Público
Público

Rajoy tacha la huelga de "fracaso del Gobierno y de los sindicatos"

Los conservadores utilizan el paro general para desacreditar a partes iguales al Gobierno y a los sindicatos, de los que dicen que "son amigos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera reacción del PP el día posterior a la huelga del 29-S llegó de la mano de su vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, en la cadena Cope. Pons fue contundente en su mensaje de reprobación a la convocatoria: dijo la de ayer fue una huelga general 'entre amigos' y consideró que 'no tuvo mucho éxito' porque los españoles lo que quieren 'son elecciones generales, no huelgas generales'.

En esa línea abundó pocos minutos después su jefe de filas, Maraino Rajoy, en un acto del Fórum Europa: tachó de 'fracaso del Gobierno y de los sindicatos' la huelga y recalcó que ese fracaso lo 'acabarán pagando los españoles'.

Previamente González Pons había dicho que los españoles 'pasaron ayer hasta de protestar por un Gobierno que no creen que tenga ninguna capacidad de reacción'. La convocatoria no sirvió de nada, adujo el conservador, porque 'el lunes aumentará el paro'. González Pons señaló que hoy los españoles tienen los mismos problemas que anteayer, con 4,5 millones de parados que no pudieron elegir entre trabajar e ir a la huelga, con Moody's rebajando más la calificación de la deuda española y con unos Presupuestos que siguen siendo 'tan irreales'.

Los dos dirigente del PP destacaron la inutilidad de la convocatoria y coincidieron en atacar a los sindicatos y al Gobierno a partes iguales. Rajoy recordó que los objetivos del programa electoral con los que el PSOE ganó las elecciones en 2008 eran el pleno empleo y los derechos sociales, y que se fijó la estrategia de 'acordar todo con los sindicatos'.

'Esto ya no existe', sentenció Rajoy quien repitió, como el alumno aplicado que recita de carrerilla, los males de la economía española:  que hay un tasa de desempleo alcanza el 20%, que la defensa de los derechos sociales es 'un sarcasmo' después de que el Ejecutivo haya llevado a cabo el 'mayor recorte social' de la democracia y que la estrategia de acuerdo con los sindicatos 'tiene bastante poco sentido después de la huelga general'.

González Pons también su particular radiografía de la situación: señaló que hoy los españoles tienen los mismos problemas que anteayer, con 4,5 millones de parados que no pudieron elegir entre trabajar e ir a la huelga, con Moody's rebajando más la calificación de la deuda española y con unos Presupuestos que siguen siendo 'tan irreales'.

El vicesecretario de Comunicación del PP mencionó también a los sindicatos, que, en su opinión, demostraron que 'no tienen ya una gran capacidad de convocatoria, porque han sido cómplices de la política económica del Gobierno'.

Y es que, para González Pons, 'lo peor que le puede pasar a los sindicatos es ser corresponsables de que haya 4 millones de parados y no hacer una huelga en defensa de los mismos'.

Por ello, añadió, los españoles 'pasaron ayer la factura' a los sindicatos y 'están esperando pasarle la suya al Gobierno y a los socialistas cuando haya elecciones'.

En declaraciones al programa Los desayunos de RTVE, resaltó que con la huelga de ayer se habrán perdido en torno a los 3.000 millones de euros, que es más —recordó— de lo que el Gobierno consigue recaudar 'congelando las pensiones'.

' Los sindicatos son corresponsables de que haya 4 millones de parados'

Por último Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz parlamentaria de los conservadores en el Congreso, consideró que España dio ayer 'la imagen de lo que es: un país serio que quiere trabajar' y ha añadido que los españoles dieron 'una lección' a los sindicatos 'que este país está para el trabajo'.