Público
Público

Rajoy esperará a ver la evolución de la prima para pedir el rescate

El presidente asegura que su Gobierno quiere comprobar cómo fluctúan los "diferenciales de financiación" antes de tomar una decisión definitiva. Evita de nuevo explicitar su compromiso de no tocar las pensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Últimas noticias del rescate, según el presidente del Gobierno: todavía no hay una decisión tomada.

Alfredo Pérez Rubalcaba tampoco pudo empujar a Mariano Rajoy a anunciar si finalmente España solicitará auxilio a la Unión Europea. El jefe del Ejecutivo se atuvo esta mañana, en la primera sesión de control en el Congreso tras las vacaciones, a sus declaraciones de los últimos días: que es una 'decisión muy importante' y que su Gabinete, en consecuencia, debe estudiar si es 'conveniente y necesaria' para el país. Pero Rajoy añadió algo más en la Cámara: el Gobierno esperará a ver 'cómo evoluciona la prima de riesgo y los diferenciales de financiación en los próximos tiempos'. Es decir, que el Ejecutivo intenta ganar tiempo, comprobar cuál es la reacción de los mercados, antes de lanzarse a solicitar el rescate. Y si la prima de riesgo sigue a la baja, como se ha visto estos días, el Gobierno sortear la asistencia de la UE y así desquitarse del estigma de país rescatado, siquiera parcialmente.

El secretario general del PSOE, que hoy estrenaba en el Congreso su nueva estrategia de oposición más dura, le pinchó para ver si explicitaba algo más sobre las pensiones, dado que el lunes pasado en TVE no llegó a formalizar un compromiso. Rajoy se escabulló hoy también. Rubalcaba dio por hecho que el Gobierno las tocará o que, al menos, no se compensará a los jubilados con la subida de la inflación prevista. 'Me ha sorprendido que usted sepa las condiciones que le van a poner a España en el supuesto de que pida la ayuda al BCE. Me gustaría que me dijera el resto de las condiciones, porque aquí ha hablado de pensiones, etcétera. Yo de eso no sé absolutamente nada, y por tanto le tengo que pedir un poquito de rigor porque usted no sabe absolutamente nada. Le agradecería que no hiciera juicios de valor'. El presidente echó mano a continuación de un argumento recurrente: 'Ustedes congelaron las pensiones y nosotros siempre las hemos subido. En los Presupuestos de este año, las únicas partidas que han subido son las pensiones y el pago de los intereses de la deuda'. Y si España tiene problemas por el déficit, completó, es porque los socialistas 'los crearon'. 

Rubalcaba exige que el Congreso vote las condiciones del rescate europeo

En realidad, la pregunta pilló un poco desprevenido al presidente. Según constaba en el orden del día, el líder del PSOE iba a inquirir a Rajoy por el 'incumplimiento' de su programa electoral. En el último momento, la cambió por el rescate –'Sabía que la tenía preparada, por eso no le he avisado', explicó con sorna–. Metido en harina, Rubalcaba le pidió al jefe del Ejecutivo que no estire los plazos por la proximidad de las elecciones en Galicia y Euskadi, que aclare la incógnita de las pensiones y, sobre todo, que permita al Congreso pronunciarse sobre la asistencia de Europa. 'Si pide el rescate, si empieza a discutir las cesiones de soberanía con la Comisión Europea, venga aquí a esta Cámara y discutamos y votemos el posible memorándum [de entendimiento], es decir, las restricciones de soberanía. No repitamos el bochornoso espectáculo que vimos con el rescate bancario, que se votó en Alemania y aquí no nos enteramos de nada. Traiga estos debates a esta Cámara. La dignidad de esta Cámara y de los españoles a los que representamos lo merece'.

Rubalcaba también hizo una fugaz referencia a la histórica manifestación independentista que ayer recorrió Catalunya y a las protestas convocadas por los sindicatos que tomarán la capital este sábado: 'Esta Cámara tiene que tomar buena nota de lo que pasó ayer en Barcelona, de lo que probablemente pase en Madrid este sábado. Estamos asistiendo a un aumento de la tensión territorial y social a la que esta Cámara no puede ser ajena'. El presidente rehuyó esas referencias.

El turno de debate entre la portavoz socialista y la vicepresidenta del Gobierno no albergó grandes novedades más que las heridas mutuas de florete. Soraya Sáenz de Santamaría reivindicó el 'programa de reformas más ambicioso de la historia' que lidera su partido y concluyó con la misma apelación de 'responsabilidad' al PSOE que antes del verano: 'Pediremos el apoyo a los ciudadanos. Claro que es difícil. Claro que los resultados no llegan pronto. Este Gobierno está decidido a sacar a España de la crisis. Ustedes hagan su ejercicio de responsabilidad. Pueden o no sumarse al acuerdo, levantar un muro o ayudar a levantar un país. Algunos nos levantamos por la mañana para hacerlo. Lástima que no sepan darse cuenta'. 

Soraya Rodríguez, por su parte, atacó al Ejecutivo, y a Santamaría misma, por su 'descoordinación' durante las 'largas vacaciones' de que ha disfrutado. Presionó por el flanco más débil: las diferencias entre José Manuel Soria y Cristóbal Montoro por los impuestos a las renovables o entre Jorge Fernández Díaz y Alberto Ruiz-Gallardón por el caso Bolinaga. Mientras, criticó, quien ha puesto orden, quien ha lanzado 'regañinas' a ministros y a presidentes autonómicos del PP, ha sido María Dolores de Cospedal, 'en su afán de ocupar cargos'. Rodríguez pidió entonces a la vicepresidenta que 'actúe con dignidad', coordine al Gobierno y no 'proteja' a los miembros del Gabinete. Y, como Rubalcaba, mentó el 15-S: 'Cuando la calle está hablando –habló ayer, hablará el sábado–, usted no puede callar a este Parlamento. Es cuando más se necesita la política, y por tanto la voz de los representantes de los ciudadanos'.