Publicado: 20.07.2014 07:00 |Actualizado: 20.07.2014 07:00

"Cruz Roja hace de ETT para la Comunidad de Madrid"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pasado 20 de diciembre, la extracción de sangre en la Comunidad de Madrid dejó de ser 100% pública. Ese día Cruz Roja y el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid (CTCM) firmaron un convenio por el que el que la ONG se encarga exclusivamente de la extracción de sangre en los autobuses y el centro de transfusión asume el resto del proceso, además de la extracción que ya practicaba en sus instalaciones. Hasta entonces tanto Cruz Roja como el CTCM como Cruz Roja extraían sangre (en la calle y en sus propios centros), la procesaban, la almacenaban y la distribuían a los hospitales. 

Los trabajadores del Centro de Transfusiones se movilizaron para tratar de impedir que el convenio se llevara a cabo y frenar lo que entienden como "una privatización" de las donaciones de sangre. Y es que este año, el Gobierno regional pretende conseguir 219.000 unidades de sangre total, de las que 74.000 procederán de las extracciones de Cruz Roja (el 33% del total). La comunidad pagará por ello a Cruz Roja 9.300.000 millones de euros.

Pero incluso desde dentro de la propia Cruz Roja han surgido voces críticas a este polémico convenio. Un voluntario de la organización, convencido de que el convenio da lugar a una "privatización del servicio de donación de sangre", decidió acudir a los órganos internos de la institución para denunciarlo. 

"Una vez que el estado está preparado para ofrecer un servicio social, Cruz Roja debe retirarse"

Pedro (nombre ficticio) considera que el acuerdo con la Comunidad de Madrid violaba uno de los principios fundamentales de la Cruz Roja. "El principio de independencia explica que Cruz Roja tiene una función auxiliar de los poderes públicos", afirma Pedro en una conversación con Público. El voluntario cree que la función de la organización es "localizar un servicio que considera necesario para sociedad y que el Estado no está dando porque no puede o porque no quiere, y lo imparte"

"Es una forma de reivindicar que el Estado se haga cargo de ello. Pero una vez que lo hace, Cruz Roja se retira. En este caso nos estamos haciendo cargo de una actividad que el estado tenía perfectamente cubierta, porque hace 30 años que existe el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid, que nutre el 90% de la sangre que utilizan los hospitales públicos. Nuestra actividad no tiene ningún sentido", afirma Pedro. 

La Cruz Roja resuelve estos conflictos mediante su Comisión de Garantías de Derechos y Deberes, que debe iniciar un proceso que incluye una entrevista en la que el voluntario que no está de acuerdo con la política de la institución se entrevista con un instructor y le expone las causas. Pedro preparó un extenso dossier que incluía, entre otras pruebas, una exposición de 11 páginas resumiendo los hechos. 

"Esa entrevista previa nunca se dio". En su lugar, Pedro explica que se le convocó directamente a una reunión con el secretario provincial de Cruz Roja en Madrid, con la resolución que rechazaba su impugnación ya preparada. 

"En  tres hojas despachan todo. No responden a ninguno de los argumentos que yo daba, sino a cosas que no tienen nada que ver. Por ejemplo: alegan que las donaciones de sangre responden perfectamente al espíritu de Cruz Roja, algo que yo nunca he negado. Yo no protesto por las donaciones de sangre, protesto porque Cruz Roja se haga cargo de una función que ya está haciendo el poder público", aclara el voluntario de Cruz Roja.

"Ese trabajo antes lo estaba haciendo un funcionario , ese funcionario deja de hacerlo y se le envía a otro sitio, a otros hospitales de la Comunidad de Madrid. En esos hospitales habrá gente, con un contrato laboral, a los que lógicamente ya no se va a renovar, porque ya sobra gente", continúa Pedro, que en su exposición detalla que durante la reunión con los sindicatos del centro público se preguntó si las recolocaciones del personal público que está trabajando en los autobuses causaría despidos de personal interino. "Respondieron: Por supuesto"

"Cruz Roja está favoreciendo que no se renueven los contratos de gente que tenía mejores condiciones laborales que sus trabajadores" De esta forma, el voluntario concluye que "Cruz Roja está favoreciendo que no se renueven los contratos de gente que tenía mejores condiciones laborales, porque las del personal de Cruz Roja desde luego son peores que las de los empleados públicos". Comparando los presupuestos que la CAM asigna al CMT de 2013 (página 645) y 2014 (página 620), se aprecia una reducción del gasto de 1,5 millones de euros, de los que 800.000 provienen del apartado de salarios. 

"Nuestro trabajo no es hacer más eficiente el presupuesto público, sino realizar una función social. Va en contra de cómo describe Cruz Roja su propia labor", denuncia Pedro, que se remite a los principios del voluntariado: "Lo primero que te enseñan en Cruz Roja". "Cruz Roja no es una forma de encontrar una salida profesional. Cruz Roja no es una forma de encontrar prácticas laborales y tampoco deben realizar sustituciones de trabajadores, o mano de obra precaria. Estamos haciendo el trabajo de una ETT", sostiene.

Pedro no es el único que opina de esta forma. "Cruz Roja debe intervenir exclusivamente donde no llegan las instituciones públicas. No es solo que el Centro de Transfusiones de la Comunidad esté capacitado para realizar la función que está llevando a cabo Cruz Roja ahora mismo, es que lo ha estado haciendo hasta ahora. Ha sido este centro el que ha recogido el 90% de la sangre necesaria para abastecer a la Comunidad de Madrid", manifiesta a Público Delia Edreira, portavoz de la Asociación de Empleados del CTM (ADECETMA).

El Centro de Donaciones de la Cruz Roja en Madrid se inauguró en la década de los 6o, unos 20 años antes que el CTM. Tras traspasar a la administración pública centros de donación como el de Algeciras, Almería, Málaga, Torrelavega o Murcia, los dos únicos centros que siguen gestionados por la institución eran el de Asturias, donde el Principado no cuenta con ningún centro propio, y el de Madrid. 

Cruz Roja reconocía en 2007 que el Sistema Nacional de Salud estaba preparado para hacerse cargo de las donaciones

En su Asamblea General de 2007, el máximo órgano de decisión de la Cruz Roja reconocía que "la expansión del Sistema Nacional de Salud ha generado recursos suficientes para cubrir las necesidades actuales", por lo que "la labor que Cruz Roja puede aportar puede enmarcarse en la de promoción de la donación altruista a nivel nacional". En este marco, abría el proceso para traspasar el centro de donación asturiano al Principado y reconocía la capacidad del CMT.

En la Asamblea de 2011, sin embargo, el compromiso de abandonar la extracción y dejar esta labor a la administración pública desaparecía, sustituyendo ese propósito por un ambiguo plan de "continuar el proceso de reordenación de la actividad de los centros sanitarios de la Institución". Pedro acusa que es "en texto tan ambiguo que permite hacer lo que sea. Permitiría incluso que Cruz Roja se hiciera cargo de todos los hospitales públicos de Madrid".

Público ha contactado con Gabriel Sánchez Parodi, Secretario de la Cruz Roja en la Comunidad de Madrid, que ha defendido que el acuerdo al que llegó su organización y el Gobierno de la CAM busca "una mayor efectividad en el servicio", negando que contravenga el principio de Independencia, tal y como alegaba Pedro. El voluntario, no obstante, planea recurrir ante los organismos internacionales de la Cruz Roja.