Público
Público

Juana Rivas, en paradero desconocido tras negarse a entregar a sus hijos a su ex marido maltratador

La abogada de la madre asegura que desconoce cuál será su actuación a partir de ahora para seguir luchando por la custodia frente al padre condenado por un delito de lesiones.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

Juana Rivas comparece junto a la responsable del área de Igualdad del centro de la mujer de Maracena (Granada). EFE

Juana Rivas, la mujer que debía entregar hoy a sus dos hijos a su ex marido acusado y condenado por un delito de lesiones, no se ha presentado en el punto de recogida. Su abogada, María Castillo, ha asegurado en rueda de prensa que desconoce su paradero y cuál será su actuación a partir de ahora.

Pasadas las 16.30 horas, plazo establecido para la entrega de los menores en el Punto de Encuentro Familiar de Granada, la letrada ha admitido en declaraciones a los periodistas que Rivas habría incumplido por tanto el requerimiento judicial ordenado por el juzgado. Su abogada ha insistido que desconoce la posible "causa mayor".

Castillo ha anunciado que presentará un escrito para lograr la suspensión de la ejecución de la orden judicial y que llevará el caso ante el Tribunal Constitucional, al que solicitarán amparo.

El padre de los menores que denunció la sustracción de los niños, se ha desplazado desde Italia esta tarde hasta el punto en el que debían entregarle a sus hijos. Al no haberse presentado allí la madre, lo ha abandonado sobre las 16.50 horas, veinte minutos después de la hora fijada.

El progenitor fue condenado en 2009 por un delito de lesiones contra la madre, aunque ella volvió a darle "una oportunidad" y retomaron la relación en Italia. En julio de 2016, ella regresó con los hijos a España y lo acusó de malos tratos a través de una denuncia pendiente de ser tramitada ante la justicia italiana.

Desde el Punto de Encuentro Familiar, dependiente de la Junta de Andalucía, han indicado que pondrán en conocimiento de la juez que no se ha producido el intercambio fijado.

Según la asesora jurídica del centro de la mujer de Maracena, donde vive Juana Rivas, se trata de un caso de violencia de género, denunciado hace ahora un año por la madre. Insiste en que los dos hijos también deben ser considerados víctimas y que se podría generar un "daño irremediable" en caso de ser devueltos a Italia con su padre.