Público
Público

En confianza

Post scriptum imaginario del libro de Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este es el texto, José Luis, que una parte de mí hubiera deseado incluir en el libro que lanzo estos días, sobre todo después de tu llamada telefónica, la víspera del 23 de septiembre, para proponer una inmediata reforma constitucional dirigida a limitar el déficit fiscal, una idea que yo había lanzado en las Cortes en 2010 y que define mejor que cualquier otra el programa del PP. Pero he decidido dejarlo como una carta personal, sellada entre ambos, en confianza, en esta imprevista confianza que ha ido creciendo entre nosotros a lo largo del último año.

Tú ganaste las elecciones del 14 de marzo de 2004 a horcajadas de los errores cometidos por el equipo de la Moncloa en relación con el atentado del 11-M, y yo las voy a ganar a caballo de los errores cometidos durante estos años de crisis económica. Tanto monta, monta tanto.

'Tú ganaste en 2004 por los errores de la Moncloa en el atentado del 11-M'

Sí, tú las ganaste porque una mayoría de los españoles, con acierto o sin el, lo mismo da a efectos del análisis, rechazó la conducta de Aznar y sus ministros en aquellos días. Y, yo, claro, como ambos sabemos, las ganaré porque una mayoría, espero que fuerte, castigará el 20 de noviembre de 2011 al PSOE.

Una vez más tenemos que concluir que las elecciones más que ganarse se pierden. Y suele ocurrir, tanto para el PP como para el PSOE, que se pierden a pulso. Vosotros dos, tú y Rubalcaba, montásteis la victoria en aquellas 48 horas decisivas sobre los errores de Aznar. Y los míos propios, todo hay que decirlo a estas alturas, al lavarme las manos como Pilatos (o casi, si pasamos por alto mis declaraciones publicadas el mismo sábado 13 en las que afirmaba, el día de la jornada de reflexión, que el 11-M había sido obra de ETA). Por eso, no puedo tomarme en serio los reproches por utilizar la crisis económica para lograr recuperar el poder.

'Yo las voy a ganar a caballo de los errores por la crisis económica'

Llego así al otro de los puntos que motivan esta confidencia. A partir de mayo de 2010, tu acción de gobierno asume, en la práctica, buena parte del programa del PP.

El concepto de austeridad era y es nuestro diagnóstico sobre la crisis, un concepto según el cual el Gobierno como cualquier familia no puede gastar más de lo que tiene. Y aquí está el origen de la crisis. No niego, en confianza, que esta crisis nada tiene que ver con otras conocidas y aunque en el debate público tengo que cargar toda la responsabilidad sobre tus espaldas, ya he comenzado a avisar que no será fácil salir de la crisis.

Tú y yo sabemos, aunque te lo hayas callado en el Congreso, que lo que el presidente del BCE, Jean Claude-Trichet, te pidió en su carta del 4 de agosto pasado, al empezar las compras de deuda pública española e italiana, no era la reforma constitucional. Él te urgió a completar la reforma de la negociación colectiva y a crear un contrato juvenil desregulado. Pero preferiste la reforma constitucional. En otros términos, el enfrentamiento con los sindicatos lo dejaste a mi cargo. Esa es mi tarea de los primeros cien días.

Un año y medio de tu mandato, José Luis, entre mayo de 2010 y octubre de 2011, serán el prólogo de la acción de mi Gobierno, aunque no las tengo todavía todas conmigo sobre si lograremos evitar el rescate financiero por la presión de los mercados que como tú sabes va a ser insoportable en los próximos setenta y pocos días más que nos quedan hasta el 20-N.

No habrá, pues, ruptura sino continuidad. Llevaré a sus consecuencias lógicas lo que tú iniciaste. ¿Cabe mejor reconocimiento que este, hecho en confianza, a tus servicios?