Público
Público

Juicio a ediles de Baeza por falsificar votos de ancianos

Están acusados de votar por 19 internos de una residencia de la tercera edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Apolonio Anguís no pudo votar en su colegio electoral el 27 de mayo de 2007, fecha de las últimas elecciones municipales. Alguien se le había adelantado y votado en su lugar por correo. Con su denuncia, se inició el proceso que desembocó ayer en el juicio a 24 personas acusadas de manipular su voto y el de otros 18 ancianos que estaban ingresados en la Residencia de la Purísima Concepción de Baeza (Jaén). Entre los acusados, se encuentran tres concejales del PP del Ayuntamiento.

El Ministerio Fiscal ha tratado de demostrar desde la instrucción del sumario que José María Pérez y José Perales responsables del voto por correo en el PP de Baeza tramaron el engaño y la manipulación del voto de estas personas, algunos con más de 90 años. ¿Cómo? Solicitando por ellos, mediante un poder notarial, la documentación para votar por correo y votando en su lugar.

Sólo necesitaban sus DNI y que un médico certificara visualmente que tenían dificultades para moverse. Una vez conseguido, reclutaron a un grupo de militantes y simpatizantes que apoderaron a los ancianos y recogieron en su nombre la documentación.

Ancianos fallecidos

Estos 19 apoderados entre ellos, tres concejales conservadores de la actual corporación municipal baezana han reconocido ante el tribunal que los juzga que no entregaron las papeletas del voto a sus representados, como contempla la ley, sino que lo hicieron a los dos acusados de urdir esta supuesta trama.

Sólo uno se aseguró de que su representada votaba: era su abuela y tenía 100 años. El resto no sabe, por tanto, si llegaron a votar los ancianos o alguien lo hizo por ellos. Los ancianos son los únicos testigos de cargo, los únicos que saben si hubo maldad o no en la acción de los encausados.

Pero ayer, en la sala de vistas, los dos únicos que pudieron ir a declarar apenas si entendían qué estaban haciendo allí. Josefa ni oía y Julio apenas balbuceaba palabras inconexas. El resto de los ancianos o están incapacitados o ya han fallecido.

El fiscal considera que 'aprovechándose de su avanzada edad y condiciones mentales, les indujeron a la confusión sobre la conveniencia de solicitar el voto por correo con su mediación'. El notario que firmó los poderes aseguró ayer que todo el procedimiento era legal hasta su firma y todos los acusados negaron que existiera un plan preconcebido para manipular el voto.

Sobres cerrados

José María P. B. y José P. R. indicaron que una vez tuvieron los sobres, los llevaron cerrados a los ancianos y les explicaron que debían elegir su voto, lo que hicieron 'libremente', según manifestaron. Sus abogados mantienen que las acusaciones del fiscal no tienen fundamento.

Quizás lo tuvieran si Apolonio Anguís hubiera declarado en este juicio como lo hizo ante la Guardia Civil hace un año y medio. No ha podido. Murió hace meses.