Público
Público

Camps: "A mí el presidente Rajoy me llama Paco, no Francisco"

El president alardea en Les Corts del apoyo de su partido a pesar de que aún no hay fecha para su designación como candidato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Señor presidente, viene usted aquí muy sobrado'. El comentario, hecho por el portavoz del grupo Compromís Enric Morera, resume la comparecencia que Francisco Camps hizo ayer en Les Corts valencianas. El president iba 'sobrado' y por eso se permitió no contestar a ninguna de las preguntas que la oposición le hizo sobre su presunta implicación en el caso Gürtel. A cambio, recordó varias veces que tiene el apoyo de su partido e invocó los sondeos para asegurar que seguirá gobernando el País Valencià.

'A mí el presidente Rajoy me llama Paco, no Francisco, y yo a don Mariano Rajoy le llamo presidente'. Con esta frase y otras semejantes, el líder valenciano insistió varias veces en que tiene el respaldo del PP, después de varios días en los que la cúpula de su partido le ha apoyado en público pero se ha resistido a poner fecha para su proclamación como candidato. 'Me voy a presentar con el respaldo de todo mi grupo, del Partido Popular a la Comunidad Valenciana y del PP de España', insistió.

En el aire quedó la explicación que Morera lanzó sobre el apoyo de Rajoy a Camps a pesar de los indicios de corrupción. Afirmó que el jefe de la oposición tiene una 'hipoteca' con Camps porque este le pagó 'la campaña electoral de 2008' con fondos de la 'trama corrupta'.

'Por eso está usted aquí tan contento', concluyó Morera, y Camps no se molestó en desmentirlo. Sí añadió que tiene una 'inmensa ilusión' de ser el president de la Generalitat con Mariano Rajoy en la Moncloa.

El president valenciano recurrió a su habitual estilo de frases grandilocuentes para evitar contestar a todas las cuestiones de la oposición sobre su responsabilidad política y judicial en el caso Gürtel. Camps está imputado por presunto cohecho en el caso de los trajes. La instrucción está ya muy avanzada y en poco más de un mes el juez decidirá si se abre juicio contra él. La Fiscalía Anticorrupción pide una multa de 41.250 euros. Pero el president no aclaró si dimitirá si es condenado o si pagará la multa propuesta por el ministerio público para ahorrarse la celebración de la vista oral.

La oposición también le reprochó la 'campaña de victimismo del PP' en torno a la cuantía de la multa, en palabras de Mireia Mollà, también de Compromís. Mollà quiso saber si el president comparte la queja vertida el día anterior por uno de los parlamentarios conservadores, José Marí Olano, que se lamentó de que la sanción 'condena al hambre' al president de la Generalitat. Mollà recordó a Camps que en la publicación de sus bienes declaró 900 euros en su cuenta corriente. Camps, por su parte, dijo que su patrimonio es 'de los más bajos' del hemiciclo valenciano. 'Pero yo no me avergüenzo, al contrario', afirmó.

El president también se permitió descalificaciones hacia sus rivales políticos, acompañadas de muchas risas que fueron aplaudidas por su bancada. El blanco principal de sus burlas fue Ángel Luna, portavoz socialista y habitual azote parlamentario del president. Camps le dedicó apelativos como 'hijo de la oscuridad' y 'fenómeno' y le reprochó en tono burlón que 'no sabe hablar valenciano'.

Como ha sucedido en los últimos días, el líder autonómico encontró el apoyo público de su partido dentro y fuera del País Valencià. Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón y jefe del PP en la provincia, trasladó a la cúpula nacional que tiene prisa por ver a Camps proclamado candidato. 'El PP actúa con excesiva prudencia', dijo.

Fabra, imputado también, por delito fiscal, cohecho y tráfico de influencias, aplaudió la proclamación del líder del PP valenciano y se mostró convencido de que 'será absuelto por las urnas'. 'Me parece muy bien, fenomenal, la designación, pero eso se tenía que haber hecho hace muchos meses, pues pocos presidentes autonómicos tendrán el respaldo de un partido y de las urnas como Camps', añadió. Fabra afirmó no entender cómo el candidato socialista, Jorge Alarte, 'se atreve y tiene la cara dura de criticar a Camps, al que se solicita una multa por algo que no está demostrado que hiciera, cuando los mayores líos de corrupción y de todo están en manos del PSOE'.

La dirección nacional del PP mostró ayer de nuevo su respaldo a Camps. En público, el líder de la oposición no se refirió al president de la Generalitat en ningún momento. Pero en privado, y a preguntas de algunos periodistas, Rajoy aseguró que él iba a mantener el mismo criterio de siempre y 'no dar bandazos', algo de lo que acusa continuamente a José Luis Rodríguez Zapatero.

La defensa oficial llegó, sin embargo, de la mano de Federico Trillo, informa María Jesús Güemes. El responsable de Justicia del Partido Popular, que ideó precisamente la estrategia que debía seguir Camps para evitar llegar a juicio, puso de ejemplo el caso del líder de los conservadores canarios, José Manuel Soria, que estuvo durante ocho meses imputado y que vio como al final se archivaba su causa 'sin ninguna responsabilidad'.

En un desayuno informativo de Fórum Europa, Trillo resaltó 'el sufrimiento personal y familiar' que había padecido Soria. Y mantuvo que su partido siempre creyó en él y que por eso mismo, ahora, nada iba a ser distinto. 'El PP cree en la inocencia y en la palabra de Camps y es a él al que escucharemos en todo momento', proclamó frente a todos los que piden su dimisión y exigen que no sea candidato para las próximas elecciones.

Por otra parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, evitó ayer pronunciarse sobre la candidatura de Camps poniendo como excusa que no pertenece al Comité Electoral Nacional. También comentó que a ella no le preocupaba no haber sido designada aún oficialmente. Pero por la noche, en un acto con Rajoy, se deshizo en elogios con su jefe de filas y le pidió que la nominara 'pronto'. Su acto de proclamación, junto al presidente del PP, será el próximo 10 de abril. Al menos tiene una fecha marcada en el calendario. Lo que tanto anhelan los conservadores valencianos.