Público
Público

El PSOE no teme el 'efecto Feijóo' en las elecciones europeas

Los socialistas creen "imposible" extrapolar los resultados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El PP planteará las próximas elecciones europeas como una primera vuelta, pero no vamos a caer en esa estrategia', explican a Público desde el cuartel general del PSOE. Los resultados del domingo electoral en Galicia y Euskadi sólo han estrenado en las urnas un curso político con doble cita electoral. La siguiente convocatoria tiene ya fecha en el calendario: el 7 de junio, el objeto de renovar el Parlamento europeo, y el interés añadido de permitir tomar la temperatura al electorado en toda España.

Los socialistas rechazan la posibilidad de que se produzca un efecto Feijóo que tenga consecuencias en las urnas. 'Estamos muy fuertes ante las europeas', advierte una destacada dirigente del partido, quien argumenta, además, que el respiro gallego de Rajoy es 'sólo interno' ya que 'la falta de liderazgo y credibilidad del líder del PP parte de su propia formación'.

¿Los resultados del 1 de marzo cambiarán la estrategia socialista en la carrera europea? 'No'. Es también la respuesta coincidente que ofrece el PSOE. No habrá variación porque 'aún no hay una estrategia cerrada' que modificar. A lo largo de este mes, la plana mayor socialista 'definirá los objetivos, la planificación y la estructura de la campaña', explican. Será en clave europea y tendrá dos ejes: el 'liderazgo internacional' de Zapatero, reforzado por la presencia de España en el G-20, y 'el reconocimiento de la medidas planteadas por el Gobierno para plantar cara a la crisis'.

Europa no pesa, por tanto, como un elemento de intranquilidad en la agenda de Ferraz. Tanto la dirección socialista como el Ejecutivo rechazan, además, transferir los datos cosechados en Galicia y el País Vasco a los próximos comicios europeos. 'Es una extrapolación imposible que no tiene sentido estadístico, ni científico, ni político', señalan en el entorno inmediato de Rodríguez Zapatero.

El PSOE recuerda que 'cada elección tiene su afán'. 'Los votantes responden a lo que se les pregunta', explicó el lunes el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, para justificar la diferencia de resultados en Galicia y en el País Vasco. La misma regla aplican ahora para descartar cualquier relación entra los comicios autonómicos y el resultado que deparen las elecciones europeas de junio.

Muchos elementos diferencian una convocatoria de otra pero, en el PSOE, ejemplifican con uno: el elevado índice de abstención que se registra habitualmente en las convocatorias para renovar las instituciones comunitarias. En las pasadas elecciones de 2004, el absentismo en las urnas superó el 50%. Si Rajoy, movido por el viento de la victoria en Galicia, intenta convertir las europeas en la antesala de unas generales, 'puede que se movilice más electorado del habitual', argumenta un miembro del Gabinete de Zapatero fajado en el análisis postelectoral.

Pero esa movilización no sería patrimonio único de la derecha, explica. También se desperezaría el electorado socialista, asegura para completar su argumento.  

En la sede de Ferraz, además, improvisan las primeras cuentas. Aún son forzadas. Su análisis  se sirve de las matemáticas. El PSOE perdió el domingo 75.000 votos en Galicia, pero ganó 40.000 en Euskadi. 'Si se pudiera, que no se puede, trasladar los datos de las autonómicas a las europeas, al Partido Socialista le podría ir, incluso, mejor que en 2004', explica un responsable de esta formación. En las últimas europeas, celebradas tres meses después de la primera victoria de Zapatero, el PP volvió a perder, pero quedó a sólo un escaño del PSOE.

El PSOE, por tanto, reduce a la nada cualquier relación causa efecto entre las elecciones vascas y gallegas y los comicios europeos. Desde Moncloa descartan, además, que los resultados del pasado domingo muevan la agenda de Zapatero ante una recurrente crisis de Gobierno que nunca llega. 'Sólo lo maneja él', reiteran desde su entorno en el Partido Socialista. 'Ningún presidente ha modificado su Ejecutivo en función de unas autonómicas', insisten al respecto en el entorno inmediato del presidente.