Público
Público

Los elogios del rey a Zapatero levantan ampollas

No es la primera vez que, en los últimos meses, el monarca se salta la neutralidad de su cargo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni Felipe González ni José María Aznar. Ninguno de los presidentes españoles en activo ha conseguido nunca arrancar un elogio público del rey hacia su gestión. Ni siquiera Suárez o Calvo Sotelo obtuvieron el reconocimiento real mientras convencían al franquismo para que se enterrase vivo. Al menos, no quedó constancia. El monarca guardaba como una religión la neutralidad a la que le obliga el cargo. Ninguno había conseguido romperla. Zapatero lo ha hecho.

El pasado domingo, El Mundo recogía una conversación con el rey poco antes de la entrega del Premio Cervantes y fuera de protocolo. Cuando la periodista le pregunta su opinión sobre Zapatero, éste se deshace en elogios: 'Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas. Tiene profundas convicciones. Es un ser humano íntegro'.

Antecedentes

Hasta las voces más amables reconocieron el traspié. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba justificó ayer que 'todo el mundo tiene derecho a tener la guardia baja de vez en cuando'. La frase no parece, sin embargo, producto de un despiste. Poco después de la conversación, cuando Juan Carlos I se encontró con el presidente, incluso bromeó: 'He hablado de ti'.

También Zarzuela salió al paso de unos comentarios que calificó de 'informales'. Según la Casa Real, la respuesta de don Juan Carlos se debió a 'la corrección institucional' que se espera de un jefe de Estado. Además, negaron que fuese la primera vez que el rey hace comentarios similares respecto a un presidente si bien no siempre se han publicado.
No es la primera vez en el último año que las declaraciones reales dan que hablar. Hace menos de un mes, el rey tomó partido en la final de Copa que él mismo presidía. 'Tiene que ganar el que perdió', aseguro en referencia al Getafe que volvía derrotado de la UEFA. El cabreo en Valencia fue mayúsculo.

Es sólo un ejemplo más de cómo el baluarte informativo de la Casa Real se resquebraja. Todas las precauciones son pocas y cada vez son menos los actos en los que se permiten los tradicionales corrillos del rey con periodistas.

Tras los elogios, la tormenta

Jiménez Losantos no perdió ayer la oportunidad. El locutor de la Cope, enfrentado desde hace meses con el rey, cargó contra el monarca por su desliz con El Mundo. En su página web, Libertad Digital, criticó con dureza no tanto la indiscreción cómo su cercanía al presidente de Gobierno. Le acusó incluso de colaborar en 'un cambio de régimen impulsado por Zapatero'.

Fiel a su costumbre, aprovechó para darle, de refilón, a Rajoy. Jiménez Losantos hizo suya la frase de otro articulista de la web. 'Juan Carlos I, el rey de la España confederal y asimétrica, está no menos que Rajoy a las órdenes de Zapatero', subrayó sin ningún pudor.

La insistencia de Aguirre acabó por hacer saltar a un rey hostigado por la Cope. Durante una cena, la presidenta madrileña defendió a Jiménez Losantos y el monarca montó en cólera, algo que trascendió a los medios.

Corría junio de 2004 en el país Vasco. Ante los gritos de un grupo, el rey respondió con un gesto inusual que las cámaras pudieron grabar. La Casa Real aseguró que se hizo una 'mala interpretación del saludo'.

La bronca entre el Rey y Hugo Chávez se comió la cumbre Iberoamericana del pasado año en Chile. Entonces, el monarca no pudo ser más claro: '¿Por qué no te callas?', cortó al presidente de Venezuela.