Público
Público

La Defensora del Pueblo cree que las palabras de Castelao van en contra de las buenas costumbres

Becerril no actuará contra el juez Pedraz y no recurrirá la Reforma Laboral de Rajoy ante el Constitucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Soledad Becerril, Defensora del Pueblo de España, considera que las manifestaciones sexistas de José Manuel Castelao, recién dimitido como presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, “van en contra de las leyes, de los principios de la moral y de las buenas costumbres”.

A su juicio, las palabras de su compañero del Partido Popular, quien llegó a afirmar que las leyes son como las mujeres pues están para violarlas, “no se deben ni comentar”. “Supongo que las instituciones tomarán sus medidas. Yo no puedo aceptarlo”, añadió durante una entrevista ofrecida hoy a Canal Sur Televisión, poco antes de reunirse con los sindicatos UGT y CCOO y transmitirle su negativa a plantear un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma laboral.

Ante la radiotelevisión pública de Andalucía, la sucesora de Enrique Múgica en la Oficina del Defensor del Pueblo Español se desdijo de la posibilidad de actuar de oficio contra el juez Santiago Pedraz por sus críticas a la clase política en la sentencia absolutoria de los detenidos durante el 25-S: “No se puede ni se debe actuar –considera ahora--. Yo dije que había que estudiarlo. El defensor, cuando hay un procedimiento judicial abierto, no interviene. En este caso ha habido una sentencia y no tengo nada que comentar. Acato todas las sentencias, me gusten o no me gusten”.

“Es distinto –volvió a matizar—que el juez aprecie unos conceptos sobre la clase política que yo no puedo compartir. La inmensa mayoría de quienes se dedican a la cosa pública, lo hacen por el bien de sus municipios, sacrificando a sus familias. Hay gente que ha arriesgado sus vidas por ellos, gente asesinada por ser concejales, o diputados. Y es gente que merece nuestro respecto, aunque haya otra que a veces defraude nuestras expectativas”.

Soledad Becerril se mostró contraria a “modular” el derecho a manifestarse, tal y como han enunciado algunos responsables del Partido Popular: “La libertad de reunión y de manifestación no hay que tocarlas. Las delegaciones del Gobierno sabrán encauzar las horas y los recorridos para que no causen problemas a los ciudadanos y comerciantes”.

'La libertad de reunión y de manifestación no hay que tocarlas', opinó Becerril

La Defensora del Pueblo aseguró que su Departamento había establecido procesos de mediación sobre las preferentes y los desahucios en torno a los propios bancos, el ministerio de Economía y la comisión Nacional del Mercado de Valores. En cualquier caso, no comparte la expresión de “emergencia social”, pronunciada por José Chamizo, Defensor del Pueblo de Andalucía, para describir la situación de crisis actual: “Creo que no hay que asustar. Las cosas están difíciles pero si uso unas palabras tan graves voy a poner las cosas más tensas todavía”.

Soledad Becerril asegura que su oficina, a escala estatal, puede asumir todas las quejas procedentes de las diferentes comunidades autónomas, sin que tenga que existir en ellas un organismo autonómico de parecidas características: “Si hay comunidades que quieren tener su defensor –concedió—, no quiero ingerirme en esas cuestiones”.