Público
Público

"Me quieren expulsar como a un delincuente"

Un sin papeles denuncia su detención ilegal en Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Soy un peluquero que no ha hecho nada malo en su vida, me han esposado como a un delincuente y ahora me quieren expulsar a Marruecos'. El detenido un marroquí sin papeles casado con una española de 36 años, Mari Mar lleva detenido en el Centro de Detención de Extranjeros de Hendaia (Francia) desde el pasado 21 de enero, cuando la Policía del Centro de Cooperación Policial y Aduanero de Irún (CCPA) le denegó su entrada a España por carecer de documentación en regla.

El hombre vive en el País Vasco desde 2005 y hace dos años, tras su boda, empezó a regularizar su situación. Desde entonces, siempre lleva encima el justificante que impide su expulsión. El día de la detención regresaba en tren de visitar a sus padres en París.

'He hecho este recorrido cinco veces y nunca he tenido problemas, presentando mi pasaporte, el libro de familia y el recibo de que mi permiso de residencia está en curso', denunció ayer por la noche a Público desde el centro, a través del teléfono y en perfecto español. 'Pero hace diez días les dio igual. Estoy destrozado y muy estresado', se lamentó.

Aunque su abogado, Javier Galparsoro, recurrió la expulsión, Francia rechazó la solicitud y continuó con los trámites. 'Falta comunicación entre los dos países', denunció el letrado.

Además de la irregularidad del proceso (falta de asistencia letrada), de su matrimonio legal y de estar regularizando su situación, tiene una sentencia favorable que exige su readmisión en España. El pasado 27 de enero el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de San Sebastián instó a la 'suspensión' de la ejecución dictada por el Tribunal Grand Instance de Bayona y a la 'readmisión' del ciudadano en España. Además de esta vista, Galparsoro ha pasado en los últimos días por otros dos juicios en Bayona y Pau (Francia), sin éxito.

'El principal error fue que se violó el derecho fundamental de la asistencia letrada cuando se le detuvo', critica el abogado, 'un hecho muy grave'. El día 21 Mari Mar dio la voz de alarma con una llamada al letrado. 'Si me llegan a haber avisado antes, esto no habría ocurrido. Por suerte, el retenido se puso en contacto con su esposa. Pero hay muchos inmigrantes a los que se expulsa de forma irregular y nadie se entera', denuncia. Interior siempre ha negado estas prácticas.

'Le hemos advertido de que no firme nada más', explicó Mari Mar tras conocer que su marido rubricó un documento en francés. 'No entendía nada y no me facilitaron un traductor; estaba nervioso', explicó éste.

A diferencia de los CIE de España, el de Hendaia es pequeño y permite el acceso de las ONG. Sin embargo, la duchas de agua fría suponen la misma tortura cada mañana. 'Estamos totalmente derrumbados porque no entendemos lo que está ocurriendo', concluye Mari Mar.