Público
Público

Rajoy no echa a Bárcenas ante la indignación de su partido

El PP no ve "nada nuevo" y "ni rastro de financiación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Ni rastro de financiación ilegal y nada nuevo. Viejas conversaciones e informes provisionales que han sido filtrados. El PP ya ha actuado con contundencia y estudiará con detenimiento el contenido del sumario'. Ese fue el SMS que el PP envió ayer a muchos de sus dirigentes a las pocas horas de levantarse el grueso del sumario del caso Gürtel.

Por la tarde, el vicesecretario de Comunicación del partido, Esteban González Pons, le ponía voz al mensaje repitiendo lo mismo. Pons destacó la importancia de que 'no aparecen nuevos imputados' y de que 'no aparecen datos de ingresos en las cuentas del PP'. 'Ni un euro de la Gürtel', señaló.

'El partido, por imagen, necesita que Rajoy lo expulse', reclaman

Desde la dirección nacional pedían 'tranquilidad y prudencia'. Pero en sus filas cundía la alarma. A muchos les indigna la avalancha de pruebas que han ido apareciendo contra el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, y reclaman su cabeza. 'Es el tema más incómodo y viscoso', reconocen. Pero desde el partido dejaron claro ayer que no tienen intención de suspenderle de militancia. Lo hicieron fuentes oficiosas. Rajoy, que no tenía ningún acto programado, mantuvo un gélido silencio durante toda la jornada.

'Cuando todo huele a podrido, o lo quitas, o tú terminas formando parte del hedor', señalaban ayer desde la sede nacional. En el PP son muchos los que le piden a Rajoy esa firmeza que defendió en el comité ejecutivo nacional el lunes pasado. Y también hay quien le recuerda que dijo que no iba a tolerar actuaciones ilegales y tampoco comportamientos impresentables. Y para la gran mayoría, el del senador por Cantabria, lo es.

'Lo suyo es que ayer mismo por la tarde Rajoy hubiese anunciado su baja. No basta con que Bárcenas se vaya, como hizo Jaume Matas hace unos días. En estos momentos y por nuestra imagen, el partido necesita que lo echen', apuntaba un dirigente conservador. Un compañero suyo añadía que le parecía 'una vergüenza' que su formación estuviera 'en boca de todos por corrupción 'cuando hay una 'tremenda crisis económica'.

Los conservadores creen que es lo 'más incómodo y viscoso'

Pero en el PP no creen que Rajoy vaya a adoptar nuevas medidas y se extienden dos teorías de por qué no lo expulsa. Los que lo conocen bien lo achacan a su carácter y explican que actúa así por lealtad a una persona que lleva muchos años en la casa. También están los que especulan con la posibilidad de que 'oculte algo o a alguien'. Inciden en que él fue el director de la campaña electoral de Aznar en 1996 y 2000 operando con Francisco Correa y no olvidan que aunque dio orden de que no se le contratara no fue a la Justicia a denunciarlo.

En la sede nacional hay quien estará pendiente de ver si Bárcenas sigue entrando con un Smart por el garaje. Y despertará curiosidad cada vez que pise su despacho para no dejar al gerente, Cristóbal Páez quien ha estado unas semanas de baja actuar en su lugar. Aunque no creen que le prohiban el paso teniendo en cuenta que el responsable de seguridad del partido es Antonio de Lafuente, su cuñado.

Ayer, los que rodean a Rajoy andaban con pies de plomo. Así, la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, salió a dar una complicada rueda de prensa. Empezaban a conocerse los primeros datos y ella hacía lo posible por eludirlos. Hasta en cinco ocasiones le preguntaron por Bárcenas. 'No voy a hablar sobre hipotésis', esgrimió. Para la dirigente conservadora, el PP actuará ante 'hechos constatados y acreditados'. El sumario judicial no le basta.

El vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, fue el único que salió a hacer una defensa cerrada del ex responsable de las cuentas del partido. El líder del PP andaluz mantuvo que había hecho un 'extraordinario' trabajo durante su trayectoria.

A primera hora de la maña-na, para defenderse, María Dolores de Cospedal, atacó al PSOE. La número dos del PP recurrió a Filesa, Roldán e incluso a la madre de Leire Pajín en Benidorm. 'No pueden darnos lecciones', mantuvo en Antena3. También Alicia Sánchez-Camacho habló en RTVE y dio por hecho, hasta en tres ocasiones, que Bárcenas ya no era afiliado. ¿Traicionaba el subconsciente generalizado del PP?