Público
Público

Aguirre anuncia que sindicatos y dirección de Metro vuelven a negociar

Lo primero que se pondrá sobre la mesa son los servicios mínimos para los paros convocados en las próximas semanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El último envite en la partida por un metro que juegan a cara de perro sindicatos y Comunidad de Madrid vino de parte de los últimos: estudian si quitar un 5% de las nómina en junio y julio.

No obstante, en el tira y afloja todos se muestran dispuestos a sentarse a negociar, aunque los del Gobierno de Aguirre ponen como condición que se desconvoquen los paros y los trabajadores del metro quieren ver antes una señal: no se deben tomar represalias por el caos sembrado en Madrid y el recorte en el gasto puede buscarse lejos del bolsillo de los trabajadores.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dado un paso al frente después de su cerrazón y ha anunciado que la dirección de Metro y los sindicatos han vuelto a negociar para intentar llegar a un acuerdo de reducción de costes en la empresa.

Al margen de un acto en la Cámara de Comercio, Aguirre ha dicho a la prensa que esta mañana sindicatos y empresa han recuperado la negociación que, en primer lugar, gira en torno a establecer los servicios mínimos para los paros convocados en el suburbano en diferentes días de las dos próximas semanas.

Si no hay acuerdo los servicios mínimos los fijará la 'autoridad competente' La presidenta regional ha recordado que si no hubiera acuerdo en los servicios mínimos, los fijaría la 'autoridad competente' y ha añadido que la reunión seguirá esta tarde para hablar acerca de la reducción de costes que se aplicaría al capítulo de gastos de personal.

Fuentes de la Consejería de Transportes han asegurado que esta tarde directivos de Metro de Madrid y Comité de Huelga buscarán una alternativa a la reducción de gastos de personal de la empresa, tal y como aprobó el pasado 28 de junio la Asamblea de Madrid en una disposición adicional.

La reunión se produce después de que el sindicato Solidaridad Obrera comunicara de manera oficial durante la mañana de hoy a la dirección de la empresa la desconvocatoria de huelga indefinida que había fijado desde el pasado 1 de julio.

Esperanza Aguirre ha subrayado 'la voluntad de diálogo y de negociación' que - ha añadido- ha estado siempre patente tanto en Metro como en la Comunidad de Madrid y se ha alegrado de que también la tengan los sindicatos en este momento.

Las asambleas de trabajadores de Metro - con una plantilla de 7.500 personas - decidieron ayer desconvocar la huelga para abrir la puerta a la negociación, aunque en caso de no llegar a ningún acuerdo con la empresa en estos días podrían recuperar los paros a partir del día 13 de julio.

Aguirre ha vuelto a subrayar que con el recorte adapta el 'tijeretazo' decretado por el Gobierno Central, olvidando que la propuesta del Ejecutivo  no contempla la reducción de salarios en empresas públicas  porque no es legal.

En el caso de Metro el convenio colectivo recienteente firmado permite revisar esa disminución en el capítulo uno, dedicado a puntos como formación y ayudas sociales.

'Esa es la negociación (de ese capítulo) que a nosotros nos hubiera gustado que hubiera tenido lugar antes de estas convocatorias de huelga' ha dicho Aguirre, que ha mostrado su satisfacción porque 'por fin las partes se hayan sentado a dialogar sobre este punto concreto'.

El vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, también ha remarcado que que Metro de Madrid 'siempre' está abierto al diálogo con los representantes de los trabajadores de la compañía pero 'dentro del cumplimiento de la ley'.

'Lo importante es llegar a un acuerdo cuanto antes en el marco de la ley y hay un decreto ley del Gobierno que establece la obligaoriedad para todo el conjunto de los trabajadores del sector público de reducir las retribuciones del 5% dentro de las medidas que está tomando nuestro país para hacer frente a la situación de crisis', ha apuntado.

A su juicio, 'no hay ninguna razón' que justifique que los trabajadores de Metro no se vean afectados cuando lo está 'todo el mundo', entre otros, policía, médicos, enfermeros y jueces.