Público
Público

La figura de Gómez Llorente une a Rubalcaba con sus críticos

El líder de los socialistas no hace ninguna mención expresa a la polémica creada en torno a la convocatoria de primarias, durante el acto de homenaje al histórico de su partido. "Vamos a tener que movernos mucho para defen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cuestión interna ha vuelto a rondar este martes en la actividad y el trabajo del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. A primera hora, la que fue su rival en el 38 Congreso Federal del mes de febrero, la exministra Carme Chacón, le lanzaba un primer envite al desacreditar la intención del secretario general de esperar hasta unos meses antes de las generales para celebrar las primarias para elegir al candidato. 'El socialismo no puede darse todo el tiempo del mundo', afirmaba la exministra. 

Después, a lo largo de la jornada, Rubalcaba ha tenido que desayunar, almorzar e incluso merendar en medio de un aluvión mediático centrado en la sucesión del dirigente socialista, y en las diferentes corrientes críticas que van aflorando en los últimos días. Pero a última hora de la tarde, el máximo líder del PSOE ha disfrutado de un respiro gracias a la figura de un histórico miembro de su partido que hoy probablemente hubiera discutido las líneas de actuación de la cúpula socialista. 

El homenaje a Luis Gómez Llorente, fallecido el pasado mes de octubre a los 73 años, ha unido a Rubalcaba con algunos de los principales críticos con su gestión en el recuerdo al profesor y filósofo que orientó el rumbo del PSOE de la dictadura, de la transición, y de los primeros años de la etapa democrática. Allí, en la sede de la UGT en la que militó 'el enseñante' estaban, por ejemplo, el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, o destacados miembros de la corriente Izquierda Socialista -grupo que participó el pasado fin de semana en la conferencia política de las bases críticas con Ferraz- como Manuel de la Rocha.

El propio Rubalcaba ha agradecido a este último su invitación al tributo. Pero ha evitado hacer ninguna mención a la trifulca que amenza a su propio partido a raíz de las últimas derrotas en las urnas y, sobre todo, ante las diferentes voces, cada vez menos disimuladas, que le reclaman cambios inmediatos. Sí ha querido ensalzar la lealtad interna utilizando de nuevo a Gómez Llorente como ejemplo. 'Era extremadamente leal a su partido. No cuestionaba ni una coma de las leyes que aprobábamos aunque no compartiera muchos de sus apartados', ha recalcado.

Ante un auditorio a medio llenar en la sede de la UGT de Madrid, Rubalcaba ha querido defender, precisamente, la vigencia y la necesidad de los sindicatos. Ha recordado que el histórico dirigente socialista siempre decía que atacar a los sindicatos suponía 'un ataque al Estado del bienestar'. Y ha lamentado que sea esto precisamente lo que está intentando la derecha con el descrédito de los representantes de los trabajadores.

El líder del PSOE no ha podido resistirse a analizar y repasar la trayectoria de Gómez Llorente como defensor de la laicidad de la educación, y como uno de los artífices que permitió que en la Transición y en la Constitución se llegara al acuerdo de ofertar en las escuelas la religión, sí, pero también una alternativa. Lo que no suponía, según él, que 'todos' los alumnos no tuvieran derecho a obtener una enseñanza cívica. Por eso ha relacionado directamente al profesor con la consolidación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía que acaba de suprimir el Gobierno del PP. 

Precisamente, sobre la reforma del sistema educativo del equipo de Rajoy y, en especial, de su ministro José Ignacio Wert, Rubalcaba ha denunciado el intento de éstos por vulnerar esos acuerdos básicos alcanzados en la Transición. Sobre el titular de Educación, el líder del PSOE ha afirmado que 'se ha convertido en un monaguillo obediente' de la jerarquía eclesiástica. Y al Gobierno le ha advertido de que 'si quieren romper el consenso sobre religión' los socialistas defenderán 'que la religión salga de las escuelas' y se imparta 'como en Francia, después de las clases'.

'Los próximos meses vamos a tener que movernos mucho para defender lo que hicimos', ha concluido Rubalcaba, 'y Luis también lo hubiera hecho'.