Público
Público

IU e ICV reeditan su alianza, pero reducen sus vínculos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Casi al límite del plazo legal, pero al final hubo fumata blanca. Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds concurrirán juntas en las generales del 20-N. Reeditarán así la coalición estatal que ya firmaron en 2004 y 2008. Así lo pudo confirmar Público ayer miércoles por ambas partes.

En apariencia, el resultado definitivo de las negociaciones entre las dos fuerzas daría a entender que nada ha cambiado respecto a los dos comicios anteriores. No es así. Primero, porque ha sido infinitamente más trabajoso tejer una alianza esta vez. El acuerdo, de hecho, se alcanzó ayer en Madrid, en la sede federal de IU, pasadas las tres de la tarde, al cabo de una jornada maratoniana y apenas 48 horas antes de que concluya la fecha tope para comunicar a la Junta Electoral la firma de coaliciones (7 de octubre). Y segundo, porque los lazos y los compromisos mutuos se debilitan, en coherencia con el enfriamiento progresivo de relaciones. Básicamente, porque hay un elemento nuevo en escena: Equo, “partido hermano” de ICV.

El acuerdo, al que tuvo acceso este diario [descargar aquí], fue suscrito por ICV, IU y su contraparte catalana, Esquerra Unida i Alternativa (EUiA). El texto recoge, en su primer punto, que constituirán una “coalición electoral técnica de ámbito estatal”, la demanda irrenunciable para Cayo Lara apoyada por EUiA. Pero se añade que tal alianza “no presupone ningún compromiso postelectoral”. Es decir, que la formación de grupo conjunto en el Congreso queda en el aire y se calibrará tras el 20-N. En 2004 y 2008, la voluntad de compartir grupo era firme y precedía a los comicios.

“ICV y EUiA apoyarán en el resto del Estado a sus aliados propios. ICV, a Equo, y EUiA, a IU”. Este segundo aspecto es otra de las claves de bóveda del pacto, pues es el que faculta a los ecosocialistas de Joan Herrera a “hacer campaña” con Juan López de Uralde, líder de Equo, por toda España. También en Madrid. Un aspecto “nada menor”, subrayaban los dirigentes catalanes, puesto que en 2004 y 2008 ICV no podía salir de su territorio. Para el equipo de Lara, con todo, lo importante es que hay coalición estatal y con EUiA en Catalunya. Es decir, lo que cuenta a efectos legales y ante la Junta Electoral Central. 

Todos los votos computarán para IU, e ICV pondrá el dos por Barcelona

El diseño de la campaña en Catalunya lo decidirán “en exclusiva” ICV y EUiA. La participación de IU y su candidato, Lara, se atendrá por tanto a lo que negocien las dos fuerzas catalanas. Además, los ecosocialistas se quedarán con los números uno y dos de la lista (serán el ex secretario general de CCOO Joan Coscubiela y la portavoz del partido, Laia Ortiz) y el tres lo pondrá EUiA (Joan Josep Nuet). O sea, un reparto de puestos de salida igual al de 2004 y 2008. Eso sí, las dos formaciones autonómicas se comprometen a “redefinir” sus relaciones pasadas las generales, de suerte que se abra una 'nueva etapa en la vida de la coalición'. ¿Qué hay que replantear? 'Un proyecto nacional y soberano', 'el trabajo de la coalición, su dirección, la visibilidad de las partes' y 'garantizar la presencia institucional de ambos partidos en las diferentes instancias institucionales'.

IU celebra una alianza a la que se sumarán otros partidos verdes y progresistas

No obstante, queda un fleco por cerrar entre ICV y EUiA, y que figura como 'anexo': cómo “compartir la presencia institucional”. Y ese punto podría no resolverse hasta pasado el 20-N. La marca catalana de IU propone que, en caso de que se logren sólo dos diputados por Barcelona, haya rotación en el escaño entre las dos fuerzas a mitad de legislatura. Los ecosocialistas plantean garantizar a EUiA su presencia en las Cortes Generales –o Congreso o Senado– “un mínimo de un año y un máximo de dos”.

Tras la reunión “larga, dura e intensa” de ayer, los tres negociadores –Miguel Reneses, secretario federal de Organización de IU; Jordi Guillot, senador y vicepresidente de ICV, y el propio Nuet– expresaron a Público su “satisfacción” por el acuerdo.

Los ecosocialistas podrán apoyar en campaña a Uralde en toda España

“Es una excelente noticia para la izquierda”, consignó Reneses. Hacía hincapié en que en la coalición estatal que liderará Lara no estarán sólo IU, ICV y EUiA, sino también Chunta Aragonesista, Socialistas Independientes de Extremadura (Siex), Batzarre en Navarra, Federación Los Verdes, Gira Madrid-Los Verdes, Els Verds del País Valencià, Els Verds-Opció Verda de Catalunya, Canarias por la Izquierda y posiblemente Socialistas por Tenerife. Un máximo de 12 fuerzas que concurrirán bajo un paraguas común el 20-N: La Izquierda. Todos los votos se adjudicarán a IU. “Somos la izquierda que suma, que articula lo rojo y verde en toda España, que luchará por una salida social a la crisis y contra los recortes y defenderá la sostenibilidad –dijo Reneses–. Esta coalición es potente, ilusionará al electorado y garantizará un grupo numeroso”. A los partidos se suman independientes, algunos del 15-M. Nuet remachó asimismo la “pluralidad” y el carácter “ambicioso” de la alianza. “Sólo nos ha faltado Equo”, lamentó. El número tres no ponía reparos a su posición en la candidatura, pues lo importante era que las partes 'recorrieran el camino' del encuentro y cedieron. Los dos dirigentes se mostraron convencidos de que los ecosocialistas compartirán grupo con Lara en el Congreso.

Según Guillot, tampoco hay vencedores ni vencidos: “Es un acuerdo equilibrado, que responde a la nueva realidad, al nacimiento de Equo, y que nos emplaza a redefinir la coalición ICV-EUiA”. Guillot y Ortiz remarcaron que se preserva la entente en Catalunya. Y, más importante, que el pacto estatal tiene carácter sólo “técnico” –apellido al que IU resta importancia–, no prefigura el escenario posterior y respeta las “identidades diferenciadas” de los socios. En especial, los lazos de ICV con López de Uralde, al que consideran necesario 'reforzar'.


Reencuentro desde 2004 // Gaspar Llamazares, al asumir el mando de IU en 2000, se comprometió a allanar el camino de la reconciliación de ICV y EUiA tras la ruptura de los años de Julio Anguita. Lo logró y firmó el primer pacto para las generales en 2004. La alianza se repitió en 2008 y en las europeas de 2004 y 2009, en las autonómicas de 2003, 2006 y 2010 y en las municipales de 2003, 2007 y 2011. 

El escollo de 2009 //  Uno de los primeros retos de Cayo Lara fue reditar el pacto con ICV para las europeas de 2009. Costó, pero se consiguió. El problema vino después: el eurodiputado ecosocialista, Raül Romeva, marchó al Grupo Verde, y no al Grupo de la Izquierda Europea

Espacio Plural y Equo //  En 2010 se fue visualizando la creciente distancia entre las dos fuerzas. En junio, ICV impulsó la creación de Espacio Plural, un foro que aglutinaba a izquierdas verdes y federalistas. La plataforma se materializó en septiembre. En el otoño, ICV arrebató el senador autonómico a EUiA tras las catalanas de noviembre. En paralelo, Juantxo López de Uralde puso en marcha Equo

Amenaza de ruptura //  El partido de Herrera iba estrechando lazos con Uralde. El pasado julio, ICV planteó a IU ceñir la coalición del 20-N a Catalunya, al tiempo que renunciaba a concurrir con Equo. Ahí arrancó la negociación que acabó ayer. De camino, el 26 de septiembre, ICV y Uralde firmaron su 'acuerdo de asociación', por el que ambos se reconocen como el 'referente común'. 

Los resultados //  Con el documento suscrito ayer, IU logra una coalición estatal pero cede el número dos por Barcelona, una firme exigencia de EUiA. Los ecosocialistas, en cambio, aceptan aliarse a Lara y se garantizan a su vez la presencia en los dos grandes puestos de salida. 'Firmamos el pacto estatal porque si no rompíamos en Catalunya con EUiA, pero ganamos manos libres con Equo', analizaban fuentes de ICV.