Público
Público

Se da a la fuga el presunto etarra Josu Esparza

Hoy mismo Francia lo iba a entregar a España. La Fiscalía de Pau ya ha emitido una orden de busca y captura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presunto etarra, miembro de Ekin y ex dirigente de Askatasuna Josu Esparza Iraizoz, que debía ser entregado a las autoridades españolas por Francia, donde estaba bajo control judicial, se encuentra en paradero desconocido, informaron fuentes oficiales.

Esparza no se ha presentado este viernes a fichar en la comisaría de Bayona, que era una de las condiciones de su control judicial, y las fuerzas del orden francesas que debían entregarlo a España tampoco lo encontraron en el domicilio en que estaba registrado desde que el 7 de septiembre se dictara su libertad, explicaron a Efe las fuentes.

Esparza se encontraba en situación de libertad provisional a la espera de que el Tribunal Supremo decidiese sobre dos recursos presentados por sus abogados en contra de la orden de entrega a España.

Finalmente el tribunal francés ha rechazado ambos recursos por lo que este ex dirigente de Askatasuna tendría que haberse presentado de manera voluntaria entre ayer por la tarde y la mañana de este viernes ante las autoridades galas para ser entregado en el puesto fronterizo de Biriatou, según las fuentes consultadas. Hubiera sido la primera vez que Francia entregara a España a un presunto etarra tras el anuncio de ETA de cese definitivo de la 'violencia armada'.

Al no haberse presentado, la Fiscalía de Pau ha dictado contra él una orden de busca y captura y en el momento en el que sea arrestado será entregado de manera inmediata a España, añaden estas fuentes.

Ex dirigente de la organización de apoyo a los presos de ETA Askatasuna (sucesora de las Gestoras pro amnistía), Esparza Iraizoz fue detenido el pasado 6 de septiembre en San Juan de Luz (Sur de Francia).

Se encontraba huido desde el 18 de enero de 2011 cuando logró escapar de una operación contra Askatasuna y Ekin desplegada por la Guardia Civil en Navarra y en la que fueron detenidas un total de diez personas, entre ellas Iker Moreno Ibáñez, hijo del dirigente de Batasuna en la comunidad foral, Txelui Moreno.

Aquella operación practicada tan sólo diez días después de que ETA decretase el alto el fuego permanente, general y verificable estaba destinada a descabezar a Ekin (los guardianes de la ortodoxia etarra en los diferentes estamentos de la izquierda abertzale radical) en Navarra y su estrategia basada en el 'desdoblamiento de militancia' que consiste en compaginar su militancia en Ekin con otras funciones en organizaciones del entorno proetarra.

En su caso, Josu Esparza era la cara visible de Askatasuna en Navarra encargándose de ofrecer las ruedas de prensa, coordinar el grupo o registrar las manifestaciones, entre otras labores. Concretamente desempeñaba esta función desde la fuga de su antecesor, Iñaki Iribarren, detenido en enero de 2010 en Francia cuando se disponía a manipular un zulo de la banda.