Público
Público

Las políticas de integración, el gran reto de los municipios

Los expertos abogan por fomentar una educación igualitaria y formar a la Policía para mejorar la convivencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde la llegada de la crisis, el discurso xenófobo ha ido ganando terreno entre algunos regidores municipales, que proponen políticas que limiten los derechos de los inmigrantes. Las declaraciones del alcalde de Salt (Girona, 30.304 habitantes) Jaume Torramadé, de CiU proponiendo establecer un cupo para limitar el número de residentes extranjeros avivaron el domingo pasado la polémica.

Los expertos consideran que, en vez de la exclusión, hay que fomentar el diálogo, la educación y la formación de la Policía Local, entre otros. Además, la propuesta de Torra-madé desató las críticas, de las organizaciones sociales. Por ejemplo, el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, recriminó ayer su propuesta y abogó por establecer políticas locales de integración para eliminar los posibles problemas que puedan surgir entre la población inmigrante y la autóctona. 'Ese es el gran reto de los ayuntamientos', alertó.

'En la vida local es donde realmente se convive', asegura un catedrático

'El incremento del número de concejales de partidos de discurso xenófobo, como Plataforma per Catalunya, indica que la batalla contra el racismo se va a librar en los ayuntamientos, que es donde realmente convive la gente, donde los trabajadores tienen que competir por las becas, los servicios sanitarios y por ayudas a la vivienda', argumentó también Tomás Calvo Buezas, catedrático de Antropología Social de la Universidad Complutense de Madrid y fundador del Centro de Estudios sobre Migraciones y Racismo (Cemira).

A pesar de esta tendencia xenófoba, muchos municipios apuestan aún por las políticas contrarias basadas en el fomento de la convivencia. De hecho, el Ministerio de Trabajo e Inmigración reconoció en 2009 a nueve ayuntamientos por sus 'buenas prácticas' en materia de integración. El Foro por la convivencia de Leganés, el centro virtual de interpretación multicultural de Huesca y el fomento de la participación ciudadana a través de reuniones de vecinos procedentes de 114 nacionalidades diferentes en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) estaban entre los programas destacados.

En Guissona (Lleida) hay ya más inmigrantes que autóctonos

Además de estas nueve localidades, dos de los municipios con mayor porcentaje de inmigrantes empadronados también apuestan por la inte-gración. Fresnedillas de la Oliva (Madrid), gobernado por el PP y con un 39,35% de inmigrantes entre sus 1.507 habitantes, se vende como 'un ejemplo de convivencia'. Así lo dice su alcalde, Antonio Reguilón, quien recalca los esfuer-zos que, según él, está haciendo el Ayuntamiento por formar a jóvenes inmigrantes en sus dos escuelas taller. 'Aprenden a trabajar en la cocina o como monitores de deporte y entran por primera vez en el mundo laboral', afirma.

En el caso de Guissona (Lleida), primera localidad en la que el número de inmigrantes (3.289) superó al de autóctonos (3.279), conviven personas de hasta 48 países. Su alcalde, Xavier Casoliva, de ERC, reconoce que es 'difícil' involucrarlos en el día a día, pero celebra que no haya problemas de convivencia. Casoliva destaca los esfuerzos realizados en materia de educación: 'Los planes educativos contemplan clases de refuerzo para que los niños aprendan el idioma y se puedan integrar al aula como uno más'.

Además de las ayudas con los idiomas oficiales, los expertos abogan por establecerprogramas más completos de integración. Ibarra cree que es necesario instalar a nivel local programas similares al Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración (PECI). Este plan, de ámbito estatal, pretende gestionar los flujos migratorios, 'maximizando sus efectos positivos y reduciendo al mínimo los negativos'.

Movimiento contra la Intolerancia: 'Hay que empezar por las escuelas'

¿Cómo conseguir esos objetivos desde las corporaciones municipales? 'Es necesario sensibilizar para evitar prejuicios, empezando por un buen trabajo de educación en valores en los colegios, y hay que establecer la figura del mediador en los barrios para que ayuden a gestionar los conflictos', señala Ibarra.

El catedrático Calvo Buezas también cree que una buena educación es la principal herramienta integradora. 'En la escuela se crean los futuros ciudadanos y es ahí donde se debe incidir en erradicar prejuicios', argumenta este experto. Pero una educación completa, que integre a alumnos de distintas culturas, religiones y costumbres, exige también un esfuerzo mayor. 'Hay que concienciarse de que una buena educación intercultural requiere más recursos y profesores especializados a los que hay que pagar más', añade.

Y no sólo los más pequeños necesitan aprender a convivir. En este sentido, los expertos abogan por impartir cursos de formación a los agentes de Policía Local para que contribuyan a luchar contra el racismo. 'Hay que evitar el discurso excluyente y dejar de tratarlos como si los inmigrantes no fueran ciudadanos del municipio', argumenta Javier Ramírez, portavoz de SOS Racismo Madrid. Ibarra y Calvo Buezas también consideran 'imprescindible' que los agentes municipales sean 'conscientes' de la globalización actual.

Con todas estas propuestas, los expertos pretenden concienciar a los regidores de los ayuntamientos y a la población en general para que dejen de 'estigmatizar' a los inmigrantes. Porque, 'cuando un español tiene un problema con otro español, se habla de Pepe contra Juan, pero cuando el problema es con un inmigrante, entonces se ataca al colectivo entero', concluye Ramírez.