Público
Público

Rusia se siente amenazada por el escudo antimisiles de Rota

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El acuerdo suscrito el miércoles por la OTAN y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para instalar en Rota (Cádiz) parte del nuevo escudo antimisiles de la Alianza Atlántica tuvo ayer consecuencias a escala internacional. La principal oposición al plan militar llegó desde Rusia. A través de un comunicado el Ministerio de Exteriores de aquel país quiso remarcar que no ve "ninguna disposición" de EEUU "para afrontar las preocupaciones de Rusia" que pasan por "garantizar legalmente que el futuro sistema no estará dirigido contra el arsenal nuclear ruso".

El Gobierno de Dmitry Medvédev advirtió, además, de "una tendencia a ampliar cada vez más la zona de despliegue de los componentes del sistema" de la OTAN que es seguida con preocupación. Según Rusia, la base de Rota y el escudo antimisiles podrían "torpedear" la etapa de entendimiento con la Alianza, especialmente porque la decisión se ha tomado sin "ninguna discusión colectiva previa" pese a que puede "afectar a la seguridad y a la estabilidad de la Europa Atlántica".

Francia ve en el plan "un gesto de EEUU a la economía española"

La ministra de Defensa española, Carme Chacón, decidió no responder a estas críticas, aunque fuentes diplomáticas matizaron a la agencia Efe que el escudo antimisiles no está dirigido "contra Rusia". Desde la sede de la OTAN en Bruselas, Chacón volvió a defender los beneficios económicos y en materia de seguridad del acuerdo. "España refuerza geoestratégicamente su posición a las puertas del Mediterráneo y refuerza sus lazos con la defensa aliada y con Estados Unidos", aseguró en un encuentro con los medios.

Para el Ejecutivo, acoger una de las bases clave del escudo antimisiles no es sino un gesto coherente con los acuerdos suscritos con la OTAN. Chacón defendió los beneficios para España en cuanto a la "transferencia tecnológica" y la colaboración con EEUU y recordó las consecuencias económicas para la región por los puestos de trabajo que se crearán.

El ministro de Defensa francés, Gerard Longuet, también destacó el valor económico y calificó el acuerdo como "un gesto de Estados Unidos a la economía española que permite a Andalucía y la base de Rota beneficiarse de un apoyo por la presencia de los cuatro barcos".

El acuerdo cumple con el nivel de fuerza autorizada para la base

Para defender el proyecto sobre el terreno, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, se desplazó hasta Rota. El expresidente de Andalucía, cuya trayectoria ha estado muy ligada a la provincia gaditana, defendió el sistema antimisiles sin ambages. Aseguró que se trata de una "buena noticia" por su "evidente impacto económico" tanto en inversiones como en creación de empleo para la zona.

"Ha habido una competencia muy fuerte para acoger este operativo", dijo. Y recalcó que la implantación del sistema "no suma riesgos, sino que los elimina". "Su objetivo es disuasorio y tiene como misión principal proteger Europa ante la creciente proliferación de armamento en estados o grupos que no respetan las leyes ni la legislación internacional", insistió el vicepresidente. Y es que para este "la mejor estrategia pacifista es tener una buena defensa", informa Pablo Cosano.

La Junta de Andalucía y el PSOE andaluz también salieron en tromba a defender el acuerdo, con el mismo argumentario que Chaves. En cambio, el PP encaró el tema con distinto tono en Andalucía y en el conjunto del Estado. La portavoz parlamentaria de los conservadores en materia de Defensa, Beatriz Rodríguez-Salmones, afirmó que la aportación de Rota es "una obligación ineludible" e insistió en que no es necesario que se convoque la Diputación Permanente del Congreso para que el Gobierno dé explicaciones. "Nosotros hemos sido informados en cuestiones de Estado, y esta lo es", aseguró en declaraciones a Europa Press.

La oposición andaluza exige que Griñán explique si conocía la decisión

En cambio, el presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, reclamó al jefe del Ejecutivo andaluz, el socialista José Antonio Griñán, que comparezca en el Parlamento autonómico para explicar qué información previa tenía sobre el acuerdo. "Como presidente de la Junta tenía que estar legalmente y obligatoriamente informado. Hay que tener transparencia de la A a la Z".

El debate sobre la necesidad de que el asunto pase por las Cortes y cuente con el respaldo de la mayoría de la Cámara Baja se mantuvo ayer encima de la mesa. Desde Izquierda Unida volvieron a reclamar la comparecencia de la ministra de Defensa para que aclare este asunto en sede parlamentaria.

El PSOE defiende que el escudo "es empleo e innovación"

El convenio suscrito entre España y EEUU en 1988 sobre la cooperación de la Defensa, modificado en 2002 y prorrogado hasta 2013, establece claramente cuál es el nivel de fuerza máximo que autoriza dicho acuerdo para Rota. El nivel total de personal permanente autorizado es de 4.250. Fuentes del Ministerio de Defensa informaron que en la actualidad tan sólo hay en la base andaluza "unos 1.400" efectivos. Esto significa que con el acuerdo alcanzado ayer 1.100 militares no se alcanzaría la máxima de 4.250 y, por lo tanto, no sería necesaria una modificación del convenio que sí tendría que pasar por el Congreso, informa Iñigo Aduriz.

Desde el PSOE defendieron la incorporación española al escudo antimisiles como una decisión que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha tomado "en pleno uso de su capacidad como gobernante". La directora de campaña de los socialistas, Elena Valenciano, reiteró que "una cosa es una guerra y otra un sistema de defensa. Es casi lo contrario". E incidió en que "el sistema de defensa occidental de la mano de la OTAN y Estados Unidos es necesario e imprescindible" porque el mundo "ha cambiado" y existen amenazas "ciertas, que se ciernen sobre Occidente". Para España, subrayó, el escudo "es defensa, es seguridad, es empleo, y es innovación".

La consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, aseguró, en esta misma línea, que la decisión suscrita ayer "no vulnera ningún acuerdo ni ningún tratado previo", al tiempo que intentó destacar que de lo que se trata es de "reforzar la protección del sur de Europa con un sistema defensivo, y no ofensivo, que es necesario y conveniente y que cuenta con el beneplácito del Gobierno andaluz".

En cambio, La secretaria general del Partido Andalucista, Pilar González, lamentó que "Zapatero vulnere el Estatuto de Autonomía" y convierta a Andalucía en "una colonia vasalla del Capitán América". El coordinador general de IU Andalucía, Diego Valderas, lamentó que la decisión "sitúa al municipio gaditano y a los andaluces en la mirilla de riesgos bélicos".

A través de un comunicado, Valderas opinó que el Gobierno "ha adoptado con secretismo, ocultado su conocimiento al Parlamento de Andalucía y a los andaluces" el acuerdo y señaló a los dirigentes del PP Mariano Rajoy y Javier Arenas como "cómplices" de Rodríguez Zapatero. Por todo ello, reclamó al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, una reunión "urgente".