Público
Público

India desmiente la muerte de la turista española

Diez montañeros están ilocalizados en la zona arrasada por la lluvia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La confusión sobre el paradero de Lourdes Morro, la turista española desaparecida en la región de Ladakh (norte de India) el pasado viernes a raíz de las inundaciones que arrasaron la zona, dio anoche otro giro inesperado. A primera hora del día, las autoridades locales comunicaron el hallazgo del cadáver de Lourdes, a quien se perdió la pista en la ciudad de Leh, donde se encontraba con su pareja en una travesía de trekking. La Oficina del Comisionado de Cachemira incluyó el nombre de la profesora mallorquina entre los cinco viajeros europeos otros tres franceses y un italiano localizados sin vida durante las operaciones de rescate.

Sin embargo, la situación cambió horas después. Al cierre de esta edición, las autoridades indias rectificaron y desmintieron que el cuerpo perteneciera a la montañera española. El cadáver podría pertenecer a una turista rumana o danesa, según esta nueva versión. No obstante, fuentes de la embajada española en India desconocían dicha información. El Ministerio de Asuntos Exteriores, por su parte, prefirió guardar silencio. 'Ni lo confirmamos ni lo desmentimos', fue su lacónica explicación.

Algunas agencias aún venden billetes y viajes a la región de la tragedia

Por la mañana, el padre de Lourdes se desplazó hasta la zona para dar con el paradero de su hija. Casi una semana después de la tragedia, los helicópteros militares aún rastrean las montañas de Ladakh, una cordillera con las comunicaciones destrozadas. La pareja de la joven, Rafael Roca, resultó herido en una pierna y evoluciona favorablemente en un hospital en Nueva Delhi. La corriente de agua se llevó por delante la tienda de campaña donde ambos dormían. 'Se encuentra muy traumatizado', confirmaron ayer desde la embajada española en la capital india.

Esta misma confusión reinó también sobre el destino de los otros diez españoles que siguen ilocalizados en la región. Por el momento, Exteriores descarta la muerte de Fernando Ezquerro y Rodrigo del Cid Picazo, dos excursionistas de quienes se temía que podían haber fallecido. 'Soy muy pesimista con el destino de Lourdes. En cambio, tenemos la buena noticia de que la novia de uno de ellos recibió su llamada y le aseguraron que se encontraban bien', confirmó ayer el embajador español en India, Ion de la Riva.

'En ningún caso sentimos miedo por nuestras vidas', relata un testigo

Ezquerro y Del Cid podrían encontrarse entre la cincuentena de turistas europeos evacuados por las autoridades indias hasta la localidad de Kargil. Más de un centenar de turistas españoles ya han sido evacuados hasta Nueva Delhi y algunos de ellos llegaron ayer a España. 'El espectáculo era dantesco', relató ayer en Galdakao (Vizcaya) Pedro María Aizarna, uno de los montañeros vascos que quedaron atrapados en Leh. 'En ningún caso sentimos miedo por nuestra vida y, sin embargo, aquí en Galdakao, nuestros compañeros y familias lo han pasado peor que nosotros', lamentó.

Otros 30 españoles permanecen en el incomunicado valle de Lamayuru, en los alrededores de Leh, pero se encuentran bien. Y otra veintena prefirió quedarse en la zona para ayudar a las víctimas o incluso para continuar con sus vacaciones a pesar de las advertencias realizadas por Exteriores. De hecho, algunas compañías aéreas o agencias turísticas indias aún venden billetes y viajes organizados a algunos turistas extranjeros que desconocen la situación en esta zona del Gran Himalaya.

'Nos encontramos a otros españoles recién llegados que no se habían enterado del desastre', reconocía ayer una joven española en Nueva Delhi, quien logró volver a la capital tras haber pasado mucho miedo en Leh. 'Muchos critican que las autoridades indias no impidan a los viajeros seguir viajando a Ladakh, pero la verdad es que ellos están interesados en seguir haciendo negocio', denunció ayer De la Riva.