Público
Público

La Audiencia rechaza la extradición de Falciani a Suiza

El exinformático del HSBC queda libre, sin medidas cautelares, ya que la resolución es firme y vinculante para el Gobierno español

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

La Audiencia Nacional ha rechazado la entrega a Suiza del exinformático del banco HSBC de Ginebra Hervé Falciani, acusado por el país helvético de robar y comerciar con datos fiscales de 130.000 evasores. La decisión del tribunal supone el levantamiento de las medidas cautelares, como la presentación cada tres días en una comisaría de policía, que pesaban sobre Falciani tras quedar en libertad condicional el pasado mes de diciembre. La resolución es firme y vinculante para el Gobierno español.

El tribunal, de acuerdo con la Fiscalía, que se opuso a la entrega de Falciani, deniega la extradición por falta de doble incriminación, es decir, que lo que se le imputa Suiza no está tipificado en España, en el caso de los delitos de violación del secreto bancario y espionaje financiero.

Respecto a los otros dos delitos de los que Suiza acusaba al informático, relevación de secretos comerciales del banco y protección a la intimidad de los clientes, la Audiencia señala que sí son perseguibles en España, pero añade que no pueden amparar actividades sospechosas de ilegalidad.

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia señala que la información que facilitó Falciani 'se refiere a actividades sospechosas de ilegalidad, incluso constitutivas de infracciones penales, que de ninguna manera es susceptible de legítima protección'. El auto también recalca que 'en nuestro ordenamiento no existe una protección penal específica del secreto bancario como tal, y menos tratando su quebrantamiento como un mero delito formal'.

En relación al delito de espionaje financiero, los jueces entienden que Suiza está protegiendo un interés jurídico propio frente a los de otros estados, dotando al precepto de un innegable carácter político que no puede servir de base a una petición de extradición. El tribunal recoge en la resolución la reciente sanción al banco HSBC y una sentencia del Supremo que confirma otra sanción a su filial española para reflejar que en el momento en que ocurrieron los hechos hay evidencias de que existían políticas de empresa en la entidad de actuaciones gravemente irregulares y que, con la colaboración de Falciani, se han desvelado y se siguen desvelando, tanto en España como en otros estados.

Insiste el tribunal en la 'permisividad o complacencia de facto' del HSBC  en 'actividades delictivas de defraudación tributaria, blanqueo de capitales, e incluso de financiación del terrorismo', lo que ha determinado 'la apertura de investigaciones o incluso la instauración de procedimientos penales'.

En ese sentido, el tribunal resalta que el exsecretario de Estado de Hacienda Carlos Ocaña puso de manifiesto en la vista de extradición, el pasado 15 de abril, que la información facilitada por Falciani había permitido la mayor regularización fiscal de la historia de España (en la que se recuperaron casi 300 millones de euros). Del mismo modo, el fiscal francés Eric de Montgolfier puso de manifiesto en la vista la colaboración con su país del exinformático franco-italiano, nacido en Mónaco hace 41 años.

Los jueces españoles creen que esa colaboración eficaz del exempleado del HSBC con las autoridades de varios países evidencian una actitud 'en la que no cabe apreciar móviles económicos o espurios'. Respecto a la imputación suiza de que Falciani ofreció los datos robados al banco ginebrino a una entidad bancaria en Suiza, a cambio de dinero, la Audiencia la rechaza por confusa e inconsistente., aparte de negada por el implicado, que señaló que en realidad quería lanzar una alerta sobre las irregularidades practicadas en el banco para que el que trabajaba.

La Sala señala que no cuestiona la labor general de control de las autoridades suizas sobre los bancos de su país  --que hace admisible aunque no legítimo en el ámbito internacional al secreto bancario suizo--, sino que ha tenido en cuenta una posible falta de control de facto sobre el HSBC ginebrino y sus consecuencias negativas.

El pasado 17 de diciembre, la Audiencia Nacional dejó libre a Falciani aunque con la obligación de comparecer cada tres días en la comisaría de Policía más cercana a su domicilio, la prohibición de abandonar España --con entrega del pasaporte-- y con deber de establecer su domicilio permanentemente en España y comunicar cualquier cambio del mismo. También le imponía que facilitase un número de teléfono de localización permanente.

Desde hoy todas esas medidas cautelares desaparecen, y Falciani está libre sin condiciones. Había sido detenido en julio de 2012 en Barcelona en virtud de una orden internacional emitida por Suiza, y desde entonces y hasta diciembre estuvo en prisión.