Público
Público

España y Francia colaboran para dar con los secuestrados

Blanco adelanta que Rajoy criticará al Gobierno cuando sean liberados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España, Francia e Italia están en el punto de mira de Al Qaeda, según se desprende de las últimas acciones llevadas a cabo por la escisión del grupo yihadista en el Magreb.

El pasado viernes se llevó a cabo un nuevo secuestro en Mauritania, esta vez de una pareja italiana. Fuentes de la seguridad mauritana indicaron a Efe que hay indicios de que han caído en manos de la red terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Las autoridades de Italia se incorporaron ayer a las labores de búsqueda que ya realizan España y Francia en el Magreb.

Los Gobiernos francés y español trabajan conjuntamente con el objetivo de resolver el secuestro de los tres cooperantes raptados en Mauritania el pasado 29 de noviembre en el transcurso de una caravana humanitaria, así como para dar con el ciudadano galo Pierre Camatte, secuestrado por el mismo grupo y en la misma zona un día antes.

El Ejecutivo español mantiene silencio sobre los posibles avances en la investigación, tal y como explicó el viernes la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. Pero el Gobierno es consciente de que esa discreción será rota por un nuevo comunicado de AQMI, después del que hizo público el pasado día 8 reivindicando el secuestro de los cooperantes.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores italiano explicó este domingo en una nota que ha activado todos los canales políticos y diplomáticos para conseguir noticias de la pareja desaparecida, si bien pidió 'la máxima prudencia por parte de los medios de comunicación' ante lo que consideró un caso 'delicado'.

Sergio Cicala y su esposa Filomene Kabouree fueron secuestrados el viernes por un grupo de hombres armados en la carretera que une la ciudad mauritana de Kobeny con el país vecino de Mali, cuando se dirigían a Burkina Faso. A falta de una confirmación por parte de AQMI las autoridades italianas dan practicamente por hecho que se trata de una nueva acción de los yihadistas.

Críticas por parte del PP

El problema se está convirtiendo en un asunto comunitario al que los diferentes países deberán hacer frente de forma conjunta. Pero el PSOE sospecha que el secuestro volverá a servir al PP como pretexto para criticar la gestión del Gobierno, como ha ocurrido con la liberación del pesquero Alakrana el mes pasado y con el regreso de la activista saharaui Aminatou Haidar a El Aaiún hace menos de una semana.

El ministro de Fomento y vicesecretario general de los socialistas, José Blanco, se mostró el sábado 'seguro' de que los cooperantes van a ser liberados. Pero, al mismo tiempo, aseguró que cuando eso ocurra, Rajoy 'criticará al Gobierno y dirá que lo ha hecho muy mal'.