Público
Público

La tercera edad pide poder alargar su vida laboral

El IMSERSO destaca que los ancianos en España viven más y son más activos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 60% de los pensionistas de España quiere tener la posibilidad de seguir trabajando después de cumplir los 65 años. Las personas mayores son cada vez más activas y el 60% inicia nuevas actividades tras la jubilación. De hecho, apenas el 12% reconoce haber sentido un 'vacío' al superar esta barrera. Estos indicadores forman parte de la Encuesta sobre Personas Mayores 2010 realizada por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), que fue presentada ayer en el Ministerio de Sanidad y Política Social.

En España hay 7.782.904 mayores de 65 años, el 16,7% de la población. El informe del Imserso detalla que el 60% de estas personas cerca de cuatro millones y medio percibe su salud como buena o muy buena. La tendencia trazada la última década y los pronósticos futuros apuntan a que el colectivo de mayores seguirá creciendo y mejorando sus condiciones de salud.

Las estimaciones de Naciones Unidas apuntan a que, en 2050, España será el segundo país del mundo, tras Japón, donde se vivirá más años. La esperanza de vida actual en España es de 81 años (datos de 2007).

La mejora de las condiciones de vida ha traído más independencia. Un ejemplo: el 87% prefiere vivir en su casa, aunque no tenga compañía. La encuesta del Ministerio de Sanidad y Política Social también tumba el mito de que la mayoría de las personas mayores vive sola: este colectivo apenas representa el 16% del total. La mayor parte son mujeres del mundo rural.

'A pesar de las mejoras sociales que ha habido en los últimos años y del aumento de las pensiones por encima de lo esperado, las rentas con las que viven siguen sin ser óptimas', criticó el vicepresidente del Consejo Estatal de Personas Mayores, Luis Martín Pindado. En España, dos millones de mayores viven con una renta inferior a los 500 euros mensuales.

Por su parte, el secretario general de Política Social y Consumo, Francisco Moza, señaló que 'en comparación con el resto de Europa, España es un país de referencia por algunas de sus prestaciones, como los viajes organizados del Imserso'.

Además, en España hay un alto porcentaje de jubilados que vive en una casa en propiedad: el 83%. Esto, destacó Moza, permite que los mayores de 65 años españoles gocen de un colchón económico mayor, al no tener que pagar alquileres. Así, según la encuesta, cerca de la mitad de su renta la dedican a la alimentación.

Otro de los rasgos distintivos de España, según la encuesta sobre mayores, es la relación que mantienen los ancianos con su familia. El 68% ve a sus hijos todos los días, y el 37% también a sus nietos. La tendencia a convivir con sus hijos crece a medida que aumenta la edad. Por encima de los 80 años, el 37% vive con sus descendientes.

La encuesta también analiza sus miedos y temores. El fantasma que más planea sobre los jubilados es el de la pérdida de la salud, un temor que reconoce la mitad de los encuestados. Tras él, se encuentran el deterioro físico (32%) y la soledad (27%).

Por último, Martín Pindado reivindicó el potencial y la experiencia que tiene la tercera edad. La sociedad 'no puede permitirse el lujo de despilfarrar todo lo que los mayores podemos aportar; y no sólo como canguros para los nietos'.