Público
Público

Rajoy defiende el alza del IVA donde prometió no aumentar los impuestos

El presidente abre el curso de nuevo en Soutomaior asegurando que  las cosas "estarán mucho mejor" en el mes de junio de 2013. Y agrega que habrá rebajas fiscales "cuando las circunstancias lo permitan", aunque no p

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Ahorraremos en todo lo que sea gasto superfluo, rebajaremos el gasto corriente y haremos una política económica que genere ingresos, sin que sea necesario subir los impuestos. España necesita un Gobierno austero que fortalezca la educación y la sanidad'. Eso dijo Mariano Rajoy en el castillo de Soutomaior (Pontevedra) justo hace un año, justo antes de que comenzara la campaña de las elecciones generales que le acabarían llevando a la Moncloa.

Doce meses después, los ingresos siguen caídos y los impuestos sí que han subido. Doce meses después, Rajoy volvió hoy a abrir el curso político en el mismo escenario de los últimos cinco años, en Soutomaior, ya como presidente del Gobierno. Y como tal tuvo que defender aquello que dijo que no iba a hacer. Tuvo que reivindicar su alza fiscal como medio 'imprescindible' para mantener los servicios públicos y para ayudar a la reducción del déficit, principal rompecabezas del Ejecutivo. Y con una nueva promesa: la situación, dijo Rajoy, estará 'mucho mejor' cuando termine este curso político, a mediados de 2013.

El presidente acudió a Galicia para apoyar, en el primer acto de precampaña de las elecciones autonómicas, a su candidato y líder de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pero no pudo esquivar el aumento del IVA, que ha entrado en vigor esta medianoche. 'Es un sacrificio que llega en un momento muy complicado para muchísimos españoles –prologó–. Si hemos adoptado esta medida es porque es imprescindible, la única que podíamos tomar en un escenario de grave caída de los ingresos públicossi queremos mantener el buen funcionamiento de los servicios públicos. Que nadie tenga duda: si yo en un solo momento hubiera pensado que no era necesario tomar esta medida, no la habría tomado. Porque si existiera alternativa, ¿alguien cree que no habría sido yo el primer interesado en adoptarla?'.

'Si hubiera pensado que no era necesario subir el IVA, no lo habría hecho'

Rajoy aseguró que, pese al esfuerzo, la subida del IVA, una medida 'dolorosa', no caerá 'en saco roto', pues, junto a los recortes en las administraciones públicas, 'sirve para que el Estado siga cumpliendo con los servicios que debe prestar a los ciudadanos, sirve para mantener los logros en los servicios del Estado del bienestar, para pagar la sanidad, la educación, las infraestructuras, las pensiones y el subsidio de desempleo, para mantener la solidaridad como país', la 'fiabilidad' en el exterior y, en definitiva, para reducir el abultado déficit público y 'sentar las bases de la recuperación'. El jefe del Ejecutivo vendió el aumento casi como la panacea universal, pues ayudará a 'enfocar un futuro mejor con más posibilidades de éxito'. 

El crecimiento del IVA se enmarca dentro del cuadro de medidas 'muy difíciles' aprobadas por el Gobierno, citó Rajoy: los Presupuestos 'más austeros' de la democracia, los hachazos en sanidad y educación, el 'adelgazamiento' del sector público empresarial o las subidas de otros impuestos como el IRPF (no hubo sitio, claro, para la amnistía fiscal). Medidas que, concedió, podrán ser 'discutidas y criticadas', pero que en todo caso están movidas por un único propósito: el 'interés general de los españoles'. 'La reforma laboral o la reforma financiera –su tercera versión en lo que va de legislatura se aprobó ayer– son grandes palancas de cambio que tendrán efectos beneficiosos en el medio y largo plazo. Pero las subidas de impuestos son instrumentos excepcionales para afrontar una coyuntura que es excepcional, y que nunca debe volver a repetirse. Y cuando las circunstancias nos lo permitan, y espero que no sea muy tarde, [los impuestos] volverán a la situación anterior. Podéis tener la absoluta certeza', remarcó ante la plana mayor del PP gallego. El presidente formalizó así de nuevo su compromiso de no subir más impuestos y de bajarlos en cuanto pueda. Todo ello sin fecha. 

Promete que la situación 'no se va a sostener en el tiempo'

El presidente se proyectó hacia el pasado y hacia el futuro. Primero se enorgulleció de su obra en estos ocho meses de legislatura, empleando las expresiones clásicas: que su Ejecutivo ha lanzado el 'mayor proyecto reformista y modernizador de toda la historia de España', asentado en tres pilares: la reducción del déficit público, las reformas estructurales y el saneamiento del sistema financiero que está 'en vías de culminación'. En el primer frente mencionó a las que también han sido paganas de las decisiones del Ejecutivo: las comunidades autónomas. Rajoy reconoció que su Gobierno ha sido 'el más exigente' con ellas de toda la democracia, pero también el que 'más las está apoyando', al liberarles anticipos a cuenta, aprobar un plan de proveedores y poner en marcha el mecanismo de rescate (el Fondo de Liquidez Autonómica).

Por ello, les pidió 'mejorar su eficiencia'. Y algo más: 'Es imprescindible que todos actuemos con rigor, con responsabilidad, con lealtad, cuidadando mucho lo que se dice, porque lo que se dice puede hacer mucho daño al interés general'. Una advertencia nada pacífica en una semana en la que barones autonómicos se han cruzado acusaciones de despilfarro. Entre ellos, el propio Feijóo. Frente a los que dentro de su partido desconfían de la descentralización, del mapa de poder territorial nacido de la Transición, el líder del PP reivindicó sus bondades: 'El apoyo a las CCAA responde a la convicción profunda de que han contribuido a la mejora del bienestar de los españoles. Somos el Gobierno de España, y nuestra responsabilidad es ocuparnos de España, y las autonomías son España, son Estado y prestan servicio a todos los españoles'. 

Pide a las CCAA que sean más eficientes y 'cuiden mucho lo que se dice'

No hubo anuncios de nuevas medidas, ni promesas ilusionantes. Tan sólo la expectativa de que acabado el curso político que comienza hoy, la economía repuntará, el convencimiento del Ejecutivo de que la situación 'dura' no se va a 'sostener en el tiempo'. 'Si hacemos los deberes, en junio las cosas estarán mucho mejor. Hemos vivido momentos buenos y malos, pero siempre hemos sido capaces de salir a flote, y lo vamos a hacer en esta ocasión, no os quepa la menor duda'. El presidente se dijo consciente de que está perdiendo 'apoyo' político –así lo atestiguó, de nuevo, el último barómetro del CIS–, pero ello no mermará el 'coraje y decisión' de su Gabinete para 'tomar medidas y resolver un problema que él no creó'. Se exculpa así el PP de toda responsabilidad pasada.  

La otra parte de la intervención de Rajoy en Soutomaior, en plena carrera electoral gallega, se la dedicó a su candidato, a quien embadurnó con todo tipo de elogios: Feijóo fue el 'pionero' de los ajustes, el que 'implantó políticas y reformas que otros han empezado a implantar varios años después', de tal suerte que hoy Galicia es una de las comunidades 'mejor gestionadas, con menor déficit' y la más solvente, ya que no debía 'ni un euro ningún proveedor'. 

A Rajoy y Feijóo les recibieron este sábado en Soutomaior varios centenares de manifestantes que protestaban por la solución dada por el Gobierno a las participaciones preferentes. A ellos el presidente les hizo un aparte en su mitin. Consideró 'lamentable' su situación, mostró su apoyo a los afectados y echó todas las culpas de su situación al Ejecutivo de Zapatero: 'No podemos menos que solidarizarnos con mucha gente a la que les ha sucedido, pero es bueno decir algunas cosas, como que el Gobierno actual no provocó este problema. A mí esto no me hubiera pasado'. 

Feijóo ha sido el 'pionero' de las reformas y los ajustes, ensalza

El jefe del Ejecutivo garantizó que 'errores' como estos 'no van a volver a ocurrir', porque para ello se han puesto cortafuegos, para que la situación de los bancos 'la asuman los bancos'. Lo cierto es que la solución encontrada por Economía no es una gran solución para los titulares de instrumentos híbridos de capital (participaciones preferentes y deuda subordinada): según el real decreto ley de reforma financiera aprobado ayer por el Consejo de Ministros, el canje de preferentes de entidades rescatadas implicará fuertes pérdidas para el inversor, ya que se valorarán esos títulos a precio de mercado (que hoy es muy inferior al que tenían cuando se comercializaron) con un margen adicional del 10%.

La gestión de las preferentes también fue motivo de campaña para el presidente: elogió el modo en que Feijóo se ha situado 'del lado de los afectados', aun no siendo 'responsable de la situación'. Otra vez el muerto recayó en el flanco socialista, por los anteriores gobiernos central (Zapatero) y autonómico (Emilio Pérez Touriño), ya que fue en aquellos años cuando se comercializó 'la inmensa mayoría' de estos títulos, enfatizó el líder de la Xunta.  


Tradición es ya la promesa de fechas de finalización de grandes infraestructuras para todos los gobiernos. Este sábado Mariano Rajoy ha dado la suya para Galicia, justo en el arranque de la precampaña autonómica y en el arranque del curso político. Esa fecha es 2018: para entonces habrá llegado el tren de alta velocidad al noroeste del país. 

El presidente se jactó no haber hablado del AVE en todo este tiempo, porque el que 'pronuncia los mejores discursos' es el Boletín Oficial del Estado, que es el que abrocha las adjudicaciones y hace realidad las promesas. En este tiempo, señaló, se han publicado adjudicaciones por 1.745,3 millones de euros, y en las últimas semanas incluso se han adjudicado seis tramos de plataforma entre Lubián (Zamora) y Ourense. Añadió que quedan por adjudicar sólo 14 kilómetros, de ahí que la infraestructura esté concluida 'en 2018'. 

2018 es, por tanto, la nueva fecha oficial. Anteriormente, tras la ruptura del pacto del Obradoiro entre la Xunta y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, era 2015, informa Efe. La ministra de Fomento, Ana Pastor, presente en el acto de Soutomaior, ya había adelantado que sería Rajoy quien desvelase la fecha de culminación del AVE gallego.