencia tiene muchas formas y en los niños, aunque no nos demos cuenta, se materializa de manera distinta a como se manifiesta en los adultos. El trabajo conjunto escuela-familia es fundamental en la educación del futuro y en la del presente, un binomio que muy pocas veces se lleva a cabo por falta de interés más bien de los otros que de los unos. http://cafemeletti.wordpress.com

  • Melani
    #5 Vota Vota

    0 i Melani 30-10-2008 20:31

    Yo creo que en el tema del "bullying" deben intervenir tanto la escuela como la familia. Por un lado, la familia tiene un papel muy relevante, ya que es la primera toma de contacto con el niño y quien le debe educar desde los primeros años; por otro lado, la escuela también tiene mucha importancia, ya que en el tema del acoso escolar los profesores son los responsables de tomar medidas y ponerle fin a esta situación, aunque muy pocas veces decidan involucrarse en este tema. Respecto lo dicho anteriormente sobre que el bullying también tiene género, creo que en la mayoría de casos los niños son los agresores y las niñas las agredidas, ya sea por el carácter diferente que tengan de las niñas, por la experiencia vivida(el padre maltrata a la madre), por los programas que tienen elementos de agresividad...Muy pocas veces las niñas son las que agreden, será porque son más débiles, más tranquilas,etc., aunque hayan casos que sean todo lo contrario. Como conclusión, opino que cuando se detecta bullying en la escuela hacia un/a niño/a el docente es el que ha de intervenir y hacerlo llegar a la familia, para que entre todos se pueda solucionar el problema.

No se admiten más comentarios en esta noticia