Publicado: 27.09.2016 19:35 |Actualizado: 27.09.2016 19:54

Los diputados del PSOE arremeten contra Sánchez por convocar
el Congreso

Avalancha de críticas en el Grupo Socialista contra el Congreso del PSOE que propone Sánchez durante la reunión interna. Los contrarios al líder del PSOE ya abren el debate sobre la abstención a Rajoy.

Publicidad
Media: 3.13
Votos: 8
Comentarios:
El diputado socialista Eduardo Madina junto al también diputado José María Barreda a su llegada a la reunión del grupo parlamentario después de que el secretario general, Pedro Sánchez, convocara un congreso federal en diciembre para reafirmar su liderazg

El diputado socialista Eduardo Madina junto al también diputado José María Barreda a su llegada a la reunión del grupo parlamentario después de que el secretario general, Pedro Sánchez, convocara un congreso federal en diciembre para reafirmar su liderazgo y aclarar la posición del partido ante la gobernabilidad del país. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.— La reunión interna del Grupo Socialista se convoca cada martes para preparar los plenos y la semana parlamentaria. Pero, en esta ocasión, estaba destinada a una nueva lucha interna en el PSOE. Los críticos aprovecharon la reunión para mostrar su oposición a la convocatoria del Congreso que fue claramente mayoritaria en las intervenciones que hubo. Así lo hicieron cinco diputados andaluces, y, en especial, el diputado madrileño Eduardo Madina y hasta el ex secretario de Organización del PSOE, Cipriá Ciscar. Pero, además, se abrió más claramente que nunca otro debate que hasta ahora estaba soterrado en el PSOE, la abstención para que gobierne Mariano Rajoy. 

Madina, que este martes hizo más corrillos en los pasillos del Congreso que cuando fue secretario general del Grupo durante una legislatura, explicó que votará “no” a la convocatoria del 39º Congreso Federal del PSOE propuesto por Pedro Sánchez en el Comité Federal, y mostró su convencimiento de que esa opción decaerá en la votación del próximo sábado. Pero, además, el dirigente socialista indicó que el PSOE puede debatir entre tres salidas, “todas con muy alto coste” para el partido.

El dirigente socialista indicó que el PSOE puede debatir entre tres salidas, “todas con muy alto coste” para el partido.

En su opinión, la decisión del PSOE no pasa ahora por un proceso congresual y de enfrentamiento interno, pero sí por tomar una decisión. Y dio tres opciones: una de ellas es mantener el “no” a Rajoy, la segunda es abstenerse a cambio de que Rajoy se vaya, y la tercera es votar a Rajoy pactando un catálogo de medidas de leyes para que sean derogadas. El propio Madina admitió la dificultad de las tres salidas.

Las “tropas” andaluzas de Susana Díaz también pidieron la palabra. Un diputado por provincia, pero por falta de tiempo solo la tomaron cinco. En bloque, críticas a la convocatoria del Congreso y manteniendo el mensaje de la presidenta andaluza de que no se puede gobernar con 85 diputados.



Barreda por Castilla-La Mancha apostó claramente por dejar gobernar a Mariano Rajoy, y Sánchez Amor, por Extremadura, también criticó la convocatoria congresual. No obstante, según fuentes de ambos bandos, fue un debate “civilizado” y se expusieron las posturas con argumentos. A favor de Sánchez, el incombustible Rafael Simancas, Pere Joan Pons (Baleares) y Jesús María Fernández (Navarra). También Patxi López, aunque nadó entre dos aguas y sin posicionarse claramente.

El portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, que ya se veía venir la disputa interna, pidió al comienzo del debate que el grupo se mantuviera al margen de las discusiones orgánicas y pidió que no se pierda el compañerismo y que se respeten todas las opciones sobre el futuro del partido. Así se hizo, más o menos, aunque fue un entrenamiento de cara al partido del sábado.