Público
Público

Badia del Vallès, los matices del municipio menos independentista de Catalunya

Aunque las formaciones partidarias de la unidad de España arrasaron en la localidad el 21-D, el independentismo viene ganando terreno en los últimos años y tanto en el 1-O como en los comicios al Parlament superó los 1.500 votos .

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Vista de la localidad de Badia del Vallès (Barcelona)

Si nos ceñimos a los resultados de las elecciones del 21 de diciembre se puede concluir que Badia del Vallès es el municipio menos independentista de Catalunya. Y, al mismo tiempo, el tercero con un mayor peso de los partidos que defendieron la aplicación del artículo 155, es decir, Ciudadanos, PP y PSC.

Ahora bien, tras ese titular hay matices, muchos matices. Como ahora, que es uno de los ejemplos más paradigmáticos del crecimiento experimentado por el independentismo en buena parte del área metropolitana de Barcelona, ​​tradicionalmente una de las zonas del Principado donde ha obtenido peores resultados.

Sumados, ERC, Junts per Catalunya y la CUP recibieron 1.522 votos el 21-D, el 18,34% de los votos en la ciudad, lo que supone 3,7 puntos y 415 sufragios más que los obtenidos por la suma de los anticapitalistas y Juntos por Sí el 27 de septiembre de 2015.

ERC, por ejemplo, se convirtió en la tercera opción con más apoyo al municipio, con 963 votos (lejos de los 3.528 de Ciudadanos y los 1.949 del PSC). La cifra puede parecer modesta, pero supone triplicar sus mejores resultados en unas autonómicas, los 305 votos del 2003. Los republicanos, de hecho, nunca han tenido ningún concejal en Badía y su techo en unos comicios locales le marcaron en 2015, con 223 votos, el 4%. Junto con Ciudadanos, otra formación que nunca ha tenido ningún edil en el consistorio, Esquerra puede considerarse la principal triunfadora del 21-D en el muncipio.

Todo lo demás retrocedieron, también el PSC, que hasta ahora se había impuesto en todas las citas electorales y que gobierna desde 1995. Pero qué hay detrás de las cifras?

Los 13.500 habitantes de Badia del Vallès se reparten en los 200 bloques de pisos, originariamente de protección oficial, que hay concentrados en menos de un kilómetro cuadrado de superficie. Sólo Sant Hipòlit de Voltregà dispone de menos espacio.

Bahía es uno de los municipios más jóvenes de Catalunya. Bautizado inicialmente como Ciudad Badia, surgió la década de los setenta como paradigma de barrio dormitorio y durante dos décadas fue un núcleo gestionado conjuntamente por Barberà y Cerdanyola, hasta que en 1994 obtuvo la independencia y adoptó el nombre actual.
Su escasa superficie le ha limitado históricamente las posibilidades de desarrollo económico y no cuenta con industria. Históricamente infrafinanciado, Bahía subsiste gracias a una subvención anual de la Generalidad que, con todo, no le permite cubrir todas las inversiones municipales. Su retrato se completa con una tasa de paro permanentemente superior a la media catalana, una renta familiar disponible claramente por debajo y un poso de lucha vecinal en sus iniciales para conseguir servicios públicos.

"La independencia se gana en el área metropolitana"

Varias banderas destacan los balcones de uno de los grandes bloques ubicados en la Avenida de Burgos, uno de los principales calles de Bahía. Y sí, hay españolas. Pero también hay banderas y alguna estrellada. Ahora bien, la enseña con más presencia es amarilla y con un mensaje de denuncia de inequívoco contenido social: "En Bahía no queremos amianto". No es de ningún partido, sino una campaña de la Asociación de Vecinos. "Bahía no es tan españolista como se puede pensar", subraya Teresa Carceller, una de las cinco concejalas de la Alternativa de Izquierdas por Bahía (AEB), la histórica formación municipalista que actualmente encabeza la oposición en el Ayuntamiento.

Un edificio de viviendas en Badia del Vallès, con pancartas Contra el amianto, algunas banderas españolas, y una estelada. M.F.

La composición del pleno local ofrece un retrato bastante diferente del obtenido el 21-D: el PSC es la primera fuerza con ocho concejales, seguido de la AEB, con cinco; Bahía en Común tiene dos, después de que una de las concejalas obtenidas en las elecciones de 2015 pasara a ser no adscrita; y el PP tiene uno. Ni ERC, que recibió el 4% de los votos, ni CiU, que no llegó al 2%, tienen presencia.

El jefe de la oposición municipal, Quim Duran (AEB), subraya que el elevado voto españolista en la localidad sigue parámetros similares al de buena parte del área metropolitana de Barcelona: "Es el voto de una población que no tiene la necesidad específica de vivir en catalán, que fundamentalmente se informa por canales como Tele 5, Antena 3, Cuatro y la Sexta y que ha optado mayoritariamente por C 's por entender que es quien mejor defiende que Catalunya continúe dentro de España y, a la vez , permite votar contra el PP ".

Tanto Duran como Carceller, que reciben Público en el local de la AEB (situado en los bajos de uno de los bloques de la Avenida de Burgos), coinciden en definir el voto independentista como un "voto crítico", muy vinculado a una "conciencia democrática "que también apareció durante el referéndum del 1 de octubre.

"Hay que picar piedra y implicarse en todas las luchas"

Si partimos de la base que el independentismo necesita ganar apoyo en municipios como Bahía para superar el 50% de los votos, Quim Duran considera clave que las formaciones y las entidades partidarias de la ruptura "piquen piedra, vengan al territorio y estén implicadas en todas las luchas, no limitarse a venir sólo cuando hay elecciones ".

Teresa Carceller añade que, al menos hasta ahora, partidos como ERC o el PDECat "no trabajan sobre el terreno, no se implican en el día a día del territorio". "Si quieres llegar a la gente, aquí tienes que participar en la luchas del CAP, del amianto, en defensa de la escuela pública, ...", remata Duran.

Para Roberto Castillo, más allá de la dinámica nacional, parte del crecimiento de ERC se explica porque "ahora nos dejamos ver más, actuamos más socialmente y eso se transmite, se ve y suma. Yo, por ejemplo, formo parte de la comisión del amianto y colaboro con varias asociaciones, mientras que personas del ANC participan en otros espacios ".

La asamblea de la ANC es conjunta para Badia y Barberà. Según Quim Duran, consciente de que no hay ninguna receta mágica para aumentar significativamente el apoyo a la independencia, hay que ir más allá de la visión de una "independencia express" que se ha visto que no se puede tener y eso pasa por " organización, organización y organización ". "Hay gente implicada políticamente para intentar cambiar la situación, pero la realidad es que cuesta encontrar que den el paso. En cierto modo, históricamente el PSC se ha encargado de dormirse y desactivar la desmovilización", apunta.

Siempre que no haya una repetición de las elecciones catalanas, la próxima cita con las urnas serán los comicios locales de 2019 y probablemente el retrato volverá a ser bastante diferente del 21-D, con una mayor fuerza del PSC y, seguramente, una menor presencia de C 's. Habrá que ver si la AEB conserva o aglutina más voto de la izquierda crítica y si, finalmente, ERC obtiene presencia en el consistorio por primera vez en la historia de Bahía. Pero esto, en cualquier caso, ya será otro capítulo.