Público
Público

IU adaptará su discurso para no chocar con los sindicatos

No quiere que la discrepancia sobre pensiones enrarezca y enquiste las relaciones con CCOO y UGT // Pondrá el foco en la agresión global al Estado del bienestar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

“El de hoy era un Consejo Político Federal difícil”. Cayo Lara era consciente ayer sábado, quizá mejor que nadie, de la enorme trascendencia de la reunión del máximo órgano de dirección de Izquierda Unida y de la necesidad imperiosa de superar la prueba con holgura. Por eso empleó esa expresión para resumir un largo encuentro –siete horas– centrado en el análisis del pacto social rubricado el pasado miércoles en el palacio de la Moncloa por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, sindicatos y patronal.

El Consejo estaba llamado a avalar la línea política defendida por la ejecutiva, de crítica rotunda al “ataque más brutal a las conquistas de los trabajadores”, sin zaherir ni irritar a los sindicatos. Pero al tiempo urgía construir el día después del acuerdo. Ahora, como apremiaban responsables de todas las familias, hay que “desplazar el foco”. No fijarse sólo en la reforma de los pensiones –que seguirán censurando– y sí “elevar el tiro”, poner el acento en la crisis y la “ofensiva neoliberal” en su conjunto, asumida por el Gobierno, que ha llevado a recortes sucesivos. El cambio en la jubilación es, según interpreta IU, “una pieza más” en ese puzle. “El ataque al Estado del bienestar es más amplio”, abundó el diputado Gaspar Llamazares.

La dirección entiende que así, enmarcando en un contexto más global el delicado asunto de las pensiones, se podrá recomponer el dinamismo de las relaciones con las centrales, “aliadas estratégicas” claras. Y la prueba tuvo éxito: un 89,21% del Consejo respaldó las tesis del coordinador federal. En ningún caso significará que se atenúe la crítica a la reforma. De hecho, IU presentará su alternativa en todo momento y también su enmienda de totalidad al proyecto de ley que el Ejecutivo lleve a las Cortes

La cúpula cree que la lucha contra el 'ataque neoliberal' les seguirá uniendo

Lara ya ofreció algunas claves en su intervención inicial. “No cometeremos el error de hacer responsable [del pacto] a los sindicatos, sino al Gobierno”, sancionó, para advertir de que vendrán más recortes que exigen la unidad y la “movilización” de la izquierda. Lo ilustró con el viaje, el pasado jueves, de la canciller alemana a Madrid: “Zapatero, por ser buen alumno neoliberal, ha sido felicitado por [Emilio] Botín, [Nicolas] Sarkozy y la Angela Merkel, que ha venido a pedir más sacrificios a España. Su visita nos recuerda un corte de notas colegial: ‘José Luis, vas bien, pero tienes que aplicarte más, puedes ajustar más, puedes aspirar a la excelencia’”. Que Berlín reclame conectar los salarios con la productividad o limitar por ley el déficit es, para el líder de IU, “una injerencia insoportable y un descaro”. Y un preludio de que pueden venir más ajustes, porque los mercados seguirán insatisfechos. 

En esa lógica operaba el alegato final de Lara, tras recordar que este miércoles 9 de febrero, en su reunión con el presidente en la Moncloa, llevará “alternativas frente a la crisis, el pensionazo y la reforma electoral”. “Hacemos un llamamiento solemne –enunció– a toda la ciudadanía de izquierdas, parados, sindicalistas, jóvenes, mujeres, autónomos, trabajadores y fuerzas de la cultura para construir juntos  la alternativa de izquierdas ante la sumisión de Zapatero al poder financiero y la traición de su base social. Que no quepa duda: en IU está la izquierda”.

'Las elecciones las haremos con las centrales', alega
una dirigente

“No queremos caer en debates de florete, en si los sindicatos son traidores o no. Debemos pasar página pronto en las pensiones para crear un bloque frente a las políticas de ajuste. Claro que la cosa se complicaría si ellos se empeñan en explicar mucho y por todos sitios su pacto”, argüía un joven colaborador de Lara. “Este tema es delicado. Pero debemos ser claros, leales, decir a CCOO y UGT que no estamos de acuerdo con ellos, sin dramatismos”, completaba una responsable de la ejecutiva, del sector del PCE.

El portavoz federal y candidato de IU a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Gregorio Gordo, tampoco ponía paños calientes: “Claro que no nos resulta cómodo este debate. Pero hay que repetir que no se han cumplido las metas del Gobierno gracias a la presión sindical. Y en mayo hay elecciones. Si sólo nos centramos en las pensiones, ¿no decimos nada de Esperanza Aguirre, por ejemplo? ¿Nada de la ofensiva de ajustes? Hay un amplio sector de ciudadanos que están descontentos con las medidas del Gobierno. Debemos articular el descontento, sumar para frenar”. Además, a partir de ahora, en las comunidades y ayuntamientos donde IU cogobierna con el PSOE, tocará lucir gestión, exhibir los logros. Caso de Asturias, como precisa Pablo Prieto: 'IU tiene propuestas, pero también hechos. Mientras Zapatero no toca a los ricos, nosotros hemos subido los impuestos a las rentas altas y a las eléctricas, y mientras Zapatero recorta las ayudas a la vivienda, en el Principado hemos incrementado su presupuesto un 33%. Es decir, que somos la garantía de más izquierda, de una salida más justa a la crisis. Eso hay que recordarlo también'. 

Lara se reunirá discretamente con Toxo y Méndez en 'los próximos días'

En cada rincón de la sede de IU se oía ayer el mismo argumento que sintetizaba un miembro del núcleo duro: “La discrepancia con los sindicatos es táctica; la alianza, estratégica. Es más lo que nos une que lo que nos separa”. “Las elecciones las haremos con ellos”, decía taxativa una responsable gasparista. El senador y secretario de Grupos Parlamentarios y Procesos Unitarios, Joan Josep Nuet, usaba este símil: “Hemos andado mucho camino con CCOO y UGT. No vamos a desandarlo, porque el voto a IU tiene un componente sindical. Mimémoslo. En una autopista no siempre vas a 200 km/h. A veces hay baches que debemos sortear. Esto es lo mismo: hay que gestionar las contradicciones con ellos. Gestionarlas poliédricamente. Adoptar una posición equilibrada”. Prieto, también integrante del Consejo, se apoyaba en esta metáfora: 'Zapatero, Merkel y Sarkozy están organizando el entierro del Estado del bienestar. Que no nos pillen discutiendo por lo que pone la esquela'.

La dirección quiere vadear obstáculos ya: Lara se reunirá “en los próximos días y de forma discreta” con Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez para rebajar la tensión, según pudo saber Público de fuentes de la ejecutiva. La entrevista estaba programada para el 9 de febrero, pero al coincidir con la cita Lara-Zapatero, se ha decidido posponer. Apoyará la cruzada de las centrales para llevar al Congreso una Iniciativa Legislativa Popular que fulmine la reforma laboral. El 19 de febrero, IU protagonizará la “convergencia” con la “izquierda social y política”. Muchos, independientes. Y el 6 de marzo prevé una “gran movilización” contra la crisis, en la que quiere que participen los sindicatos. Ansía que sea similar a la marcha del pasado 27 de junio, con la que concluyó la I Asamblea de Refundación, y que reunió a unas 15.000 personas en Madrid. Busca crear poco a poco “un escenario cómodo” para CCOO y UGT.


1. Mayoría y dos minorías // El Consejo Político Federal (CPF), compuesto teóricamente por 180 miembros, se partió en tres. Uno, la mayoría, partidaria de la crítica durísima al pacto social, sin atacar a los sindicatos aunque sintiéndose “dolida” con ellos. “Sentí un retortijón cuando vi el acuerdo”, explicaba una dirigente. Dos, los gasparistas (IU Abierta) que exigían que se reconociera “el esfuerzo sindical”, que CCOO y UGT, “en un escenario muy difícil, han jugado sus bazas y han logrado avances” como la preservación de la negociación colectiva o la ayuda de 400 euros para parados y jóvenes y que por tanto convenía rebajar el tono. Tres, los más rupturistas, que demandaban hostilidad con las centrales (caso de los jornaleros del Colectivo de Unidad de Trabajadores o las federaciones de Galicia y La Rioja). Es decir, que el sector que en su día, en 2008, apoyó a Cayo Lara como coordinador (en su mayoría, el PCE), ayer adoptó criterios algo distintos, entre los más duros y los más equilibrados (censura sin matices al pacto, sin cargar las tintas en CCOO y UGT). Se daba por seguro que esa disparidad se mantendría hoy en la reunión del Comité Federal del PCE (también el máximo órgano del partido). 

2. Corrección del informe // Tras cerca de 60 intervenciones, Lara tomó la palabra. E incorporó en su informe que gracias a la huelga general los sindicatos han podido “mitigar los efectos del recorte de pensiones” previsto por Zapatero. El texto recibió 91 votos (89,21%), 9 en contra y 2 abstenciones.

3. Otras seis votaciones // El documento de la estrategia para las autonómicas y municipales fue apoyado por el 90,2% (92 síes, un no y 9 abstenciones). El programa marco, por el 94,23% (98 a favor, ninguno en contra y seis abstenciones). Las coaliciones con Los Verdes-Grupo Verde, Batzarre (en Navarra), Iniciativa por El Hierro, y la integración de la Izquierda Republicana que lidera Javier Casado Arboniés, por unanimidad. El presupuesto de 2011, de 2.475.002,70 euros (frente a los 2,7 millones del año pasado, un 7,6% menos), tuvo el aval del 98,9% (94 a favor, ninguno en contra y una abstención). Más dudas suscitaron los protocolos de IU con sus federaciones autónomas: los aprobó el 77,7% de los dirigentes (77 a favor, 7 en contra y 15 abstenciones).

4. Sin escaño en el Senado // Ya es oficial. EUiA, la marca catalana de IU, pierde finalmente su escaño en el grupo de la Entesa Catalana de Progrés, perdida la batalla con Iniciativa per Catalunya Verds (ICV). El miércoles, el Parlament elegirá a sus senadores autonómicos, y relevará a Joan Josep Nuet por el ecosocialista Joan Saura, ex conseller de Interior. Nuet se encargará, de forma simbólica de coordinar las relaciones ICV-EUiA en las Cortes. También se sentará en las reuniones del grupo parlamentario en Catalunya.