Público
Público

ERC fuerza con su veto en el Senado la devolución de los Presupuestos de 2009

El PSOE los aprobará en el Congreso con el apoyo de sus socios, PNV y BNG

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno ya tiene lo que esperaba: un veto en el Senado a los Presupuestos Generales del Estado de 2009, presentado por PP, CiU, IU-ICV y, finalmente, también por ERC. Un castigo político –tercero desde que el PSOE llegó al poder en 2004, tras los rechazos a las cuentas de 2005 y 2008– que, con todo, es poco práctico.

Porque habrá Presupuestos. Pese al freno de la Cámara Alta, volverán al Congreso y allí, el PSOE, con la ayuda PNV y BNG, levantará el veto sin tan siquiera entrar a debatir ninguna enmienda parcial más.

En el PSOE daban este escenario por hecho. Negociaron hasta última hora con los portavoces de ERC en el Congreso (Joan Ridao) y en el Senado (Carles Bonet), que jugueteaban con la posibilidad de no presentar veto. Ellos eran los únicos que podían espantarlo, dado que sus cuatro senadores son decisivos para inclinar la balanza. El Gobierno había aceptado en la Cámara baja algunas de sus peticiones, no la más codiciada: una nueva financiación autonómica.

Pero nada funcionó. Ayer, el último día hábil para presentar vetos en la Cámara alta, Ridao explicó en Barcelona que las vías de diálogo con el PSOE se habían agotado. Los cuatro senadores de ERC querían, entre otras cosas, más dinero para desplegar la Ley de Dependencia. El Gobierno les contestó que “no había margen”.

¿Por qué es seguro que prosperará el veto en la Cámara alta? Los Presupuestos, tras su paso este jueves por la ponencia, saltarán a comisión la semana próxima. Allí es probable que no prospere el veto a alguna de las secciones, pues PP y CiU suman 13 votos, a uno de la mayoría absoluta. En el pleno del día 9, las cosas cambian. Para que prospere el veto, se necesita el aval de 134 senadores. El PP, que tiene 123, anunció que apoyará los tres rechazos anunciados. Y CiU vino a decir eso mismo. “Queremos que el veto gane y los Presupuestos vuelvan al Gobierno”, subrayó su portavoz, Jordi Vilajoana. Si CiU (siete senadores) y PP suscriben el veto de ERC o el de IU-ICV (2), la devolución de las cuentas al Congreso es automática.

“Estas cuentas son un engaño y están desfasadas”, aseveró el portavoz del PP, Paco Utrera. Para Carmela Silva (PSOE), lo contrario: “Es un gravísimo error presentar vetos a unas cuentas que son fundamentales”.